¡Levanta los brazos!

Regresar
Diciembre, 26 del 2018

 

HIDRATA LAS AXILAS: Aplica crema hidratante (puede ser corporal o la de manos) todos los días antes del desodorante para mantener una piel perfecta en esta zona.

En verano las axilas se exhiben y por ello deben lucir claras y libres de vellos. Aquí, te contamos cómo conseguirlo.


Empezaron los días de sol y nuestro guardarropa cambió. Ahora, lucimos prendas cortas, de tiras, y las axilas quedaron al descubierto. Por eso, éstas deben lucir perfectas, lo que significa libres de vellosidad y sin manchas. Pero, cuidado, las expertas advierten que, por ser ésta zona del cuerpo muy delicada, se deben tomar las precauciones necesarias al momento de intentar cumplir este cometido. Sigue leyendo.


¿Cómo retirar el vello?

Los tres métodos más comunes son la depilación láser, la cera y el uso de la máquina de afeitar. Actualmente, explica la cosmiatra Linda Caballero, la única manera de eliminar el vello de manera perenne es a través del láser. “Con una luz láser se destruyen por completo los folículos del vello y en solo cuatro o cinco sesiones, con intervalos de dos meses entre una y otra, se consigue eliminar el vello para siempre”. Cada sesión dura entre media hora y una hora, y cuesta alrededor de cien soles.


En el caso de la cera, la esteticista Rubí Pozo afirma que es también bastante efectiva. “En un par de minutos ya se puede tener ambas axilas depiladas, y si se practica con regularidad (por lo menos una vez al mes), el vello se debilita y aletarga su crecimiento”. Otro beneficio es que, a comparación de la máquina de afeitar, al arrancar la hebra de raíz se evitan los vellos enterrados.


Por último, usar una máquina de afeitar para retirar la vellosidad de las axilas es el método más económico. Se recomienda realizarlo en la ducha con agua casi caliente y usar algún tipo de espuma de afeitado (podría ser la presentación masculina). “El agua caliente, por el calor, ayuda a que el pelo se debilite y así la cuchilla pase con más facilidad. Lo ideal es ducharse antes y así ya se tendrán los poros abiertos”, sugiere Linda. Además, la manera correcta de depilarse es deslizando la maquinilla en la dirección contraria del crecimiento del vello y con la piel muy estirada para evitar cortes. “La desventaja de este método es que después del corte el vello crece más grueso”, revela Rubí.


Sea cual sea el método que empleemos, se recomienda pulir el depilado retirando vellos rebeldes con una pinza.


TIPOS DE DEPILACIÓN: El láser es la única propuesta que, en algunas sesiones, consigue eliminar el vello para siempre. 

Sin embargo, otra buena opción es la cera (en pote o en bandas) que, con el tiempo, aminora la presencia de vellos en las axilas. Una la máquina de afeitar solo en casos de emergencia. 


Axilas blancas

Después de retirar el vello, otro punto que preocupa es que las axilas no luzcan oscuras. “Éstas se manchan, –explica Linda–, por utilizar de manera inadecuada desodorantes con mucho alcohol, por el exceso de afeitado, por el uso prolongado de cremas depilatorias, o por la acumulación de células muertas en la piel”. La solución más rápida es utilizar diariamente cremas blanqueadoras, a base de vitamina B3, ácido glicólico y ácido hidroxiesteárico, componentes que ayudan a aclarar la piel. Como recomendación, la especialista sugiere buscar cremas no agresivas pues la piel del área de las axilas es una de las más sensibles y delicadas del cuerpo.


Y porque mujer precavida vale por dos, para evitar que esto ocurra, la cosmiatra sugiere seguir el siguiente ritual dos veces por semana: “durante el baño, exfoliemos las axilas para eliminar las células muertas usando un jabón especial, con agentes blanqueadores, y una esponja estilo vegetal, menos agresiva, y luego hidratemos con una crema corporal”.


Entre otros cuidados, es preferible usar desodorantes suaves para evitar irritaciones y no exponer las axilas al sol. ¡Cuidado con broncearse con los brazos detrás de la cabeza! Si esto pasa las axilas podrían quedar con marcas para siempre. Sigue estos cuidados y siéntete libre y segura. (Estefanny Jackson)



TRUCOS CASEROS

Para lograr que las axilas no estén oscuras, que regresen a su color natural, la esteticista Rubí Pozo recomienda: “Frota las zonas con un algodón empapado en jugo de limón, deja actuar unos minutos y luego enjuaga. Si sigues este paso diariamente verás resultados en un par de semanas”. Otra alternativa es mezclar en un recipiente una cuchara de yogurt y otra de avena, y aplicar esta mezcla sobre las axilas frotando levemente. Después de cinco minutos se debe enjuagar con agua para luego hidratar con crema.  


Comentarios