ARUBA: Una isla feliz

Regresar
Julio, 13 del 2017

 

Su impresionante mar invita a los deportes de aventura.

Una tierra colorida que te espera con un popurrí de aventuras. La isla de Aruba no solo te garantiza unos días cero estrés, sino también te reta a explorar sus múltiples encantos.


Un destino playero con un toque particular. La isla, con 110 mil habitantes y con 30 km de longitud, no generaliza, no trata a los visitantes como una cifra más y promete una estadía repleta de aventuras. En esta tierra sabrosa y llena de amabilidad, donde sus índices de criminalidad están en cero y cuyo territorio no cuenta con un ejército armado, sus pacíficos pobladores la tienen más que clara: los visitantes son su principal fuente de ingresos y hay que cuidarlos. “El turista no es un número para nosotros, es una persona especial y única”, nos dice Amayra Boekhoudt, representante del Aruba Tourism Authority (ATA). 


Actualmente, el 75% de los turistas que visitan Aruba son estadounidenses, el 25% restante es del resto del mundo. Buscando ampliar su portafolio de visitantes, Aruba ha puesto la mira sobre los países del sur del continente americano. “Queremos ser el destino de moda para América Latina. El mercado está y el destino los espera”, nos dice Amayra con una amplia sonrisa.


El colorido arubiano que se manifiesta en su transporte público, conjugan en armonía para dar al visitante una experiencia especial.



CARIÑO Y ENCANTO

Ni bien uno aterriza en el aeropuerto internacional Reina Beatrix, nombrado tras la reina de Holanda (Aruba fue una colonia holandesa hasta 1986), uno se encuentra con un enorme y colorido cartel que dice: ‘Welcome to Aruba: ONE HAPPY ISLAND’ (‘Bienvenidos a Aruba: UNA ISLA FELIZ’). Y de veras que lo es. En los cuatro días de estadía no vimos ni un ceño fruncido, ni un mal humor ni mucho menos una discusión. “Los arubianos somos seres humanos muy felices”, asiente Amayra y suelta una risotada.


Con una oferta hotelera interesante, 11 hoteles boutique ubicados en el Downtown e Eagle Beach, y 14 hoteles grandes, en Palm Beach y Malmok, las opciones son múltiples y las actividades ofrecidas interminables.


No hay que ser un experto en buceo para encontrarse con las más variadas especies marinas.



AMANTES DE LA AVENTURA

Siendo Aruba el lugar donde hace 15 años se creó el beach tenis (tenis de playa), los deportes al aire libre son su principal atracción. Sean actividades como el windsurf, parasailing,  paddleboarding,  scubadiving o, incluso, las incursiones a sus corales haciendo snorkeling, las aguas turquesas y su impresionante fauna marina son un paraíso en el que se quiere estar. En sus numerosas playas, los manglares, la arena blanca, las palmeras y también sus iguanas y flamencos, que deambulan entre los humanos sin mayor reparo, son una experiencia más que original.


Para los más aventureros, recorrer sus desiertos a bordo de mini jeeps, areneros y UTVs es una experiencia adrenalínica y que vale la pena. Ruinas de lo que alguna vez fue la mina de oro Bushiribana (1872), condominios exclusivos con campos de golf (Tierra del Fuego) y agrestes paisajes naturales son todos, parte de un mismo recorrido cuyo contraste impresiona.


Se está convirtiendo en un destino predilecto para pedidas de mano y bodas.


BODAS Y ROMANCE

Y para aquellos que buscan algo distinto y original para su boda, todo indica que Aruba es una excelente opción. Existen empresas en la isla que se dedican exclusivamente a eso. Organizan pedidas de mano sorpresa, bodas en la playa, viajes de luna de miel, sesiones de fotos, vídeos y cuanto hay para que la fecha sea inolvidable. Los hoteles también cuentan con diferentes propuestas y paquetes para bodas.


Como dato final, pero no menos importante: En Aruba ¡no hay huracanes! (Drusila Zileri)


DATOS ARUBIANOS 

Idioma: Papiamento. Todos entienden inglés.

Moneda: El Florián pero se puede pagar en dólares.

Temporada alta: Del 15 de diciembre al 15 de abril.

Areneros y mini jeeps: De Palm Tours.

Bodas y pedidas: The Wedding Proposal

Más info: www.aruba.com

Comentarios