Bye bye tatoo

Regresar
Setiembre, 24 del 2018

 

Láser Revlite: última tecnología para remover tatuajes.


Para aquellas personas que amamos los tatuajes, cada experiencia significativa en nuestra vida es una buena oportunidad para usar nuestro cuerpo como lienzo y plasmar uno en nuestra piel. Sin embargo, a muchos nos ha ocurrido que, después de un tiempo, la frase “¿qué estabas pensando para hacerte esto?”, nos retumba en la cabeza. Ya sea porque nos tatuamos el nombre del ex, o el diseño no salió como esperábamos, puede llegar el momento en que no toleremos ver a diario esa figura.


Agradecemos a la doctora Doris Fonseca, directora médica del centro de belleza y medicina estética, Zazá.


La doctora en medicina estética Doris Fonseca, nos explica que el láser Revlite “es la tecnología más moderna que hay en la actualidad para realizar el retiro de tinta de los tatuajes. Se aplica el haz de luz del láser que capta el pigmento y lo evaporiza, lo destruye y genera que el propio cuerpo atrape esas pequeñas partículas y lo deseche del organismo”.


El procedimiento finaliza en 8 o 10 sesiones, “deben realizarse con un intervalo de 30 a 60 días dependiendo del tamaño del tatuaje y de la cicatrización de la persona”, explica la doctora.


¿Hay dolor?


Sobre el dolor que se puede sentir, si hemos sido capaces de resistir a las punzadas del tatuaje, en el caso de este laser no será mucho más intenso. “Se aplica una previa anestesia tópica (en crema) que ayuda a manejar la sensación de calor y ardor posteriores  al tratamiento”, nos dice la doctora Fonseca.


¿Es para todos?


“El tratamiento no se puede realizar en personas con heridas, lesiones, infecciones de piel, alergias en la zona a tratar o en tatuajes que tienen menos de 30 días. Asimismo las personas con cicatrización queloide deben evitar realizarse este procedimiento ya que podrían dañarse la piel. Tampoco se recomienda este tratamiento a las personas inmunosuprimidas con enfermedades como cáncer, VIH, en tratamiento con quimioterapia o algún tratamiento que debilite la cicatrización de la piel”, concluye la doctora.


Es importante recordar que el uso de protector solar permanente es necesario para ayudar a la recuperación del tejido afectado.

Comentarios