8 Mitos y Verdades sobre el Botox

Regresar
Abril, 06 del 2016

 

Aclaramos aquí algunos puntos sobre este tratamiento utilizado para eliminar arrugas.


Escribe: Dr. Alberto Montero


Cuando una persona piensa en un procedimiento estético para corregir arrugas automáticamente piensa en la palabra Botox.  Este tratamiento con toxina botulínica comenzó a usarse hace algunos años y es el procedimiento estético que más se realiza actualmente en el mundo. A pesar de eso han surgido muchas falsedades y verdades a medias que rodean su nombre. En el siguiente artículo trataremos de mencionar las más comunes y desglosar algunas de ellas.


1. ¿Toxina botulínica es igual que Botox?: La primera aclaración que debemos hacer es acerca del nombre. El nombre correcto del medicamento es TOXINA BOTULÍNICA tipo A. El nombre Botox es una marca comercial registrada por un laboratorio desde el año 2002. Sin embargo en la actualidad hay otros tipos de toxina botulínica, a parte del Botox, que tienen los mismos efectos y buenos resultados y que son muy usados en el mercado europeo.


2. El Botox rellena arrugas: Muchas personas piensan que el Botox se utiliza como relleno de arrugas, cosa que es falsa. Para los rellenos de arrugas o de labios se utilizan materiales de rellenos dérmicos como el ácido hialurónico que no tienen nada que ver con el botox. La función del Botox es paralizar el musculo, no rellenar una arruga.


3. El botox deja la cara sin expresión: La función de la toxina botulínica es interferir entre la comunicación del músculo y la neurona que le pide que realice una acción. Dependiendo de la dosis que empleamos de esta sustancia  es un relajante o un paralizante muscular. Esto quiere decir que depende de la persona que lo coloca saber las unidades que deben de aplicarse por zona y dependiendo del paciente. Aquí radica la importancia de que la persona que la coloque sea un profesional médico capacitado.


4. Es un procedimiento doloroso: La aplicación de toxina botulínica no tiene por qué ser un procedimiento doloroso ni incómodo para el paciente. En la mayoría de casos no causa dolor ni son necesarios que se realicen pruebas de alergias para el medicamento.


5. Soy muy joven para ponermeToxina Botulínica: No existe una edad establecida para el inicio de la colocación de botox. Sin embargo, el promedio de edad de las personas es de 30 años. Esto varía mucho según el dinamismo que tengan los músculos de cada persona.


6. La Toxina Botulínica puede colocarse en cualquier parte de la cara: Aunque muchas veces la toxina botulínica se coloca en varias zonas a nivel facial, lo recomendable es que se use solo para tratar las arrugas del tercio superior de la cara, es decir, las arrugas de la frente, entre cejo y patas de gallos.


7. El efecto y la duración varia con el uso: Algunos pacientes piensan que el uso prolongado de botox y desde edades tempranas generan un tipo de resistencia del cuerpo hacia la toxina por lo que consideran que las dosis administradas tienen que ser mayores para su normal duración. Esto es FALSO. La duración de esta sustancia es de seis meses en promedio y depende mucho de la velocidad en que cada organismo metabolice el producto. El efecto recién se puede comenzar a ver 48 horas luego de la aplicación y su pico máximo es a las dos semanas, donde ya se ve el efecto completo de la toxina botulínica y se decide si es necesario hacer algún tipo de retoque.


8. Cuando se termina el efecto quedas peor: La toxina botulínica no genera ningún tipo de efecto rebote ni nada parecido en el organismo por lo que luego del tratamiento y cuando la toxina botulínica ya pierda su efecto, la cara volverá a su estado anterior sin mostrarse deformada o con mayor cantidad de arrugas.


La colocación de Toxina Botulínica es un procedimiento estético que solo debe ser realizado por un médico calificado, esto evitaría muchos malos resultados que usualmente vemos en la calle y en los medios de comunicación, que es lo que causa el miedo en el paciente y el rechazo a este producto que usado de una buena manera y en la dosis adecuada es un aliado contra el envejecimiento.


En la columna de la próxima semana tocaremos el tema Mesoterapia y Antiaging 

Comentarios