Solo Para Tus Ojos

Regresar
febrero, 25 del 2015

 

Los enemigos de los ojos se multiplican esta temporada. En estas páginas, cómo protegerlos, incluso de la manera más trendy.


Los lentes de sol son imprescindibles al momento de evitar dañar los ojos. Surgieron en los años veinte y eran los favoritos de las estrellas de Hollywood.



Descubre ELLOS&ELLAS en:    INSTAGRAM◄   ►FACEBOOK◄     ►TWITTER



 


Escribe: Romina Herrán

Cierto, los ojos corren una serie de riesgos durante el verano. Por ejemplo, la intensidad de la radiación ultravioleta se vuelve más alta en esta época del año. Así, exponerse en forma desmedida, aumenta la probabilidad de cataratas prematuras; de queratitis, es decir, daños en la superficie de la córnea; de pterigión, crecimiento de tejido en la parte blanca del ojo, y de quemaduras en la retina que afectan la vista de forma permanente. “También puede generar cáncer de piel en los párpados y las zonas circundantes”, afirma el oftalmólogo de la clínica ‘OcuLaser’, José Benites.




Los ventiladores y el aire acondicionado resecan los ojos en estos meses calurosos. Las lágrimas artificiales pueden ayudar a contrarrestar el problema.



Todo el mundo adora la playa y la piscina, sin embargo, el agua de mar produce irritación debido a su alto contenido de sal. De ahí que es conveniente lavarse con agua dulce luego de bañarse. Asimismo, el cloro de la pileta puede provocar infecciones y hasta conjuntivitis.


De otro lado, los ventiladores y el aire acondicionado hacen que se reseque el ambiente y esto provoca el síndrome del ojo seco, el mismo que implica la incapacidad de mantener una capa saludable de lágrimas, indispensable para lubricar los ojos. “La solución es evitarlo y utilizar lágrimas artificiales si fuera necesario”, explica el doctor.




El uso de lentes de contacto en piscinas y playas aumenta el peligro de contraer infecciones graves. Hoy, hay gafas de natación que incluso pueden estar graduadas a medida.



A la hora de adquirir los lentes, hay que considerar la forma del rostro. Por ejemplo, el alargado –más largo que ancho– requiere gafas con aplicaciones laterales para equilibrar el rostro.




LAS PRECAUCIONES


En pocas palabras, el cuidado de los ojos debe volverse un hábito en estos días. Actualmente, se ha vuelto esencial ponerse lentes de sol, especialmente entre las diez de la mañana y las dos de la tarde, horas en que la radiación es más fuerte. Ojo, “estos deben tener la inscripción que indica UV400, lo que significa que solo dejan pasar dos por ciento de los rayos ultravioleta”, asegura el oftalmólogo.




Bien, hoy en día viene causando furor el modelo aviador –sobre todo con vidrios espejados de colores–, el redondo, el cat eye y el oversize. No obstante, lo importante es que el elegido favorezca al rostro.“A la chica de cara cuadrada –frente y mandíbula ancha– le conviene aquel de líneas redondeadas y marcos circulares que atenúen sus rasgos fuertes”, señala Giselle Elías, asesora de imagen de ‘Lima Personal Shopper’ .


A las damas de cara diamante –frente pequeña, pómulos bastante marcados y mentón poco prominente–, el cat eye (ojo de gato) les queda perfecto, pues armoniza su rostro. Mientras tanto, “los lentes aviadores los pueden utilizar todas las chicas, excepto las de rostro circular –mejillas prominentes–, porque les darán mayor redondez”, añade la asesora de imagen.



También se considera vital emplear gafas de natación cuando una se mete a la piscina para, de esta forma, no entrar en contacto directo con el cloro. “Se ha comprobado que este elemento químico supone un riesgo para la integridad de la conjuntiva –membrana mucosa trasparente que recubre el globo ocular– y, al inflamarse, se desarrolla la popular conjuntivitis”,  indica el oftalmólogo.



Por cierto, las mujeres que utilizan lentes de contacto son más propensas a adquirir virus y bacterias, pues se adhieren a estos con facilidad. Por lo tanto, "tienen que lavarse las manos antes de tocarse los ojos y limpiar los lentes de contacto con más frecuencia”, aconseja el médico. 


El dramaturgo inglés John P. Fletcher decía que el lenguaje del amor está en los ojos. Razón suficiente para cuidarlos.





Comentarios
Artículos relacionados