La ‘FIEBRE’ del mundial

Regresar
junio, 13 del 2018

 

Se respira fútbol en nuestro país pero las adicciones también están a la orden del día.


Con la clasificación de Perú al mundial después de 36 años la ‘fiebre’ se ha extendido a todo el país y por supuesto ha contagiado a los peruanos que viven en el exterior. Donde vamos encontramos en venta gorros, vinchas, las infaltables camisetas de la selección y miles de otros objetos relacionados. No hay persona que no tenga algo que comentar sobre lo que pasa fuera o dentro de la cancha con nuestra selección. Pero, junto con ese amor recuperado por el himno nacional,  los colores de la bandera, la música criolla y nuestro escudo, han aparecido nuevas tendencias que no son del todo positivas y que, en algunos casos, generan ciertas preocupaciones. Aquí la forma de lidiar con ellas.


Corren las apuestas

Una plaga de casas de apuestas viene invadiendo las calles. No se necesita caminar más de tres cuadras para avistar un refugio de entusiastas pidiendo a todos los santos que su jugada resulte. En ese ínterin todo puede pasar: regocijarse si nuestro equipo se llevó el triunfo con un gol al minuto 90 o tal vez hacer hígado si uno de los jugadores del equipo por el que apostamos falla un penal. Por supuesto esto nos hará ganar o PERDER mucho dinero.


La psicoterapeuta, coach y especialista en neurolingüística Laura Berrios nos explica: “El continuo uso de apuestas futbolísticas es considerado como ludopatía”. Si bien no es de las adicciones al juego que más problemas generan en nuestro país, no hay que menospreciarlas, pues por su fácil acceso están al alcance hasta de los adolescentes.


Algunas personas en casa no comparten la pasión por este deporte y eso puede generar conflictos en el núcleo familiar.


¿Cuál es la cura?: En primer lugar se genera una exposición del paciente con su conducta (individual o en grupo) y, mediante terapias y ayuda del entorno, se puede contrarrestar la conducta adictiva que se está generando y que hace que se desespere por ir a apostar por su equipo favorito.


Existen cada vez más aplicaciones de apuestas online. Con una membrecía es posible inscribirse con un monto pequeño y recargar cuando sea necesario.


Fútbol 24/7

El fútbol une pasiones, y es una buena excusa para acercar a toda la familia en un mismo espacio y con gran algarabía festejar los triunfos. Sin embargo, si alguna de las partes no disfruta (o no entiende) tremendo éxtasis, es normal que se pueda sentir excluida. Al igual existen aquellos que muy emocionados por el mundial, ya anunciaron que no se perderán ningún partido. Por ello, “muchos sociólogos hablan del ‘homo futbolisticus’, debido a que tal actitud repercute en todo lo que involucra movimientos económicos e influye en los estados emocionales. La euforia, cuando hay un triunfo, se traduce en un mejor ánimo que afecta positivamente al rendimiento y la conducta con el entorno. Pero cuando el equipo pierde, el fanático se deprime extremadamente lo que genera un pésimo ambiente a nivel familiar”, explica Berrios. No habrá ningún buen resultado si las ganas de consumir fútbol separan a la familia. Es menester ser comprensivo y por muy fanático que uno sea, debe  entender que no todos pueden disfrutarlo de la misma manera que nosotros.

Se estima que aproximadamente viajarán 25 mil peruanos a Rusia por el mundial.


Nada en exceso está bien, y en este día del padre mundialista, debemos aprovechar más que nunca para compartir con nuestras familias y rescatar la unión y complicidad que transmite el fútbol.


Comentarios