Melenas en Verano

Regresar
Diciembre, 15 del 2017

 

 Hidrata después de la piscina con una mascarilla de plátano y palta. Aplica sobre el cabello húmedo, espera 20 minutos y enjuaga con agua fría.

Protege tu cabello natural o teñido de los rayos del sol y del agua del mar, siguiendo estos tips de los expertos.


Cuando la actriz Bo Derek interpretó a la ‘mujer diez’ en el icónico film de fines de los 70, seguro ya conocía perfectamente los efectos perjudiciales del sol sobre el cabello. Por eso, una de sus formas de protegerlo fue sujetársello en trenzas. Definitivamente, a los rayos solares hay que tenerles mucho respeto.


Según el estilista y experto en coloración Rubén Lozano, los rayos UV afectan la textura del cabello y también su color. “Debilitan la queratina del pelo, proteína que se encuentra en la capa externa, provocando que se quiebre y pierda su brillo. Además, estos rayos decoloran los pigmentos, ya sean naturales o teñidos”. Sí, ese efecto sun kissed  (aclarado por el sol) que muchas adoran, no tiene nada de sano.


Usa protector solar en mousse, pues tiene un FPS alto y aporta cuerpo al cabello sin engrasarlo. Aplica sobre el pelo húmedo.


Y si a esto agregamos un chapuzón en el mar o en la piscina, entonces el problema se agrava. El estilista cuenta que el agua de mar, por el salitre que posee, deshidrata el cabello. En cuanto a la piscina, el cloro que contiene lo oxida, dejándolo áspero y con un color medio verdoso. “Si tu pelo es rubio notarás más esta tonalidad”, comenta Rubén.


Proteger antes de lamentar

Los expertos recomiendan aplicarse protectores de cabello con FPS de al menos 25, una hora antes de exponerse al sol o de zambullirse en el agua del mar o la piscina. Este producto se reaplica cada dos horas. “Y si te sumergiste, de preferencia, aclara tu cabello con agua dulce para eliminar los restos de sal”, afirma la estilista Milagros Llerena, quien asegura además que, de no tener este protector, en un caso de emergencia, podríamos usar un filtro solar corporal.


Bloquea al sol. Lleva una pañoleta a modo de turbante o usa un sombrero (de ala ancha, al menos de 15 cm, para generar una sombra que cubra hasta la nuca). Otras opciones: lleva el cabello en trenzas, para proteger parte de la melena, o peina el cabello hacia atrás, para cuidar el cuero cabelludo.


La experta recomienda colocarse sobre el cabello una mascarilla casera protectora un día antes de ir a la playa. “Elige una que funcione como cataplasma, como por ejemplo la que resulta de la mezcla de hojas de menta hervidas y trituradas, y una cuchara de vinagre de manzana y dos de zumo de limón. Deja actuar durante 20 minutos y luego enjuaga con agua tibia”.


La nutrición es clave para el cuidado del cabello. Usa productos a base de lácteos y huevo, para fortalecer las hebras capilares.


Y una vez a la semana, se sugiere aplicar aceites o sérums hidratantes a base de coco, almendra o palta, ingredientes que ayudan a retener la humedad en las hebras capilares. “Hazlo mecha por mecha y de medios a puntas, y nunca te expongas al sol sin antes retirar este producto, pues podría contribuir a que el cabello se queme. Deja actuar esta sustancia durante 20 minutos o, si deseas, más”, dice Melissa. Y si se trata de reparar, entonces este proceso debe realizarse tres veces a la semana.


Cabello con color

Y si el cabello es teñido, más aún si pasó por una decoloración, entonces los cuidados deben duplicarse. “No salgas de casa sin protectores solares específicos para cabello tinturado y, al menos por la temporada de verano, no uses planchas o secadoras, pues el calor terminaría por romper la cutícula capilar”, asegura el estilista Rubén Lozano. Reglas claras para disfrutar del sol sin remordimientos.

Comentarios