Imágenes de Escándalo

Regresar
Agosto, 11 del 2017

 

LA GRAN ESTAFA
“Los paparazzi escalaron la valla, subieron al árbol y fotografiaron a nuestros niños dentro de la casa. Eso es ilegal”, dijo Clooney.
 

Que la prensa rosa invada la privacidad de los famosos un día sí y al otro también, no es novedad. Son las celebridades las que ahora le están haciendo la vida más difícil a los paparazzi.


¿Cuál es el límite entre la libertad de información y la intromisión en la vida privada? Esa es la pregunta que circula entre los medios de prensa, los paparazzi y la socialité mundial desde hace un siglo.

La semana pasada, el actor George Clooney (56) y su esposa Amal (39) arremetieron contra la revista francesa Voici por publicar fotos de sus hijos Elle y Alexander en la casa que tienen en el lago Como en Italia. “Los paparazzi escalaron nuestra valla, subieron a nuestro árbol y fotografiaron a nuestros niños dentro de la casa. Eso es ilegal”, dijo Clooney.   

En 1994, Diego Armando Maradona atacó a perdigonazos a los periodistas que fotografiaron a él y a sus hijas Dalma y Gianinna en la casa de campo que tenía en Moreno, cerca de Buenos Aires. Cuatro periodistas resultaron heridos y el parabrisas de un vehículo de prensa fue destruido. Maradona se justificó diciendo que los paparazzi no dejaban salir a jugar a sus hijas.  


TIROS PENALES Maradona tomó una escopeta y atacó a perdigonazos a periodistas que fotografiaron a él y a sus hijas en su casa de campo.


Hace unos días, el arquero italiano Gian Luigi Buffon (39) fue captado por un paparazzi de la revista Chi cuando estaba jugueteando a bordo de un yate en el mar Tirreno con su mujer, la periodista deportiva Ilaria D’Amico (43). Hasta allí todo bien. El problema es que en una de las fotos parecía que Ilaria le estaba haciendo sexo oral al capitán. En pocas horas las fotos se compartieron a nivel mundial a través de las redes y Buffon anunció que demandará a la revista. “Esto debe servir de advertencia para otros de cara al futuro”, han dicho sus abogados.


Gian Luigi Buffon fue captado cuando estaba en un yate con su mujer. En una de las fotos parecía que ella le estaba haciendo sexo oral.


El abogado peruano Juan Ureta, experto en litigación moral, dice que la línea entre la libertad de prensa y la invasión a la privacidad es muy delgada. “Sin embargo, con quién te acuestas, dónde estudian tus hijos o cuál es tu opción sexual, son temas de tu vida personal y que están protegidos legalmente. Así incluso seas una persona pública. El caso de Buffon es un delito absoluto”. “¿Y si la persona que hubiera estado con Buffon hubiese sido otra mujer y una actriz de cine o una presentadora de TV?”, insistimos. “Allí es distinto. Allí empieza el debate”, responde Ureta.

El 2014 la cantante británica Adele le ganó un juicio a la agencia Corbis Images tras publicar imágenes de su hijo cuando ni siquiera había cumplido un año. “Estar en el ojo público no significa que tus hijos son propiedad pública”, dijo su abogada, Jenny Afia.


La cantante Adele le ganó un juicio a la agencia Corbis Images tras publicar imágenes de su hijo cuando no tenía ni un año.


Las actrices Jennifer Garner y Halle Berry fueron juntas a una Asamblea Judicial en California y exigieron que se respeten sus derechos. “No quiero a una pandilla de fotógrafos gritones, irrespetuosos y sin modales acampados todos los días en mi casa y traumatizando a mis hijos”, dijo Garner. Berry añadió: “A los paparazzi se les permite estar tan cerca nuestro que pueden gritar obscenidades y preguntarle a mi hija de cinco años cosas inapropiadas para su edad”.  


Jennifer Garner y Halle Berry se presentaron ante un tribunal de California exigiendo que se respete su derecho a la privacidad.


El 2007 la presentadora chilena de TV Cecilia Bolocco fue captada en topless en Miami con el empresario italiano Luciano Marocchino cuando aún estaba casada con Carlos Saúl Menem. ¿Asunto de interés público? Sí, pero también invasión a la intimidad.




“Laura Bozzo asusta a sus vecinos con topless”, tituló un diario hace unos años luego de que la presentadora peruana ‘luciera sus encantos’ alrededor de su piscina en el balneario mexicano de Acapulco. No sabemos qué hubiera pasado si la mujer del topless hubiera sido Maju Mantilla o Natalie Vértiz, por ejemplo.

Fuera de bromas, hasta el famoso más ecuánime puede perder la paciencia. El año pasado Cristiano Ronaldo tomó el micrófono del canal portugués CMTV y lo tiró a un lago. Su molestia viene desde que la cadena contó que su padre había fallecido por problemas con el alcohol, por dar detalles íntimos de la concepción de su hijo Cris Jr. y deslizar que el futbolista había ‘acosado’ a una modelo norteamericana de 16 años. Los tres casos fueron a juicio y todos los ganó CR7 por goleada.


Cristiano Ronaldo no pudo más con la presión de una cadena portuguesa y le tiró el micrófono a un lago.


Ante tanto escándalo, lo único claro es que nada está claro. La ley se aplica dependiendo de cada caso y de cada circunstancia. Bajo esa premisa, las fotos que para un juez pueden ser de interés público y se justifica su difusión, para otro magistrado pueden representar una invasión a la privacidad y culpar al paparazzi. Y además, las leyes son absolutamente distintas entre un país y otro. Ante eso, mejor esperar una autorregulación y no recibir a los paparazzi con perdigonazos. Por las dudas, ¿no?

Comentarios