Descalza y con Estilo

Regresar
Enero, 15 del 2016

 

Dónde encontrarlos.
Estos accesorios se encuentran en la marca de joyería de autor, Pushkala. También los tiene en una versión más estilizada la diseñadora Lorena Pestana. 

El ‘barefoot walking´, la nueva tendencia que apunta a andar descalzos por doquier, es también una ocasión para adornar sin temor los pies.



Descubre ELLOS&ELLAS en:    INSTAGRAM◄   ►FACEBOOK◄     ►TWITTER




Escribe: MÓNICA ASTORNE



Despojarse del calzado ha dejado de ser una liberadora experiencia reservada únicamente a los confines del hogar, para trasladarse también al ámbito urbano, fiestero, y por supuesto, playero. Hablamos del ´barefoot walking´, una tendencia que propone caminar “a pata calata”, para dejar en libertad condicional a nuestros infortunados pies, cotidianamente enfundados en ajustados calzados.


Este nuevo movimiento, por cierto, brinda además la oportunidad de trasladar la coquetería también a la planta baja, y elegir entre los diversos accesorios para los tobillos y dedos del pie que nos ofrece el mercado. Y ¿por qué no? Si después de todo, las manos, las orejas y el cuello llevan accesorios.


Las mujeres de las civilizaciones más ancestrales ya los utilizaban en el pasado. Existen reseñas que atribuyen el uso de las pulseras tobilleras a la cultura sumeria; una de las más antiguas del planeta, donde las mujeres portaban estas joyas de plata u oro como indicación de la riqueza de su esposo. En Egipto también se utilizaron como símbolo de estatus social y riqueza. Quienes pertenecían a la clase acaudalada las llevaban hechas de metales y piedras preciosas.






El uso de anillos en los dedos del pie también se remonta a culturas tan antiguas como la India. Allí se encontró el primer indicio de esta práctica dentro del “Ramayana” o texto épico, atribuido al poeta Valmiki en el siglo IV a.c.


En la actualidad encontramos estos accesorios en una infinidad de formas, colores y materiales. Los hay desde las más delicadas, elaboradas en plata, oro y perlas, hasta las más étnicas, tejidas a crochet, con mostacillas, cuerdas y hasta granos naturales.  


Para lucirlos mejor, es preciso tomar en cuenta las características propias del cuerpo. La bloguera de ‘Legalmente en taco 12’, Katherine Castillo, recomienda reservar las piezas más recargadas para las mujeres con pantorrillas delgadas. En el caso de las chicas con pantorrillas gruesas, la especialista dice que “lo ideal es optar por los anillos para los dedos o las tobilleras delgadas en colores suaves, con el fin de estilizar esa parte de la pierna”.


Otra recomendación que de ninguna manera debemos dejar de lado, es incrementar el cuidado de los pies, que al llevar esta moda estarán constantemente visibles. “Hidratar la piel y hacernos la pedicure con mucho más frecuencia será nuestra mejor arma contra la aspereza propia de andar sin zapatos”, dice Katherine Castillo.









Una tendencia que mantiene los pies en la tierra

El ‘barefoot walking’ alcanzó gran popularidad durante el verano pasado en los Estados Unidos, cuando se vio transitar sin zapatos por calles y parques públicos a famosas celebridades como la cantante Gwen Stefani, el líder de la banda Coldplay, Chris Martin y la supermodelo Gisele Bündchen.


Pero esta tendencia ya se perfilaba años atrás, rompiendo con el protocolo de importantes galas como la premiación de los Globos de Oro 2014, en donde la actriz Emma Thompson subió -tacos en mano-, al escenario, para anunciar al ganador del premio al ‘Mejor Guión’. En un hecho más reciente, Cate Blanchett también se despojó de sus tacones, pero esta vez en la alfombra roja de la premier de la película ‘Cinderella’, durante el 65 Festival Internacional de Cine de Berlín, el año pasado.


Según la doctora Agni Trujillo, especialista en rehabilitación y ortopedia del Instituto del Pie, esta tendencia naturalista puede ser muy beneficiosa siempre y cuando se realice de forma paulatina, respetando el periodo de adaptación que el cuerpo necesita para evitar lesiones en zonas como el talón.


Otro aspecto importante es elegir cuidadosamente por dónde vamos a transitar. “Las calles de Lima suelen ser bastante irregulares o en su defecto, tener muchos objetos con los que podríamos herirnos. Por eso, lo mejor es realizar este ejercicio en playas, malecones o espacios verdes que conozcamos”, asegura.
Comentarios