A Todo Color

Regresar
Agosto, 19 del 2014

 

Azul, celeste, amarillo, verde, rosado y púrpura. Las mujeres menos tradicionales se rinden ante los tonos de cabello más extraordinarios.


“El cabello es para nosotras, las mujeres, un medio de expresión” aseguraba en su momento la actriz mexicana María Félix. Es verdad, tenía toda la razón. Hoy, “los pelos de colores no son una tendencia pasajera, por ejemplo. Más bien, se trata de una original forma de expresarse fuerte y claro”, sostiene Nelson Sánchez, Director de Sono Salón.

Así,  las chicas más extrovertidas de las colinas de Hollywood han adoptado con descaro los tonos del arcoiris. Por ejemplo, la musa del pop, Kesha, se ha convertido en una fanática de esta tendencia y su cabello ha pasado del celeste hasta el verde, mientras la conductora de televisión Kelly Osbourne sigue causando admiración manteniendo una suerte de púrpura desde hace un par de años. De otro lado, la estrella de televisión, Nicole Richie, se ha unido al grupo de mujeres arriesgadas este año, optando recientemente por un tono azulado tras algunos meses luciendo el famoso púrpura.


Hora Del Cambio
Bueno, todo empezó gracias a las creadoras de los famosos tintes ‘Manic Panic’, empresa de belleza que abrió sus puertas por primera vez en 1977 en Nueva York (Estados Unidos). “Las hermanas Tish y Snooky Bellomo fueron, probablemente, quienes volvieron populares los cabellos de colores en los revolucionarios años setenta, convirtiéndose incluso en símbolos de la cultura punk”, cuenta, por su parte, la estilista Kabuki Pistolas. Más adelante, en los años noventa, ocurrió el boom. Entonces, veíamos a celebridades como la cantante Gwen Stefani llevando singulares colores como el fucsia.

Ahora bien, teñirse todo el pelo no es una decisión fácil, menos si estamos pensando en tonos experimentales como el azul, el verde o el púrpura. No obstante, solo hay que preocuparse cuando se selecciona el color incorrecto para los diversos tipos de cabello. Por eso, consideramos esencial la ayuda de un especialista en la materia capilar. Veamos, si tenemos una melena oscura, es más difícil obtener tonos fríos como el azul, el turquesa o el morado, ya que implica un proceso de decoloración bastante intenso, entre tres a ocho horas, a fin de retirar el pigmento natural al cabello. “En ese caso, mejor optemos por tonos cálidos como los rojos, fucsias y naranjas”, sugiere Kabuki. Y añade: “Para las mujeres con cabellos claros el proceso es mucho más sencillo, obviamente”.

Claro, hoy tenemos otras alternativas como el dip dye, o sea solo las puntas teñidas. En este caso, unicamente se decoloran las puntas del pelo y no se requieren retoques de raíz. De esta manera, cuando se sale el color elegido, puede pintarse nuevamente, incluso de otro tono, la mayoría de veces sin la necesidad de recurrir a la decoloración, solo deslavando el tono anterior si es que se cambia de uno cálido a uno frío.

Actualmente, también contamos con el hair chalking. Esto no es otra cosa que la técnica en la que aplicamos tizas de colores en algunos mechones del cabello. Cierto, ideal para aquellas que no buscamos algo permanente, pues desaparecen tras algunas lavadas. Asimismo –afirma el especialista Nelson Sánchez– es recomendable para las chicas de pelo oscuro, porque brinda la posibilidad de pintarlo sin tener que aclararlo.

Ojo, además de asearnos con el shampoo y acondicionador –sin sal– para cabello teñido, es importante que tengamos una crema de peinar que hidrate nuestro pelo y que le apliquemos ampollas cada dos semanas para que no pierda su vitalidad. De igual forma, recordemos que si lavamos la melena a diario, estos colores durarán menos. El tiempo de vida de cada color depende, por cierto, de que tan fuerte sea la tonalidad elegida, pero varía entre tres a seis semanas.

Finalmente, no debemos plancharnos el cabello tan seguido y en caso tengamos que hacerlo, siempre utilicemos el spray que protege el pelo del calor. ¿Estamos listas para este cambio de look? (Romina Herrán)


 

Comentarios