PERUANAS DE ROMPE Y RAJA

Regresar
Julio, 26 del 2017

 

De cuna aristocrática, Chabuca rompió los moldes sociales y artísticos de su época. Comenzó de muy joven a cantar en las peñas criollas. Cambió las estructuras de la poesía convencional.

Independientes, apasionadas e intelectualmente inquietas. Así fue este grupo de peruanas. Mujeres magníficas nacidas durante los primeros años del siglo XX. Hoy son una leyenda.



Todas ellas tienen en común un destino que las hizo grandes. Se atrevieron a pensar, a crear, a transgredir los límites que la sociedad les imponía. Pertenecieron a esa generación que entraba al siglo XX donde la ciencia derrumbaba teorías y las rígidas estructuras de la sociedad comenzaban a resquebrajarse, pero la burguesía peruana permanecía anclada a un concepto retrógrado de feminidad y familia. La educación superior estaba casi vetada para ellas. Magda Portal fue pionera de uno de los conceptos de modernidad en el sentido de imponerse ante las jerarquías sexistas. De adolescente tuvo el coraje de negarse a recibir el premio que ganó en los Juegos Florales que le entregaría el presidente Augusto B. Leguía, ya convertido en dictador. Más tarde, ya militante aprista, no dudó en enfrentarse a su líder Haya de la Torre por sus posturas machistas frente a las mujeres de su partido. Vivió una vida intensa como luchadora social y feminista.


Hija de aristócrata polaco y peruana. Fue educada en Europa 


Habría que preguntarse: ¿cómo llega una mujer a hacerse una pionera en esos tiempos? ¿Cómo rompen con su confortable normalidad y adoptan posiciones tan avanzadas? Dotada de una aguda inteligencia, María Rostworowski se rebeló a ser únicamente ama de casa y criar hijos. Sus planes eran más ambiciosos. Pocos historiadores conocían en profundidad el mundo prehispánico y ella se esmeró en conocerlo más. El miedo nunca la paralizó “antes la mujer era tímida porque estaba atada al hombre, pero era importante estudiar. Solo el estudio nos libera”, declaró. 


Blanca Varela fue pionera de la poesía moderna femenina y ardiente luchadora social. Además fue una de las pocas mujeres de su época que estudió letras en la Universidad San Marcos. 


Al igual que Rostworowski, Blanca Varela se negó a vivir el  modelo de mujer sumisa e ingresó a estudiar letras a la Universidad de San Marcos. Una compañera la recuerda como una joven intensa, de respuestas rápidas, que cantaba valses acompañada por la guitarra de Arguedas. Con el tiempo llegó a ser una de las voces poéticas más influyentes de América Latina y una autora de culto entre los jóvenes poetas.


Sérvulo Gutiérrez la inmortalizó en sus obras. Doris Gibson definió un nuevo estilo de hacer periodismo en el Perú. 


Doris Gibson era electricidad vital. Potencia interior. Fue libre, activa, irreverente. Con una cámara fotográfica, ella y su amigo Paco Igartua iniciaron una aventura que se convirtió en la revista Caretas, la primera revista nacional, marcando la pauta de un nuevo periodismo, moderno y creativo. Bella como una actriz francesa, Doris se rió de la pacatería limeña; tuvo amantes y fue amiga de artistas e intelectuales con quienes vivió relaciones intensas y compartió tertulias memorables, que hicieron de ella, uno de los personajes femeninos más entrañables y atractivos del siglo XX.


Chabuca Granda dedicó sus últimas canciones a Violeta Parra y Javier Heraud. 


Chabuca Granda nació artista. Comenzó a cantar a los 12 años y en su adolescencia ya componía valses. Fue una heroína para los románticos y una rebelde para los conservadores que juzgaban mal que una “niña bien” cantara en peñas criollas. Ella vivió la vida a su manera y luchó por una sociedad justa desde la propia belleza de la música. Ella nos dijo con sus canciones que ser femenina es también tener inquietudes culturales, ser independiente y fiel a uno misma por encima de toda circunstancia.  Perteneció a ese grupo de mujeres únicas que vivieron la vida con gran intensidad.


No todo el mundo es capaz de manifestar semejante arrojo. Y eso fue la que las hizo grandes.  

Comentarios