Mente Clara

Regresar
febrero, 12 del 2014

 

El mejor secreto para combatir el estrés y equilibrar mente y cuerpo es la meditación. Descubre todos sus secretos y las ventajas de practicarla al aire libre.


La primera portada de febrero de este año de la revista Time está dedicada al Mindfulness, un término en inglés que describe el resultado de meditar, actividad que debería acompañarnos en cada acción que tomamos y que en resumen se podría definir como ‘vivir el momento’, pero vivirlo a plenitud. La revista estadounidense ha capturado uno de los temas más populares actualmente, un trending topic que aparece en páginas web, apps para teléfonos inteligentes y que explica la proliferación de maestros budistas y de una legión que los sigue.

¿De qué se trata?
Despertar, poner la mente en blanco y meditar. Parece fácil, ¿verdad? pero es más complicado de lo que uno se imagina. La buena noticia, no obstante, es que esta práctica se aprende y que ya no es exclusiva de los yoguis o budistas. Muchísima gente –desde celebrities hasta simples mortales– la están haciendo suya.  Esto no sorprende si pensamos en que cada vez son más las investigaciones científicas que comprueban que la meditación puede combatir el estrés, aliviar la ansiedad y hasta lidiar con la depresión. Este método de relajación y control del pensamiento, cuyo origen se encuentra en ciertas disciplinas orientales, mejora el estilo de vida,  da al cuerpo nuevos bríos y ayuda a concentrarse mejor.

Consultamos a los entendidos en el tema para saber de qué se trata este ejercicio que conjuga mente y cuerpo, dónde y cómo practicarlo y sobre todo qué beneficios nos trae.

Abrir la mente
Rashid Pereira, miembro del centro budista Camino del Diamante, medita sistemáticamente hace nueve años. “Es un método que nos enseña a trabajar con la mente con el objetivo de ser felices pero de manera estable”, explica Rashid. Él toma  un ejemplo de la vida cotidiana para ayudarnos a comprender mejor cómo es que podemos controlar nuestras emociones a través de la meditación. “Si alguien nos causa ira, rabia o dolor –dice– siempre podremos apelar a la meditación para equilibrarnos y mantenernos en un estado de felicidad constante”. Y continúa: “A veces será difícil porque no estamos acostumbrados a hacerlo. Es como la primera vez que vamos al gimnasio. El primer día no podremos levantar una pesa de determinados kilos pero con la práctica y mucho esfuerzo lo lograremos. Con la meditación sucede lo mismo”, aclara Rashid.


La meditación es muy importante dentro de las tradiciones budistas. Cada escuela, además, tiene diferentes técnicas para practicarla. Estas llegaron a Occidente de la mano, sobre todo,  de los maestros de yoga. La idea final de la meditación es llegar a un estado en el cual la mente se libera de pensamientos y se focaliza en la respiración o la recitación de un vocablo. 


En Lima hay varios centros de meditación y organizaciones que se dedican a difundir esta disciplina. Una de ellas es ‘Art of living’ en cuya página web (www.artofliving.org/pe) se describe como una ONG humanitaria, educativa y sin fines de lucro dedicada al manejo del estrés e iniciativas para el bien común. En sus diferentes locales el interesado podrá instruirse en la meditación Sahaj Samadhi (meditación sin esfuerzo) y lograr una genuina relajación.  

Beneficios
El llamado milagro de la meditación ya no es un secreto. Según estudios realizados por la Universidad de California (UCLA), entre los beneficios de una práctica diaria estaría la cura de casos de insomnio, de ansiedad y resultados en temas como concentración y mejora en la memoria. “Te vuelves una persona más calmada, centrada y funcional porque te enfocas más en las soluciones que en los problemas. Te sientes mejor con tu entorno y contigo mismo y te conviertes en alguien más activo en tu vida y en la sociedad”, explica Rashid. Él sostiene que en vez de aletargar, como muchos piensan, la meditación dinamiza. Lo que sí advierte es que no solo basta con leer un manual o aprender la teoría, es recomendable seguir a un maestro, acudir a un centro especializado y luego practicar en casa, en la playa o en el sitio que más le acomode a la persona.

¿Cómo empezar?
Hay varios estilos de meditación, como el Vipassana o el trascendental y técnicas que varían de acuerdo con la visualización, rezo o mantra. Lo principal según Rashid Pereira es hacerlo paso a paso y aprender de profesores certificados o maestros con experiencia y que tengan varios años de práctica. Lo importante de la meditación no es tanto el método sino el provecho que se puede obtener de sus beneficios.


Según el portal especializado ‘Yoga journal’, lo ideal es meditar de media hora a 75 minutos diarios;  los principiantes, no obstante, pueden comenzar con sesiones de 10 minutos cada día durante una semana. En las semanas siguientes el tiempo o la profundidad de la meditación se alargará.


El principiante reconocerá los primeros resultados de la práctica, cuando esos pensamientos que lo abruman desaparezcan y le den paso a una mente más descansada y tranquila. 


Paso a paso    
A continuación reproducimos una sencilla técnica para prepararse para meditar que nos sugiere el portal www.ananda.org. Primero hay que sentarse con la espalda recta, despegada del respaldar de la silla, colocar las plantas de los pies planas sobre el suelo y descansar los brazos sobre las piernas, con las palmas de las manos mirando hacia arriba. En segundo término hay que relajar el cuerpo. Para lograrlo, se debe respirar con una inhalación corta y después una más larga. Enseguida hay que respirar y sostener el aire por cinco segundos. Después hay que inhalar y botar el aire por la boca. Esta secuencia debe repetirse varias veces. Finalmente, se debe  respirar contando hasta ocho y exhalar también en ocho tiempos. Esta secuencia debe repetirse de tres a seis veces.  


Una vez que la práctica se convierta en una rutina hay que buscar un lugar tranquilo en casa, crear un espacio en una esquina, en el jardín o terraza.


Si aún quedan dudas o preguntas respecto a la meditación, los interesados pueden asistir, todos los lunes por la noche,  a una o más sesiones de consulta gratuita en el Centro Camino del Diamante o visitar la página web de  ‘Art of living’, institución que ofrece un cronograma de meditaciones grupales. Cada quien encontrará el lugar más idóneo para despejarse y decidirá el tiempo que quiere dedicarle a la meditación. La idea es que se anime. No se arrepentirá.

Comentarios