MAMÁ REGIA

Regresar
junio, 08 del 2018

 

Es posible tener una piel limpia y tersa sin recurrir a la cirugía plástica.

La tecnología de la belleza al servicio de mamá. Aquí algunas opciones para hacerse arreglitos sin recurrir al bisturí.


Quitarse algunos años o rollitos de encima sin pasar por el quirófano es lo ideal, por eso aquí te presentamos 2 tratamientos no invasivos con los que puedes lograr lo que tanto deseas.


HydraFacial

También llamado el ‘facial de las estrellas’. Muchas artistas de Hollywood como Jennifer Aniston o cantantes como Madona son adictas a este tratamiento, que está destinado a limpiar, hidratar y nutrir el rostro. Cuenta con una tecnología vortex con cabezales de un centímetro de diámetro que desarrollan una succión con rotación. Con este proceso se pueden eliminar arrugas, puntos negros, manchas y hasta el odioso acné que a veces aparece después del embarazo.  


Tratamiento de HydraFacial. Primero se limpia, luego de hidrata, nutre y finalmente se aplica la cromoterapia.


Este facial es totalmente indoloro y se realiza en un máximo de 45 minutos. Pasado este tiempo puedes continuar con tu rutina diaria con normalidad e incluso maquillarte. No quedan marcas ni signos de enrojecimiento. Esto porque al finalizar el tratamiento se colocan luces para trabajar con cromoterapia: “La piel actúa a través de la estimulación de la luz. Se pone luz azul para cerrar poros y luz roja para la estimulación de los fibroblastos que son las células que generan colágeno y elastina”, comenta Martina Gómez directora del ‘Centro de Terapias Alternativas y de Antienvejecimiento’. 


Coolsculpting

Este tratamiento fue diseñado en Harvard para la reducción de medidas. Muchas veces tenemos algunos rollitos rebeldes que no quieren desaparecer con dietas ni ejercicios. Ahora esto tiene solución.


Tratamiento indoloro para reducción de medidas. Solo se trabaja con dos minutos de masajes para moldear.


Los científicos vieron que la gente que por alguna circunstancia estaba expuesta al frio extremo, quemaba grasa. Llegaron a la conclusión que cuando el tejido adiposo se impacta a una temperatura de -10 grados centígrados mueren los adipocitos y nunca más vuelven a salir.


Para la dermaticista Martina Gómez, las células tienen memoria, por eso cuando únicamente se hace una dieta estricta, fácilmente se recupera el peso perdido cuando se vuelve a comer como antes.


Este tratamiento se realiza, solo una vez, en el área que se desea reducir medidas. La grasa que se congela nunca más crece. En una hora el ‘gordito’ que tanto te incomoda desaparecerá. No necesita cuidados adicionales ni fajas. Los resultados finales se pueden ver en 90 días. La grasa congelada se elimina mediante las heces y la orina. Está recomendado a partir de los 27 años. Definitivamente, con estas alternativas podremos ver a las mamás  rejuvenecidas y con buenas curvas  sin pasar por engorrosos procedimientos.  (Vanessa Rodríguez)



Comentarios
Artículos relacionados