No las Quiero

Regresar
Noviembre, 12 del 2015

 

Las patillas son porciones pilosas que crecen a los lados del rostro. No tienen el grosor del cabello ni del vello facial restante.

Todas tenemos patillas, pero hay mujeres que no las consideran femeninas ni atractivas o las tienen muy notorias. Aquí, entonces, les contamos las posibles soluciones para eliminarlas.


Escribe: Romina Herrán


Vamos por el principio. “Las patillas son las porciones de vello facial que crecen a lo largo del rostro, descendiendo en algunos casos a través del reborde mandibular”, explica Sophia Pittman Ramírez, médico especialista en medicina estética y antiaging (Facebook: DraSophiaPittman). 


Las patillas destacaron en los desfiles primavera-verano 2015 de Marni 


Todas las mujeres, por cierto, tenemos patillas.  No hay cómo prevenirlas. Claro, éstas varían dependiendo del factor racial y el grosor natural de los vellos. “Las chicas caucásicas (de piel blanca), por ejemplo, son propensas a tener más vellos, pues tienen menos melanina (brinda coloración a la piel), y estos la protegen”, revela la Dra. Pittman.


Otoño 2015 de Alexander Wang


Ahora, si hablamos de patillas femeninas demasiado notorias, la exposición a andrógenos (hormonas masculinas) es un factor relevante. “Si hay un sobre crecimiento de las patillas es porque hay alguna alteración hormonal”, explica. También puede ser que estemos ante el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) o la enfermedad llamada hirsutismo (crecimiento de vello excesivo en las mujeres).


Otoño 2015-invierno 2016 de Balenciaga 


LAS SOLUCIONES

Aunque algunos diseñadores internacionales como Alexander Wang, y grandes firmas como Balenciaga y Marni, destacan las patillas en sus pasarelas sin ningún temor, hay mujeres que prefieren decir adiós a las suyas, sobre todo cuando son muy evidentes.


Entonces, es importante que conozcamos cómo hacerlo. “No recomiendo la afeitadora, porque hace más gruesos los vellos”, dice Martina Gómez, directora del Centro de Terapias Alternativas y de Antienvejecimiento (www.centroantienvejecimiento.com.pe).


La afeitadora no debe utilizarse para eliminar los vellos, porque cuando crezcan parecerán más gruesos. Entre tanto, las pinzas solo son recomendadas cuando se tienen pocos vellos.


La depilación con cera, en cambio, suele aconsejarse, sobre todo cuando se tiene bastante vello en las patillas. Claro, debe realizarse utilizando un kit de cera especial para el rostro. Es importante que retiremos el cabello, marquemos la zona, peinemos los vellos hacia abajo y tengamos la piel limpia, seca y sin maquillaje. Por eso, es mejor si lo hace una experta y durante la noche. Eso sí, “después de toda depilación, debemos echarnos protector solar para evitar las manchas en el área”, sostiene la Dra. Pittman.


Otra alternativa es la depilación con crema depilatoria. Luego de la prueba de sensibilidad en el antebrazo, pues algunas chicas pueden ser alérgicas o sensibles a ella, colocamos la crema sobre las patillas y esperamos unos minutos antes de retirarla con una almohadilla de algodón o un paño caliente y húmedo. “Sugerimos prestar atención, porque a los cinco minutos de colocada se puede generar una sensación de ardor, lo que indicará que hay que quitarla”, añade. Inmediatamente después hay que hidratar la piel como efecto calmante.


Las depilaciones con laser y con Luz Pulsada Interna deben ser realizadas por personal capacitado, es decir, médicos que puedan resolver los inconvenientes que se presenten. 


La decoloración, en cambio, se sugiere exclusivamente cuando los vellos de las patillas son muy finitos y ralos (y no se tiene alergias). Obviamente, este método no los elimina, simplemente los aclara, disimulándolos. De igual forma, la pinza y la milenaria depilación con hilo, que sí retiran los vellos desde la raíz, solo son dables cuando se tiene poca cantidad. 


No obstante, todas las soluciones mencionadas son temporales. Hoy, afortunadamente, existen opciones más duraderas o satisfactorias. En estos días encontramos la luz pulsada intensa (IPL), pulsos de luz que aumentan la temperatura de aquellas zonas con más melanina (los vellos más oscuros), quemando sus raíces. “Es un tratamiento que necesita varias sesiones, pero se adapta a varios tipos de piel y vellos. Además, es eficaz. Tras el tratamiento, el vello apenas crece”, afirma la Dra. Pittman.


Finalmente, “existe el laser de Neodimio, lo último. El vello que vuelve a salir es, igualmente, muy ralo”, señala Martina Gómez. Algunas chicas no tienen problemas en lucir sus patillas, mientras otras no las quieren. Pues bien, ahora todas estamos al tanto de los posibles remedios

Comentarios