Del Amor al Juicio

Regresar
Octubre, 03 del 2013

 

La reciente y reiterada demanda de alimentos, iniciada por Aracely Arámbula contra el famoso cantante Luis Miguel, padre de sus hijos, se suma a una larga lista de juicios entre conocidos ‘ex’ del espectáculo y la política, por el mismo motivo.


No pasó con Daisy Fuentes, Mariah Carey o Myrka Dellanos (exparejas de Luis Miguel, de 43 años), pero sí con Aracely Arámbula (38). Ella quedó embarazada de “El Sol de México” en el 2007 y luego, en el 2008. Entonces, con dos hijos a cuestas, muchos pensaron que el amor entre ‘Luismi’ y ‘La Chule’ sería para siempre. Sin embargo, no fue así. El amor murió entre ellos en el 2009, y en el 2012 Arámbula decidió entablarle una demanda al cantante para exigirle que le pase una pensión para sus hijos.


En este 2013, el litigio continúa. Recientemente, Aracely denunció que Luis Miguel sigue sin cumplir sus obligaciones como padre, no ve a sus hijos desde hace más de 6 meses y tampoco les envía su manutención. Por esta situación, el artista azteca recibió nuevamente una notificación de la demanda, justo antes de que ofreciera un concierto en California. 


Sobre este delicado tema, “Luismi” guarda estricto silencio. En cambio, Aracely sí se ha referido al embrollo: “La gente que tiene hijos podrá entenderme y realmente no quisiera hablar negativamente. Estoy arreglando mis cosas personales y cuando tenga algo positivo que decir, lo haré. Quiero que mis hijos disfruten su niñez con tranquilidad y seguridad. Cuando sean grandes, ellos decidirán si quieren dar la cara”.


En la actualidad, Luis Miguel y Aracely viven situaciones sentimentales muy distintas. Mientras “Luismi” sale con la modelo polaca Kasia Sowinska, de apenas 22 años, Aracely acaba de separarse del actor Sebastián Rulli. Así lo dio a conocer este último en el siguiente mensaje: “Aracely y yo hemos decidido, de mutuo acuerdo, dar por terminada nuestra relación sentimental. Pido de la manera más atenta que respeten nuestra privacidad. Y espero que comprendan que no responderé ningún cuestionamiento al respecto. Gracias”.

En nombre del hijo
También en tierras mexicanas, otro juicio por alimentos bastante difundido fue protagonizado por Paulina Rubio (42) y su ex marido, el empresario Nicolás Vallejo Nájero (40), alias “Colate”. Ambos tienen un hijo llamado Andrea Nicolás y, tras una serie de disputas legales que incluso fueron televisadas, “La Chica Dorada” y “Colate” llegaron a un acuerdo por el que la cantante debe pagarle a su ex 6 750 dólares mensuales durante 3 años y compartir la custodia del pequeño.


Al respecto, “Colate” comentó: “Yo dejé mis negocios y todo el dinero que he ganado estuvo controlado por mi mujer. Como decidimos que su carrera era lo más importante, ella o su gente, disponían los gastos que se tenían que hacer.  El problema es que desde que nos separamos, yo no tengo acceso a esa plata”. 


No obstante, cerca de un año después del acuerdo de separación, las denuncias por parte de Paulina y de Colate no han cesado. “La Chica Dorada” sigue quejándose de que su ex marido no ha sido un buen padre, y él ha cuestionado incluso la salud mental de la artista y presentado pruebas que sustentan su acusación (fueron mostradas por un programa de televisión mexicana). En el documento exhibido se puede leer: “El menor no ha mostrado habilidades de socialización apropiadas” o “El niño aún no va al baño correctamente y usa pañales, a pesar de que pasó un tiempo con el padre en España y su entrenamiento para ir al baño era bueno. Sin embargo, al regresar el menor a la madre, el niño retrocedió en ese entrenamiento”.


Ante estos dimes y diretes, todo indica que se reabrirá la batalla legal entre Paulina y Colate. Mientras tanto, “La Chica Dorada” está saliendo con Gerardo Bazúa, un cantante de sólo 28 años que está casado, por lo que se ha acusado a Paulina de haber destruido un matrimonio. Esta telenovela tiene para rato.


En Argentina, una batalla en curso en los tribunales es la que inició Verónica Ojeda (35), exprofesora de gimnasia contra Diego Armando Maradona (52). Ella aspira a una pensión de 10 mil dólares mensuales por el hijo que ambos tuvieron. Además, desde que Verónica quedó embarazada de Maradona, la relación entre ambos se ha ido enfriando cada vez más. Hoy el exfutbolista sale con Rocío Oliva, una muchachita de 22 años.


También han ido a juicio el músico Andrés Calamaro (52) y la actriz argentina Julieta Cardinali (35). Ellos son papás de la pequeña Charo, y ambos pusieron fin a su vínculo en el 2011 de la peor manera. Desde entonces, Calamaro y Julieta pelean en los tribunales por la separación de bienes y por la cuota alimentaria de su hija. Este proceso está muy lejos de resolverse.

Juicios a la peruana
En el Perú, por supuesto, abundan las demandas por pensión de alimentos entre los famosos. Ahí está el recordado caso de Christian Meier (43) y Marisol Aguirre (42), sobre el que el Poder Judicial decidió que ella no tenía que aportar ni un centavo de su sueldo para cubrir el 30% de la pensión de alimentos de sus tres hijos. 


También tuvo bastante eco la demanda por alimentos que involucró al futbolista Jefferson Farfán (28) y a Melissa Klug, padres de dos niños. Incluso en una ocasión, la “Foquita”  tuvo que abonarle  26 mil dólares a Klug para poder salir del Perú y regresar al Schalke 04, su actual club en Alemania. Hoy la pareja se ha amistado y ambos están juntos. Por el momento, para los tribunales, este es un caso cerrado.


Un proceso que permanece abierto es el de Angie Jibaja (33) y Jean Paul Santa María (24). Angie está empeñada en continuar con la demanda por alimentos que le entabló a su expareja, y hasta en realizarles una prueba de ADN a sus dos hijos y a Jean Paul para demostrar que él es el padre de los pequeños. Ante esta situación, hay que recordar este mensaje publicado por Jean Paul hace unas semanas: “A todos y cada uno de los que alguna vez pusieron un titular, un comentario o lo que sea refiriéndose a mí como el padre o refiriéndose a los hijos de ésta (o como quieran llamarla) como mis hijos, les hago saber que, por el bien de la comunidad y de todos los santos cucufatos habitantes del pueblo peruano, ¡yo no tengo hijos!”.


En política, aún está fresca en el recuerdo la lucha de Zaraí para que el expresidente Alejandro Toledo la reconociera como hija. Finalmente, tras 14 años de perseverancia, Toledo aceptó ser su padre, aunque la relación sigue siendo tensa, sobre todo cada vez que negocian un incremento del pago de la manutención. En 2005, Toledo le pagaba  2 500 soles  mensuales a Zaraí. Tres años después, el Quinto Juzgado de Paz de Surco propuso conciliar en  4 000 soles. Toledo estuvo de acuerdo, pero la joven rechazó esa cifra. Finalmente, acordaron un monto que Zaraí prefiere mantener en privado. Qué líos tan desagradables los que se arman cuando no hay amor de por medio y el dinero es lo único que importa.

Comentarios