Temple de Mujer

Regresar
Octubre, 09 del 2015

 

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, imponente en su 1.90 de estatura.  Ha sido elegida como la personalidad francesa más influyente. 
 

La francesa Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, es considerada una de las mujeres más poderosas del mundo. Ella es una de las presencias destacadas de la Reunión Anual del GBM y el FMI.



Descubre ELLOS&ELLAS en:    INSTAGRAM◄   ►FACEBOOK◄     ►TWITTER


 


Christine Lagarde ha estado practicando mucho su español. Aprenderlo fue una de sus metas antes de su llegada a Lima. Lo ha repetido incansablemente, a cuanto periodista se le ha acercado, con esa seguridad y convicción que la distinguen. Lagarde visita nuestro país con motivo de la Reunión Anual de la Junta de Gobernadores del Banco Mundial (GBM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que se realiza durante esta semana en el Centro Cultural de la Nación.


Liberia 2015.Christine Lagarde muy sonriente con la presidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf  durante una comida en Monrovia en setiembre de este año.


Francia 2010. Christine Lagarde con su pareja de varios años Xavier Giocanti en Aix-en-Provence.


A sus 59 años, y como directora gerente del FMI, no solo puede jactarse de ser una de las mujeres más poderosas del mundo, según Forbes, sino también, una de las más elegantes. La edición francesa de Vainity Fair le dedicó una portada el año pasado y la eligió como la personalidad francesa más influyente.  


Lagarde camina cada mañana desde su casa hacia la calle 19 en Washington, donde se encuentra el edificio del FMI, que llama la atención por su fría arquitectura brutalista. Allí se toman las importantes decisiones sobre la economía internacional como la aguda crisis financiera europea y el estancamiento del crecimiento económico en Latinoamérica, etc.  Pero Lagarde no apura el paso para llegar. El ejercicio es parte de su rutina diaria. En el pasado ella fue miembro del equipo de nado sincronizado de su país. Y en la actualidad siempre que viaja exige que el hotel donde se hospeda tenga piscina.


Berlin 2012. Con la canciller alemana Ángela Merkel  se reúne para tratar sobre la crisis en la eurozona y la ayuda a Grecia.


Perú 2014. La directora gerente del FMI, se entrevistó en Palacio de Gobierno con el presidente Ollanta Humala en diciembre del año pasado.


Es vegetariana y abstemia, pero son sus credenciales profesionales las que la han convertido en uno de los nombres más sonados para tentar una candidatura a las elecciones presidenciales de su país. Pero ella se ha apresurado a negar esa posibilidad. “Estoy cuerda y quiero seguir estándolo”, ha dicho.


Actualmente Christine solo piensa en terminar su mandato al frente del FMI, cuyo cargo viene precedido de deserciones prematuras. Y si algo podemos decir de Lagarde es que sus predicciones sobre el futuro de la economía mundial ocupan una importancia mayúscula en su discurso, antes que cualquier predicción sobre su propio futuro profesional, el cual mantiene en total reserva, así como lo hace con su vida personal, de la que se sabe muy poco. Solo que es divorciada en dos oportunidades y que actualmente mantiene una relación con el empresario Xavier Giaconti.


Nacida en Francia, de profesión abogada, exministra de economía de su país,  ella es la primera mujer en ocupar el cargo más importante del FMI. Sus declaraciones han enfatizado siempre la importancia de la mujer en los cargos públicos y la feminización de los cargos de su institución. De hecho ha sido tajante al afirmar que si hubo un factor para el origen de la última gran crisis financiera, fue “una emulación malsana sobre fondo de excesiva testosterona.”


Sudáfrica 2006. Examinando un mapa de la construcción de enlace ferroviario en Johanesburgo.


Brasil 2007. Como ministra de Comercio Exterior de Francia en un auto de la Renault flex-fuel en Brasilia.


Para Lagarde, tanto los hombres como las mujeres tienen que aportar sus diferencias. “El hecho de que las mujeres hayan estado con demasiada frecuencia en situación de minoría les da otro enfoque. Y la confrontación de puntos de vista es lo que permite llegar a las buenas decisiones” dijo al periodista de Vanity Fair.  Mientras que a The Guardian declaró: “He criticado a muchas mujeres que se esfuerzan tanto para parecer hombres que destruyen la mitad de su sensatez y su humanidad”.


Y es de ahí que nace la importancia para Lagarde de reunirse con grupos de mujeres en cada lugar que visita. Para ella, hablar entre mujeres es más natural y genuino: “He visitado países donde las mujeres me cuentan de problemas de las niñas que no pueden ir a la escuela, historias de violencia contra las mujeres, historias que no se relatarían en presencia de un hombre”, le confesó a una periodista de CNN.  


Hija de un profesor universitario y una maestra de escuela, Christine sufrió la pérdida de su padre a los 17 años. Y aquello la enfrentó a una situación dura pero aprendió del ejemplo de su madre de cómo sacar adelante sola a una familia. Lagarde siempre menciona el ejemplo de su progenitora como el más influyente en su vida.


Nueva York 2012. Entregando premio a la ganadora del Nobel de la Paz  Aung San Suu Kyi de Birmania.


Tokio 2012. Posando  con abanico conmemorativo antes de la reunión del Comité Internacional Financiero y Monetario.


En la actualidad, ella tiene dos hijos (28 y 26), y muchos también le han preguntado sobre cómo poder balancear la vida profesional y la familia, cuánto uno tiene que sacrificar. “A veces tenemos que estar dispuestas a tardar un poco más, a hacer las cosas en otro orden. Pero no creo que por eso debamos renunciar a salir al mundo y dejar de hacer todo lo que somos capaces de hacer”, contestó al periodista venezolano Moisés Naim.


Admirada por sus infaltables pañoletas, destacada en Vogue por su elegancia, Lagarde es en la actualidad un ícono del mundo de la política económica. Su cabello plateado y su metro noventa de estatura no solo son los rasgos que la distinguen sino que al igual que Angela Merkel y Janet Yellen, con su presencia y trabajo viene demostrando que efectivamente las mujeres parecen más idóneas para gestionar, incluir, liderar en tiempos de crisis, administrar riesgos, fijarse en detalles y un sinfín de cosas más que siempre Lagarde ha señalado y destacado. Si es así, entonces demos la bienvenida a una economía con menos testosterona.

Comentarios