Buen Par

Regresar
Abril, 10 del 2013

 

Las piernas son una de las armas de seducción de la mujer. Cortas o largas, sí hay manera de sacarles provecho. Solo se necesita asesoramiento y buen gusto.


Largas y con pantorrillas delgadísimas, son las piernas que los diseñadores de alta costura quieren en sus pasarelas. Largas, esbeltas pero con torneadas pantorrillas son las favoritas de los caballeros. Cortas y rechonchas, ¡la pesadilla de las mujeres! ¿Qué hacer con lo que la naturaleza nos dio?


Siempre hemos escuchado decir ‘Unas piernas largas te arreglan la vida’. Nada más falso. Las mujeres con piernas extremadamente largas generalmente tienen torsos pequeños y no todo les queda bien. Los pantalones a la cintura son sus peores enemigos, porque ópticamente eliminan el torso. Las ropas de baño o bikinis no pueden tener un recorte alto y los pies de estas damas por lo general no son muy atractivos. Tienen dedos muy largos y asimétricos. Aun así, no podemos negar que las piernas infinitas, por algún motivo, son las más envidiadas por las demás féminas.


Sin embargo, los hombres prefieren carne que altura. Peruanos, chinos o rusos son atraídos por unas piernas bien formadas. Anchas por arriba y con unas buenas pantorrillas que armonicen, ya que esta forma les recuerda al  cuerpo femenino.


LAS MÁS FRUSTRADAS

–Piernas flacas y sin forma: Los ejercicios para tonificar los músculos de muslos y pantorrillas arreglan el problema, y el proceso no es tan largo. Mientras tanto, comienza a utilizar zapatos de colores llamativos con correa en los tobillos. Ópticamente esto ayuda a engrosar las piernas. Ahora, si las piernas son muy cortas, los zapatos no deben tener correa en el tobillo, pues solo las acortarán más.


–Piernas rellenitas y cortas: ¿Cómo sacarles provecho? Primero, olvidemos los zapatos chatos. Las plataformas planas tampoco sirven, pues ópticamente parecería que nos hubiéramos parado sobre dos ladrillos. Sí, nos harán ver más altas, pero nuestras piernas se verán igual de cortas. La idea es usar únicamente tacos altos y delgados, que levantarán nuestras pompas y nos harán ver más estilizadas. Preferentemente deben ser de color nude o un tono semejante a tu color de piel.


Respecto a la ropa, los vestidos siempre deben ir sobre la rodilla. Ni más arriba ni más abajo, pues el efecto será contradictorio. Eliminemos del guardarropa cualquier pantalón a la cadera, peor si es de cuero, y lo mismo pasa con las microfaldas. No se verán elegantes.  


No hay por qué esconder nuestros muslos, son un símbolo de sensualidad.  Al humectarlos, broncearlos, y sobre todo caminar como si nos sintiéramos las mujeres más seductoras del lugar, ya tenemos casi todo el terreno ganado.

Comentarios
Artículos relacionados