Cuidados de Porte

Regresar
Octubre, 22 del 2016

 

Nunca cubras tu pelo con gorras, ya que el sudor se concentra en mayor medida.

Si alguna vez te preguntaste cómo cuidar tu cuerpo al momento de entrenar, acá te damos algunas recomendaciones para que tu espíritu deportista siempre siga latente.


Tania se encuentra algo preocupada porque, desde que se inició en las ligas del deporte, se han suscitado algunos cambios estéticos en su cuerpo que no le agradan en lo absoluto. El sudor provocado por las sesiones de cardio ha terminado por arruinar su cabello. Las simpáticas máquinas del gimnasio, con las que debe lidiar cada día, han acabado con la suavidad de sus manos. Y, por si no fuera poco, las zapatillas con las que entrena han anulado la delicadeza de sus pies.

Al hacer ejercicio, eliminamos toxinas a través del sudor. Y ¿pero qué contiene este último que maltrata tanto nuestro cabello? Pues ácidos y sales que, al entrar en contacto con los folículos pilosos, los obstruye y los reseca. ¿Qué hacer en ese caso? Si realizas entrenamiento con peso cuando la sudoración es menor, evita lavártelo. Pero si te espera una agitada sesión de cardio, no dudes en hacerlo. Durante el entrenamiento, hazte una cola alta y refuérzala con una vincha de algodón para evitar el contacto con la piel y reducir la sensación de calor.



Los guantes de neopreno son iguales que los de fitness, pero poseen un material más fácil de lavar.


Así como Tania, muchos desconocen que, con el entrenamiento, las manos se tornan ásperas y secas. ¿La razón? Raúl Zevallos, entrenador personal de Rua Coach, comenta que “esto sucede por la fricción producida entre la palma de la mano, que es una zona sensible, y la barra. El contacto repetitivo genera asperezas que pueden prevenirse con el uso de guantes especiales”. Estos serán tus aliados en la manipulación de estos artilugios deportivos. Según el experto, no solo te permiten un mejor agarre de los objetos que pueden resbalar de tus manos por la sudoración, sino que también te protegen de las lesiones y evitan que se formen callosidades o ampollas en las palmas. Elige los que mejor te acomoden. La única regla es que el material permita que la piel transpire.


En el descanso, suéltate el pelo y deja que el sudor se evapore. Cuando retornes al ruedo, vuelve a sujetarlo.


Después de sudar la gota gorda, Tania sabe que sus pies son los más afectados. El uso de medias hechas de materiales sintéticos, sumado a sus zapatillas con escasa ventilación, resultan una combinación fatal. Raúl Zevallos comenta que una buena higiene y la aplicación de talco son fundamentales. La humedad generada en un ambiente cálido y poco ventilado puede inflamar los pies, generar ampollas o incluso producir la aparición de hongos como el ‘pie de atleta’. Si transpiran mucho, no dudes en cambiarte las medias cuando esa sensación de frescura haya escapado de tus zapatos.

No olvides que el uso de ropa deportiva no es solo cuestión de moda. Las prendas especializadas sirven para realizar los movimientos de forma correcta, según el deporte que practiques. Además, poseen tecnología de punta para que el cuerpo transpire y, de esa forma, evitar el desarrollo de alguna infección. Si quieres verte y sentirte bien, ya sabes cuáles son las reglas. El sudor producido por esas estocadas laterales y abdominales interminables no será problema si sigues al pie de la letra nuestras recomendaciones. 


Si debes lavarte el pelo constantemente, elige un shampoo sin sal para que no se  reseque.


Es necesario que te cambies las medias cuando  sientas que la frescura escapa de tus pies.

Comentarios