Arte y Alma

Regresar
Octubre, 08 del 2016

 

En palabras de la artista, ‘Espacios Despellejados’ es una instalación que explora la relación entre el cuerpo humano y una realidad arquitectónica.

La artista Andrea Ferrero, quien llevará dos residencias de arte en el extranjero, nos habla sobre su más reciente proyecto: ‘Espacios Despellejados’.


Poco más de treinta minutos es lo que toma llegar de su casa, en Barranco, a su taller ubicado en el proyecto Callao Monumental: un espacio conformado por galerías de arte, ateliers, salas de eventos, restaurantes e instalaciones. Allí, en un salón revestido de blanco, Andrea Ferrero (25) ha encontrado el lugar propicio para materializar las ideas (y tribulaciones) que tiene en mente a través de la construcción de esculturas.


Su último proyecto se llama ‘Espacios Despellejados’, una instalación en la  que explora “cómo el cuerpo humano está ligado a una realidad arquitectónica”. La muestra contiene una serie de elementos –una cama, una puerta, una ventana– trabajados con fierro y látex, dos materiales disímiles en su composición, textura y forma.  


Andrea Ferrero en su taller en el Callao Monumental. Ella se formó en la facultad de Arte de la PUCP.


“Los espacios abandonados tienen una belleza fantasmal, atemporal y surreal, pues no solo cargan con la memoria de su pasado, sino también de su presente, pues muchas veces son invadidos y re-habitados por cuerpos que se apropian de su estructura e historia”, sostiene Andrea, quien se formó en la facultad de Arte de la PUCP.


Con ‘Espacios Despellejados’, la artista plástica ha llegado a exponer en la Bienal de Venecia, uno de los eventos de arte contemporáneo más importantes del mundo. Antes ha participado en la creación conjunta de la obra Naked Eye para el York Theatre Festival, en Toronto; en la colectiva ‘Pavimentos/Sedimentos’ de Callao Monumental, y en la exposición grupal ‘Error 404 | Not Found’ en la Galería Rottenslat, a la cual pertenece.




Hace unos meses, en medio de lo que consideraba “un futuro incierto”, la joven artista empezó a navegar en internet en busca de opciones que la lleven a desarrollar nuevos proyectos. La tarea rindió sus frutos. Este mes viajará a Rio de Janeiro para llevar una residencia en Largo das Artes, un programa que ha acogido a 50 artistas de más de 15 países, y, a inicios del próximo año, pasará un temporada en Nueva Jersey como parte de MANA Residency. “Durante las dos residencias próximas quiero continuar con el proyecto ‘Espacios Despellejados’ pero analizando el contexto y la historia de determinados espacios… espacios atemporales que no terminan de estar muertos, pero tampoco completamente vivos”, concluye Andrea.

Comentarios