Se Acerca el Winefest

Regresar
junio, 04 del 2014

 

Escribe: admin

Este 6 y 7 de junio se realizará la quinta edición de Alta Gama Winefest, una de las mejores ferias de vino de lujo de la región. La cita es en el Hotel Country Club, en San Isidro.


Alta Gama se consolida este año con la misma esencia de siempre y ofreciendo una experiencia única, no solo por la cantidad de etiquetas disponibles –más de 700– sino y especialmente, por la calidad de las mismas.

Personalmente, una de las cosas que más me gusta de Alta Gama es que se puede conversar con verdaderos personajes del vino. Estos invitados internacionales vendrán, no solo a compartir sus experiencias con todos los asistentes, sino también a dar charlas magistrales y ofrecer en degustación sus mejores vinos. Cabe destacar, en este sentido, la cata vertical que ofrecerá  la famosa bodega italiana Castello Banfi, con el vino Poggio All’Oro, de mano de su Director General, el reconocido Enrico Viglierchio (la diferencia entre la cata vertical y la horizontal, es que  en la primera se prueba el mismo vino pero fabricado en diferentes años, mientras que en la segunda, se catan vinos del mismo año, la misma región pero de distintas bodegas). Sin duda será todo un lujo para los amantes del vino italiano.  Por otro lado, Argentina viene con una destacada delegación encabezada por Mariano Di Paola, Jorge Riccitelli y Alejandro Vigil, enólogos principales de Rutini , Norton y Catena, respectivamente, por nombrar algunos y Chile con Juan Pablo Lecaros de Viu Manent y Aurelio Montes.

Para los que no han ido a las anteriores ediciones, la temática es la siguiente: Por la entrada se tiene derecho a una copa de cata Spiegelau  y una ticketera para canjear los vinos que les interese probar en la feria, así como la asistencia libre a las charlas magistrales.

Algo que en mi opinión es importante, es invertir  adecuadamente los tickets ya que como comenté líneas arriba, hay más de 700 etiquetas y sería imposible catarlos todos. Uno de los objetivos del Winefest es aprender a comprar nuevos vinos, porque a muchos nos da temor arriesgar a la hora de elegir uno y que luego de abierta la botella no cumpla con nuestras expectativas. Esta feria nos da la posibilidad de conocer nuevas opciones, y no me refiero solo a la marca o bodega sino también a la cepa, ya que a veces nos encapsulamos en una sola.

Para los grandes paladares está la zona de ‘Copeo’ con oferta de vinos hasta de 4,000 soles. Esto quiere decir que si se quiere dar el lujo de abrir una botella del nivel de Vega Sicilia sin pagarla toda, podrá disfrutarse en copa y convencerse que el precio es acorde con la calidad del vino.

A pesar de que no se pretende llenar la feria, ésta ha crecido sustancialmente, desde su nacimiento en 2010, un promedio de 20% cada año en asistencia.

Como muchos de los grandes proyectos, este nació de forma espontánea y entre vinos. No podía ser de otra manera. Anita Almendariz  y Antonio Castro, dos personas con la misma pasión por el vino, compartían la misma idea de hacer una feria de primer nivel. Y lo lograron. El éxito de esta feria demuestra que en Lima la sofisticación no solo está en la comida sino también en el vino. ¿Acaso la combinación de ambos no nos ofrece una experiencia inolvidable?

Comentarios