Cuestión de Piel

Regresar
Marzo, 26 del 2013

 

Las transparencias se han convertido en una de las tendencias preferidas este otoño. Sin embargo, la mayoría mete la pata cuando las luce. ¿Cómo acertar?


Es la moda más sugerente que hemos visto en mucho tiempo. Los tules, gasas, encajes y el algodón, son protagonistas de una tendencia que juega sutilmente con la sensualidad femenina. El problema es que no todas saben cómo insinuar sin llegar a ser demasiado atrevidas. Y para llevar las transparencias de una manera elegante, al parecer se necesita un manual. A continuación, simples pasos para no desen-cajar.


Las pasarelas adoran las transparencias, y generalmente los diseñadores proponen modelos caminando con blusas transparentes y pechos al desnudo. Algo que algunas mujeres pretenden copiar en la calle, sin saber que lo exhibido sobre  una pasarela es solo arte y que a veces no se ajusta a la realidad: por eso, muchas terminan publicitando su ropa interior a los cuatro vientos. Otras chicas, no conscientes de su contextura, se atreven a mostrar esos gorditos del abdomen por debajo de la tela. Solo si tenemos una pancita escultural podemos llevar transparencias en esa zona del cuerpo. Para las demás, existen hermosas blusas opacas que llevan mangas translúcidas, o vestidos coctel con transparencia en la pechera. 


Los trajes totalmente transparentes y ajustados solo deben usarse de noche. El problema es que pocas escogen un sostén adecuado. Únicamente si nuestra transparencia es blanca podemos llevar un brassiere del mismo tono. Si la blusa es de cualquier otro color, el sostén negro es el único que se verá elegante. Los que tienen dibujos de Hello Kitty o florcitas, son enemigos del glamour.


Ahora, vayamos centímetros más abajo. Vemos a celebridades asistir a las alfombras rojas con faldas translúcidas y pequeños culottes en el interior. Si tenemos una figura como la de Heidi Klum, está permitido, pero solo para cocteles o eventos importantes. De lo contrario, las rajonas se ensañarán con nosotras por nuestro atrevimiento.


En el plano internacional, el diseñador John Galliano se atreve a todo y propone vestidos de gasa con toques lenceros de color pastel. Givenchy apuesta por los minivestidos rectos, y Dior nos permite ver las piernas, mostrando así un lado más femenino. En Lima, las opciones son múltiples, y no es necesario gastar millones para tener un vestido con transparencias de ensueño. La clave solo está en nuestro buen gusto, y en no pasarnos de la raya a la hora de mostrar la piel.

Comentarios
Artículos relacionados