Una Niñez Diferente

Regresar
Setiembre, 06 del 2018

 

¡Sorprendente! Entre el 5% y el 10% de la población en etapa escolar sufre de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad). Hay que estar alertas con nuestros hijos.


Estar informados sobre los síntomas es el primer paso. Así podremos actuar de inmediato si se presenta un caso en nuestro entorno. Esta condición neuropsiquiátrica se caracteriza por tres macro-categorías: desatención, hiperactividad e impulsividad. En general está asociada a la infancia, pero puede persistir en la adultez si no es diagnosticada y tratada.


CARACTERÍSTICAS 

Con el avance de la ciencia se ha podido descubrir que el TDAH es un problema en el desarrollo del autocontrol. “La condición se encuentra fijada en la zona pre frontal y tiene que ver con las funciones ejecutivas del ser humano. Estas son básicamente: organización, planificación, manejo del tiempo, manejo de las emociones y la mantención de la motivación desde el inicio al fin de una tarea”, explica Beatriz Duda, coach especialista en TDAH y una de las fundadoras  de APDA (Asociación Peruana de Déficit de Atención).


Los niños que manifiestan esta condición en la infancia son un poco más complicados de manejar. Se mantendrán siempre en movimiento, propensos a desobedecer si se les indica quedarse quietos. “Tienen más energía. Eso es bueno pero hay que saber dirigirlos. En la mayoría de colegios en nuestra región, los chicos sufren. Lamentablemente la educación es aún muy tradicionalista y se exige a los niños estar callados y quietos.  Para quienes tienen TDAH es una tortura estar 40 minutos sin moverse”, comenta Beatriz, quien formó la organización motivada por ser madre de un chico con TDAH.


Foto: ISTOCKPHOTO-GETTY


La impulsividad es otra de las características de esta condición, que, de no ser tratada, permanecerá en la etapa adulta, generando problemas en las relaciones interpersonales. Al respecto la coach Duda, quien es también docente, nos dice: “Los niños con TDAH hacen o dicen cosas sin pensar en las consecuencias. Ante una frustración, reaccionan por impulso. Incurren en situaciones de riesgo porque no miden la consecuencias lamentables que podrían ocurrir”.


Si se trata de un caso muy severo, los indicios se verán desde el nacimiento del bebé. “Si no lo es, probablemente se descubran los problemas cuando el niño entra al colegio. Generalmente cuando empieza con la lectoescritura”, explica Beatriz.


Beatriz Duda, coach especialista en TDAH y una de las fundadores de APDA (Asociación Peruana de Déicit de Atención)


TRATAMIENTO

Las investigaciones afirman que el mejor tratamiento es el multidisciplinario. Porque, como explica Beatriz, “El TDAH  tiene una base química-biológica (desnivel de los neurotransmisores dopamina y norepinefrina) y para nivelarlo debe ingresar un químico (medicamento) al cuerpo. En paralelo, es necesario un trabajo de psicología conductual en los niños y coaching si es para trabajar las funciones ejecutivas que están adormecidas en la persona.


Otro aspecto de suma importancia es la mejora en el entorno del niño. La comunicación positiva y asertiva resulta mucho más útil, igual en el colegio.


Pedro Vilcachagua, junto al equipo de la Fundación 'El TDAH' en uno de los días de la semana del TDAH.


APOYO FAMILIAR

Beatriz nos recalca que el soporte familiar es imprescindible para un niño con TDAH. Al existir aun poca conciencia de esta condición en el país, es importante que los padres se informen para manejar el tema de una manera útil. “Una persona diagnosticada y tratada puede hacer una vida normal. Hay fundadores de universidades en Lima o congresistas con TDAH”, explica.


Debido a esta inquietud, nace la Fundación ‘El TDAH existe’, liderada por Pedro Vilcachagua, que busca concientizar y sensibilizar a la población. Pedro es padre de una niña de nueve años con TDAH. Cuando cumplió los cinco, Pedro y su esposa notaron que era más inquieta que el resto de los niños de su edad, pero no fue hasta que notaron que tenía serios problemas para aprender a leer, que buscaron un diagnóstico. La preocupación invadió el hogar en determinado momento, pues la pequeña venía siendo criticada por profesores y compañeros. Esto le provocaba depresión. Tras recibir tratamiento, la vida cambió para todos en casa. Ella ahora realiza una vida libre de las características que la aquejaban. Incluso fue premiada por su buen desempeño en matemáticas.


Una persona con tratamiento puede realizar cualquier actividad, y en muchos casos, hasta destacar en diversos campos.  “Hay características del TDAH que son beneficiosas en la vida adulta. Por ejemplo la hiperactividad. Los trabajos hoy en día buscan mayor productividad, y quien tiene más energía producirá más. Además son personas que buscan llegar a resultados por diferentes vías, porque la clásica los aburre. Eso va a desarrollar más su creatividad”.


Marcha de concientización del TDAH en Jirón de la Unión. 

Comentarios