Salud que Flota

Regresar
Mayo, 16 del 2017

 

Las personas pueden ingresar al tanque con o sin traje de baño.

El alivio de la fibromialgia, la migraña y los dolores pre o posnatales son solo algunos de los beneficios de las terapias de flotación.


El psicoanalista y neurocientífico estadounidense, John C. Lilly, se percató de que el cerebro se sobrecarga de la información que percibe a través de los sentidos. Tras 10 años de investigación, en 1954, crea la cámara de aislamiento sensorial: un dispositivo capaz de ‘resetear’ el cerebro para que funcione mejor.


Al inicio, solo se podía acceder a este lugar con un traje de buzo para garantizar el aislamiento del cerebro de los estímulos externos. Años después, el Dr. Lilly descubre que se puede flotar en una posición más relajada (flotación horizontal) con el uso de sales especiales, que otorgan un beneficio adicional. La idea se fusiona con los conceptos de la meditación y así se llega al dispositivo actual: el tanque de flotación.


Estos dispositivos trabajan con sulfato de magnesio, más conocido como sal de Epsom. Rodrigo Gianonni, director del Centro de Flotación, en Miraflores, nos cuenta que nuestro cuerpo se encuentra en constante desequilibrio de magnesio, por lo que nivelarlo es muy importante para un correcto funcionamiento. Y ¿cómo? Pues a través de las terapias de flotación.


El agua de manantial, que se encuentra dentro del tanque, posee considerables cantidades de sales de Epsom. Este compuesto químico logra crear una densidad similar a la del Mar Muerto, por lo que puedes echarte y flotar sin problemas, ¡cómo si lo hicieras en el espacio! La temperatura del agua se encuentra entre 36° y 37°, igual a la de tu cuerpo. No hay sensación de frío ni de calor.


La sensibilidad en relación con el movimiento del bebé se agudiza dentro del tanque. Der.: Las terapias de flotación alivian el estrés y la migraña.


BENEFICIOS DE LA TERAPIA

El beneficio inmediato de las sales de Epsom es que nuestro cuerpo libera melatonina y dopamina. De esa forma, se alivian problemas como el cansancio acumulado, el estrés, la depresión y la ansiedad. Según investigaciones, dormir una hora en un tanque de flotación equivale a hacerlo por seis horas seguidas. Por ello, también se recomienda a personas con jet lag, para que el ciclo de sueño vuelva a la normalidad


El déficit de magnesio puede ocasionar excitación nerviosa, contracción muscular excesiva o ritmo cardiaco irregular. El magnesio influye de manera positiva en el sistema nervioso y cardiovascular. Además, es un aliado contra la artritis, la fibromialgia e incluso contribuye con la relajación y rápida recuperación muscular.  


Para las futuras mamis, las terapias alivian los dolores pre y posnatales. Gianonni nos cuenta que muchas mujeres embarazadas disfrutan al interior del tanque, pues alcanzan a sentir mucho el movimiento de sus bebés dentro de la barriga. Al estar aisladas de los estímulos externos, la sensibilidad se agudiza. ​


Rodrigo Gianonni, director del Centro de Flotación. El alto contenido de sal al interior del tanque garantiza la pureza del agua.


Cuando el soldado Gary Ferguson regresó de la guerra de Vietnam, no tuvo ningún tipo de ayuda frente al trastorno de estrés postraumático que le diagnosticaron. Preocupado por el cuidado de la salud de él y sus compañeros, creó ‘Pathways for Veterans’, una organización enfocada en reincorporar veteranos de guerra a la sociedad a su regreso del servicio. Esta entidad utiliza las terapias de flotación para liberarlos de la ansiedad y del estrés.


El ex luchador y presentador estadounidense, Joe Rogan, es uno de los principales promotores del uso de los tanques de flotación. Después de la terapia, el cuerpo se desintoxica y se oxigena. “Es un lugar que tienes para ti, en el que haces una introspección y generas sentimientos positivos hacia ti mismo. Es una sensación completamente segura y beneficiosa” confiesa en una entrevista.


Después de casi 50 minutos, una música relajante nos da la alerta de que es hora de culminar la sesión. “Las personas tardan hasta tres sesiones en sentirse cómodas en el lugar. Esto sucede porque nuestra mente primero necesita identificar si está en un lugar seguro”, agrega Gianonni. Aunque muchos tengan miedo de hundirse, lo único que quedará al fondo del tanque serán el estrés y la ansiedad.

Comentarios