Belleza con Chela

Regresar
Abril, 27 del 2017

 

Pivní Lázne Bernard Beer Spa los espera en Praga, República Checa, para disfrutar de un baño en compañía de sus amigos.

¿Te imaginas mejorar el aspecto de tu pelo y de tu piel con cerveza? Aunque parezca una locura, con un ‘beer bath’ puedes lograrlo.


Así es, un baño de cerveza es todo lo que necesitas para tener una piel y un cabello radiantes. Esta ancestral práctica de belleza se rescató en la República Checa allá por el 2010 y se ha popularizado en el continente europeo. Es más, el exitoso tratamiento ya asoma su espuma en países latinoamericanos como Colombia y México. Conversamos con los conocedores y aquí los secretos. 


La cerveza posee proteínas, minerales y en especial vitaminas del grupo B. El uso de esta bebida resulta una alternativa que puede ser muy beneficiosa para el cabello y la piel. Armando Quintero, terapeuta y encargado de ‘Spa Vopper’ de Hotel Boutique Casa Diamante, en México, nos cuenta que los ‘beer baths’ otorgan grandes beneficios. 


“La cerveza, a una temperatura adecuada, hace que se abran los poros. El lúpulo y la malta actúan como un exfoliante natural sobre la piel. Eliminan las células muertas y, posteriormente, se regeneran los tejidos”, afirma el especialista.


En el caso del rostro, basta con una sumergida para gozar de sus beneficios. “Para potenciar el efecto,  se complementa con una mascarilla hecha de malta, lúpulo, leche y avena”, agrega Quintero. Ello otorga al rostro una sensación humectante libre de grasa. Como efecto adicional, difumina esas molestas líneas de expresión. 


Como la levadura de la cerveza aporta vitamina B y proteínas, al hacer contacto con los folículos pilosos, otorga al cabello fuerza, brillo, volumen y suavidad.  Armando Quintero sugiere que los relajantes baños de una hora se complementen con un tratamiento casero.


HAZLO TÚ MISMA

La propia Catherine Zeta Jones confesó, en alguna oportunidad, que el secreto para mantener su cabello en óptimas condiciones consiste en echarle cerveza y miel. Pero,  ¿y nosotras, cuál es la que debemos utilizar?  En principio, cualquier tipo de cerveza, aunque si esta es lager, mucho mejor. Como es necesario retirarle todo el gas, es preferible dejarla reposar por algunas horas antes de usarla. 


Para maximizar el volumen, fuerza y brillo de tu cabello. Lava tu pelo con shampoo, como lo harías normalmente. Acto seguido, coloca la cerveza sobre el cabello y déjala reposar por algunos minutos para que la levadura alimente los folículos pilosos. Enjuaga con agua fría. Finalmente, coloca el acondicionador de medios a puntas y retíralo normalmente.


Fabrica tu propio acondicionador cervecero. Mezcla una taza de cerveza con una cucharadita de aceite de jojoba. Aplícalo después del shampoo y enjuaga hasta retirar todo el producto. Verás qué bien funciona.


Como exfoliante facial. Toma entre tres y cinco fresas, tritúralas y añade dos cucharadas de cerveza hasta lograr una mezcla homogénea. Colócala en tu rostro con movimientos circulares y déjala actuar por 20 minutos. Retira la mezcla con agua tibia. Finaliza el ritual con una merecida crema humectante.


Nunca faltan las mujeres que dejan las latas de cerveza a medio camino. Si te encuentras a punto de tirar su contenido en ese serpentín de tuberías, te aseguramos que invertirlo en estos tratamientos se convertirá en tu mejor opción.

Comentarios