Casa Cor: La Casa de Todos los Sueños

Regresar
Setiembre, 18 del 2013

 

Recorremos diez ambientes del Palacete Sousa, en Barranco, a través de los ojos de sus diseñadores. Allí se inaugura, este 24 de setiembre, una nueva edición de Casa Cor. Visita imperdible.


En el Palacete Sousa, en Barranco, los techos son altos, las columnas enormes y blancas y las escaleras, imponentes. Tanto estos, como los balcones tallados en madera y los zócalos y pisos neocoloniales, han inspirado a los profesionales que participan de la más grande exhibición de arquitectura y diseño de interiores de nuestro país.

Comenzamos la visita por un gran salón de la primera planta donde está el “Comedor 100% peruano”. Aquí las diseñadoras Esther Lasanta y Verónica de Olazábal han trabajado a partir de un exuberante concepto: la amazonía peruana. Ellas, sugestionadas por los vibrantes colores, botánica y formas de nuestra selva, han reflejado en su propuesta interpretaciones culturales, místicas y míticas. “Se trata de una combinación osada pero a la vez armónica”, confiesa Esther, administradora de empresas y una de las integrantes de la dupla de diseño de interiores ‘Love is all’. Su socia, Verónica, es una artista visual quien nos señala el gran cuadro de Christian Bendayán, a quien invitaron además para que hiciera las piezas que se ven en este espacio. “El cuadro de Bendayán se llama ‘El Paraíso’ y él también, a partir de un estudio de plantas y flores de la amazonía, elaboró unos grabados especiales para este ambiente”.


Las paredes van de verde intenso y con un papel que replica la textura de la piel de una serpiente; las losetas de orquídeas rinden una suerte de homenaje a los azulejos portugueses que todavía conservan algunas casas de Iquitos, mientras que en los zócalos se han interpretado formas geométricas shipibas.

Desde el balcón
Sin duda, los balcones del Palacete Sousa, que mencionamos al inicio de esta nota, son parte importante de su arquitectura y los diseñadores de interiores Elena Testino y Roque Saldías han tenido el acierto de aprovecharlos, cada quien, en su trabajo. 


Elena, por ejemplo, ha ambientado una sala íntima con una terraza que da a uno de los balcones. “Imaginé que si mi esposo y yo viviéramos aquí, este sería un lugar para escuchar música, con muchos libros y sin televisión. Un sitio para leer y tomar el té”, afirma.


En 2009, esta diseñadora regresó a Lima luego de vivir 31 años fuera del país. Ella pasó 17 en Río de Janeiro donde abrió su primera tienda y 14 en Nueva York. Con todos los referentes que tiene de sus viajes ella describe su estilo como casual y elegante, que no formal. Ni minimalista ni recargado. “En general, mi estilo es suave pero osado con algunos colores.

Ya no me atraen los tonos fuertes y me gustan los espacios sobrios, que transmitan tranquilidad”, confiesa ella.


En otra zona de la casa Roque Saldías acaba de terminar “Veranda y departamento de verano”, un lugar que nos invita a soñar con aventuras en exóticos y remotos lugares. En la habitación hay una instalación de fotos de la artista Sonia Cunliffe hecha con imágenes en blanco y negro de viajes familiares. En algunas aparece Karen Blixen, la famosa danesa autora del libro “Memorias de África”(1937). “Y es que este es el espacio de un explorador –afirma Saldías– y justamente me inspiré en ese personaje de Blixen que vivió en Kenia y que 100 años después llega a Barranco”. Notamos que los objetos que lo decoran vienen de distintas partes del mundo. Jarrones que él mismo ha traído de la China, sillas de cuero y murano comprado en París, tallados tailandeses y pies de lámparas de la India. “Inventé un personaje para que habite este lugar que es un escritor y explorador. Los materiales que uso son múltiples desde cartón corrugado y lino hasta tela de carpa y madera reciclada”.  La terraza (que como hemos dicho, aprovecha los balcones) y habitación que este reconocido decorador ha materializado, nos remonta a la época de oro de la literatura de viajes.

Pasadizos de lujo
Los espacios de tránsito de una casa, como los corredores y vestíbulos, cobran vida en esta edición de Casa Cor. Y los intervenidos por el interiorista Ro De Rivero y la arquitecta de interiores María del Rocío Fernández García,  provoca mirarlos y trajinarlos. “La idea es la de ofrecer varios puntos donde el visitante pueda parar y tomarse un tiempo de disfrute; para que se deje envolver por el mundo de Casa Cor”, expresa De Rivero. En el pasadizo que sigue a la entrada principal, por ejemplo, hay  una mesa con objetos bizarros, entre estos, un caballo de carrusel, cuarzos gigantes y una gran lupa. En las paredes han colocado prismas de espejos con los que se puede interactuar, y escrito un mensaje con frases que invitan a reflexionar. “Usamos la luz para destacar las molduras de la casa y escondimos focos led  para iluminar el techo y los zócalos”, nos explica, por su parte,  María del Rocío. 


Terminamos el recorrido en una esquina. “Este es el rincón del viajero y expresa mi alter ego –sigue Ro-,  y es que yo quisiera recorrer el mundo y recolectar piezas de todos lados. Aquí vemos a Frida Kahlo que es mi musa y una foto de mi madre entre otros objetos de diseño”. También añade que para la inauguración, habrá completado su trabajo con la proyección de un video de la artista Laura Batticani. 


Dejamos el pasadizo e ingresamos a lo que fuera el bar de la casona, construida en 1917. Allí se ha levantado “El bar del recuerdo”. Revestido con papel decorativo francés, que simula un techo de capitoné, una biblioteca y unas cortinas, el espacio respira nostalgia. “He reinterpretado el lujo de la Lima de antaño (en las paredes hay fotos antiguas de la ciudad) contrastándola con la de hoy”, expresa el arquitecto Alberto Vásquez Nué, artífice de este diseño. Él ha creado todos los muebles dentro de los que destaca una gran mesa cuyo tablero recupera, de alguna manera, la técnica del vitral. Las patas de esta mesa tienen algo de los lambrequines de la casa,  localizados en los balcones y dinteles.

Cocina y Caballeriza
Impresionados y boquiabiertos debido a las dimensiones de la casona y sus predios, llegamos a las que alguna vez fueron las caballerizas. En uno de estos cuartos han trabajado arduamente la diseñadora de interiores, Mariana Otero y el artista plástico y diseñador industrial, Yerko Zlatar. Esta joven dupla está detrás de la marca ‘Puna’, una tienda de objetos utilitarios, arte y fotografía y del estudio que lleva el mismo nombre. “Este es el estudio del director de arte y aquí mezclamos varios elementos: una repisa modular y una mesa de centro y escritorio con formas geométricas, con otros artículos orgánicos”, explica Yerko. Por su parte, Mariana nos comenta que usaron mucho pino Oregón en piezas como el tablero de la mesa de trabajo y el modular, siguiendo el concepto de arquitectura sostenible. 


Terminamos nuestra visita en el ambiente de Erika Zielinski. Este año la decoradora participa con “La Cocina del esposo gourmet”. Para lograrla, ella conversó primero con varios amigos y se inspiró en el look industrial que tienen las fábricas y estaciones de tren de Londres o Nueva York. Erika utiliza principalmente el cobre como material y color. Las piezas son grandes e imponentes. “Me gusta el drama en el diseño y este lugar, más que una cocina, es un estudio. Un espacio muy masculino y la vez  sofisticado”, expresa la experta. Y sigue: “En realidad es una home office, sala,  bar y lounge. Es casual y divertido. Las lámparas son de Tom Dixon, de edición limitada, hay un puff gigante y un par de cómodos sofás”. 


Si se siente tentado a remodelar su hogar o está construyéndolo, visite Casa Cor 2013. Va del 24 de setiembre al 3 de noviembre en Calle Cajamarca 220 Barranco.

Comentarios