Reliquias VIGENTES

Regresar
Mayo, 25 del 2017

 

Las pinzas onduladoras deben ser manipuladas con mucho cuidado. Su sucesor es el curl secret. 

Fueron los trucos de belleza preferidos por nuestras abuelas. Ahora, los sacamos del baúl de los recuerdos para rescatarte de apuros.


No es casualidad que nuestras abuelitas sean verdaderas entusiastas de artículos ‘menos sofisticados’ con un efecto igual de potente que el de los actuales. Y como queremos dar validez a la frase “todo tiempo pasado fue mejor” te mostramos algunos trucos de belleza utilizados por ellas para verse espectaculares.





RULOS Y RULEROS

Seguramente eres una fan empedernida de accesorios de belleza como las pinzas para hacer rulos, esos artilugios mágicos que, en más de una ocasión, te hacen sentir como la hermana perdida de la oveja Dolly. Para evitar ese efecto, confía en el poder de los ruleros. ¿El modo de uso? Humedece ligeramente el cabello y separa un mechón. Coloca el rulero desde la punta y dale la vuelta hacia arriba. Cuando termines, pasa la secadora y espera 20 minutos. Agrégale laca para mayor fijación.


CABELLERA BATIDA

El batido no era, precisamente, el aperitivo favorito de la época, pero sí que lo era para muchas mujeres que buscaron aumentar el volumen de su cabellera. Era lo más in del momento. Si quieres dejar de lado ese aburrido alisado para una ocasión especial, te damos el tip para conseguir el efecto. Con la ayuda de un peine delgado, bate tu cabello por mechones y peina la superficie regularmente.


Hay que rizarse las pestañas en tres tiempos para que adquieran forma deseada. Pero más sencillo es hacerlo con una cucharita. 


MIRADAS RISUEÑAS

Existen muchas mujeres que aún desconocen el poder rizador de pestañas de las cucharitas. Aunque resulte increíble, ellas son nuestras aliadas más confiables para lograr ese efecto risueño en nuestra mirada. Olvídate de esa horrible forma en ‘L’ que dejan algunos de tus rizadores y pon las cucharitas a prueba. Sujeta tus pestañas con una cucharita y tu dedo pulgar y estíralas suavemente hacia afuera. Repite el paso hasta lograr la curva deseada.




RUBORÍZATE

En la antigüedad, las mujeres se pellizcaban o se colocaban jugo de betarraga en las mejillas para darles color. Tener los cachetes ruborizados era signo de abundancia y bienestar. Aunque muchas se las ingeniaban para coloreárselas, el uso del lápiz labial era una solución rápida y efectiva. Bastaba con poner un poco sobre las mejillas y frotarlas.


Nuestras abuelas no necesitaron más que agua y jabón de glicerina para su rutina de belleza. Hoy existe infinidad de productos especializados para el rostro. 


PIEL SALUDABLE

El uso de la vaselina para hidratar los labios resecos también es uno de los trucos favoritos de la generación. Desmaquillar los ojos es otra de sus funciones. El jabón de glicerina, componente que proviene de aceites vegetales, es famoso por sus propiedades humectantes y antibacterianas. No dudes en lavar tu rostro con él cuando seas víctima  de un pequeño episodio de acné.


Ya sabes cuáles fueron los trucos de belleza preferidos de antaño, ahora te toca ponerlos en práctica y disfrutar con el resultado.



Comentarios
Artículos relacionados