Riccitelli

Regresar
Octubre, 22 del 2016

 

Jorge Riccitelli enólogo argentino.

Escribe: admin

Un año más tuvimos el honor de estar en Lima con Jorge Riccitelli de las bodegas Norton, ubicadas en Mendoza, Argentina. Este extraordinario enólogo argentino, que fue nominado como el mejor del mundo por la revista Wine Enthusiast (WINEMAKER OF THE YEAR 21012) posee la sencillez de los grandes.


Hablamos mucho sobre su vida mientras almorzábamos un menú degustación en La Gloria, acompañados de su propietario Óscar Velarde. La pasamos maravillosamente bien y ¡ah!, un pequeño gran detalle, disfrutando de los grandes vinos elaborados por sus bodegas.

Estar a su lado nos lleva naturalmente a preguntarle todo sobre el vino. Comencé con el tema de las barricas, especialmente sobre esa corriente actual de hacer vinos sin utilizar barricas, se dice que con el fin de que predominen más los aromas primarios. Él fue muy claro. Me explicó: “No conozco vinos de alta gama sin barrica. La barrica es como la sal, hay que saber manejarla. Hay vinos en que se les pasa la mano y los tienen mucho tiempo allí, y en este caso sí es verdad que se pierden o, mejor dicho, se opacan. Finalmente solo predomina el aroma a madera. Coincidió con que la madera no tiene que ser la protagonista en el vino, sino tiene que ayudarlo.

Como les mencioné anteriormente, se trataba de un menú degustación, y la verdad es que tuvimos la suerte de que sirvieran las joyitas de la corona. Hablo de vinos que ya no están en circulación, elegantes, con largo final, brillantes, de color rojo violeta. Me refiero, por ejemplo, a un Malbec del 2009, a un blend de Malbec, un Cabernet Sauvignon. El especialista nos comentó que el secreto del éxito de la Malbec es que no se necesita esperar muchos años para beberla. Es una cepa muy amable, con nervio. En Perú es la tinta que más se consume. Además va extraordinario con mucha de nuestra comida.

Norton elabora sus vinos con 50% de uvas propias y 50% de uvas compradas. De ese 50%, el 80% es del Valle del Uco, reconocido por su extraordinario terroir. Durante nuestra conversación surgió el tema del paiche, que por cierto mucha gente diría que va con un blanco y claro, sin embargo con el Malbec estaba espectacular. Además servido en las mejores condiciones, la copa perfecta, la temperatura también.

Quería seguir preguntándole sobre el premio que recibiera, pues así nomás no se consigue tal distinción. Él nos confesó que no sabía que existía ese premio, que  solo conocía el de mejor vino del año, mejor bodega y también sobre los puntajes (Norton siempre saca puntajes altos). Pues bien, el galardón se lo entregaron en Nueva York, nada más y nada menos que en la Biblioteca Pública, un edificio histórico. Acudieron 400 personas, a US$ 1,000 el cubierto. Eran cinco los nominados y él fue el único latinoamericano. Al preguntarle qué sintió, se emocionó mucho al punto que los ojos se le humedecieron. En esa ocasión tuvo junto a él a su familia y por supuesto a su hijo, quien también elabora vinos.

Cuando salieron las mollejitas le encantaron. Hablamos mucho de María Isabel Mijares, a quien igual que yo le tiene mucho cariño. También hablamos sobre los grandes vinos franceses, su preferido es el Chateau Margaux.

Le pregunté sobre Peynaud, padre de la enología moderna a quien una vez le preguntaron cómo se hacen los grandes vinos y contestó: “Es muy fácil, con buenas uvas, así de simple”. Jorge también opina lo mismo. Dice que el vino se hace en el viñedo, no en la bodega. Como siempre fue un placer hablar con él y degustar sus vinos. ¡Gracias Jorge Riccitelli!

Comentarios