Mamás Leonas

Regresar
Abril, 27 del 2017

 

Estas cuatro mujeres líderes, cada una en su rubro, nos muestras hoy un lado que no conocíamos: su faceta como mamá.


1. Antonia, Joaquín y Milagros Leiva


Basta mirarla a los ojos para ver lo perdidamente enamorada que está. Enamorada del momento en el que vive, de la mujer que es hoy y de los dos angelitos que le cambiaron la vida: Antonia y Joaquín, a quienes ha decidido no mostrar en público a raíz de la injusticia que se cometió con ella cuando estaba embarazada.


Presa de los nervios, la periodista vio nacer a sus dos bebés una tarde de abril, pero Milagros se sentía madre desde el día que se enteró que los tenía en su vientre. Al llegar a casa descubrió lo que es bueno: amanecidas, llantos, chanchitos, pañales, más llantos. Todo en partida doble. Pero al haberlos esperado tanto, ella lo disfrutaba.


Eligió nombres bíblicos, porque así lo prometió a su fe. Además,  Antonia viene de una novela que leyó y Joaquín es el nombre del hombre que amó por muchos años y que no está más con ella. Milagros no siente que falte una figura paterna para sus nenes. “Estoy convencida que voy a conocer a un hombre que se enamore de mí y de mis hijos, eso no me angustia”, nos cuenta.


En lo económico es donde más le ha tocado luchar. Hoy se levanta de nuevo, motivada por la sonrisa de sus mellizos, la lapidación mediática que sufrió hizo que la leona sacara las garras por ellos. “Le pedí a dios que no importaba perderlo todo, pero que no se los llevara. Por eso no quiero exponerlos, ni que les tomen fotos. Fueron muy crueles conmigo”, comenta.


Milagros está aprendiendo el significado del desapego: “Quiero que mis hijos crezcan sabiendo que su madre los ama y que no me deben nada. Espero que algún día, cuando lean esta entrevista, sepan cómo me sentí al tenerlos”.


2. Aitana, Miranda y Sumy Kujón


A los 28 años, Sumy recibió en sus brazos a Aitana, su primera hija, quien le hizo la maternidad muy fácil. Su pequeña se mostró muy tranquila y responsable. Pasan los años, y la diseñadora decide que es momento de traer una nueva integrante a la familia. Después de nueve años,  llega Miranda, una niña divertida y muy creativa.  Mientras que Aitana pasa sus días entre el bachillerato y el atletismo, Miranda lo hace entre el Tae Kwon Do y el skate. “Cada una tiene gustos diferentes. Por ello disfrutamos mucho de las actividades al aire libre, como jugar en la playa”, cuenta la diseñadora. En casa, todos son ictio-veganos, por lo que la mayor de sus hijas se inclina profesionalmente hacia la nutrición para deportistas. Debido al éxito de Sumy, viajar es algo recurrente: “Como cualquier mamá que trabaja, tengo momentos de culpa y quisiera pasar más tiempo con ellas. Pero cuando ven el trabajo de su mamá en alguna revista, se enorgullecen muchísimo”, culmina Sumy. Frente a esa situación, recibe el apoyo incondicional de su esposo, Juano Castillo, quien se desempeña como artista visual e incluso es el gestor de muchas de sus campañas.


3. Alejandra, Paul, Juan Diego y Cayetana


Abogada, periodista y actual ministra de Desarrollo e Inclusión Social del Perú. Todo eso sin renunciar a ser la buena madre de tres retoños, Alejandra de 25 años, Paul de 17 y Juan Diego de 15.


Cada persona que viene a almorzar a casa de Cayetana se divierte con los debates a la hora del almuerzo: cada uno de los tres hijos simpatiza con un partido político diferente y suelen aprovechar los momentos de almuerzo o cena para intercambiar ideas. Por un lado, Cayetana es una mamá bastante estricta y como los chicos mismos mencionan hasta un ‘poquito’ controladora. “Si llegas 20 minutos tarde de la hora que te dice, te castiga”, nos cuenta Juan Diego. “Me gusta saber con quién van a estar porque lamentablemente no puedo permanecer en casa cuanto quisiera, pero siempre estoy al tanto”, concluye Cayetana. Sin embargo, al verlos interactuar notamos también a una madre cariñosa y preocupada. Los tres chicos concuerdan en que su madre les da la confianza para acudir a ella cuando lo necesiten. Aún no ha tenido la oportunidad de ser llamada ‘suegra’, pero nos cuenta que está ansiosa por que los dos menores le presenten alguna novia. 


Cada domingo, es costumbre para la familia ir caminando a tomar desayuno y relajarse por las noches viendo una película en el cine. Es en esos momentos donde la ministra se vuelve una madre amorosa más.


4. Julián, Catalina, Octavio y Cristina Planas


Su día empieza con Julián (14), quien se levanta a las 5:00 a.m. para entrenar natación en el Club Villa a las 6 de la mañana. Catalina (12), por mérito propio, forma parte de la agrupación ‘Voces del Sol’, una agrupación infantil de coristas. Octavio (7) se enfoca en sus tareas escolares, acompañado de su madre, y en sus partidos de fútbol. “Mi día gira en torno a las necesidades de los chicos. A partir de ello, me hago tiempo para trabajar en el taller”, confiesa la artista plástica. Incluso, sus pequeños son la inspiración  para sus puestas en escena: Lima (2008), una entrega simbólica de sus dos primeros hijos a la ciudad donde viven, y Santísima Trinidad, en la que cada uno representa al Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Los fines de semana disfrutan de sus paseos al aire libre por Barranco. Los menores en scooter o skate, mientras que Cristina y su esposo  prefieren hacerlo a pie. “Lo que más nos gustaría es poder viajar y conocer el mundo, aunque sea un deseo utópico”, concluye la artista.

Comentarios