Ismael y Virna: Amores como el suyo quedan pocos

Regresar
febrero, 18 del 2019

 

Los actores y empresarios Ismael La Rosa y Virna Flores, han cumplido 21 años juntos. Llegan al 2019 convertidos en una de las parejas más estables de la televisión. Se nota que tienen una conexión única. Rompen todos los paradigmas de una relación y proponen una vida más espiritual y cósmica.


Se cree que hoy en día los matrimonios no son duraderos pero Virna e Ismael demuestran lo contrario. Ellos renuevan sus votos cada mañana con un beso a pesar de no creer en el amor eterno. Ahora acaban de abrir su primer parque cultural luego del éxito de las dos temporadas de kontenedores.  


-Virna en una foto de tu instagram colocas como descripción que el 5 de noviembre de 1997 tu vida cambió. ¿Por qué?

–V: Porque ese día fue el casting para ‘La rica Vicky’, me escogieron y firmé el contrato. Además conocí a Ismael.

–I: También ese mismo día, en el año 2014, fue el estreno de la primera temporada de kontenedores. Yo creo que las casualidades no existen.


–¿Qué tan difícil fue la convivencia?

–I: Fue fácil. Ninguno es complicado ni maniático, salvo Virna con la limpieza. Recuerdo que en Miami teníamos una aspiradora muy ruidosa y ella para relejarse aspiraba a las dos de la mañana. 


–¿Se comparten las tareas de la casa?

–V: Sí, él cocina y yo me encargo de ordenar y limpiar. Me encanta comer pero no cocinar.

–I: A mi encanta cocinar, atender a las personas y poner un buen ambiente. Ahora tengo ayuda con los chicos por el trabajo. 


Demostrando su amor a los cuatro vientos.


–¿Quién se demora más en el espejo?

–I: Depende. Por lo general es Virna porque tiene que ir a la peluquería, es más trabajoso. Pero no hay un patrón. Cuando ya es chamba más se demora Virna, yo me arreglo más rápido que ella.


–¿Quién es más detallista?

–V: Ismael es más detallista y más observador también. Yo soy bien despistada, más detallista de palabras. Recuerdo las conversaciones. Por eso también se me hace fácil aprenderme los guiones. Tengo mucha memoria. Nos complementamos.


–¿Y el más renegón?

–V: Ninguno, los dos tenemos nuestros momentos. Reconozco que soy impaciente. Cuando me molesto exploto. Ismael es más calmado para analizar la situación porque tiene más paciencia.

–I: Cuando yo me molesto prefiero dar un paso atrás y aislarme. Espero a que las cosas se enfríen.


–¿Cómo decidieron casarse?

–I: Lo decidimos arrinconados con metralleta por parte de toda la familia de Virna (risas). Al regresar al país después de estar juntos tres meses de viaje, nos decían todas las mañanas ‘ya cásense, mira que se acerca Navidad y viene toda la familia’. 

–V: Al final aceptamos.  Y planeamos la boda en 20 días.


–¿Cómo fue la boda?

–I: Fue una ceremonia más espiritual que religiosa pero hubo bendición.  Fue en la casa de la hermana de Virna. A pesar que lo diseñamos en  20 días, fue un evento muy significativo. Hicimos una coreografía de cómo la gente tenía que entrar, pusimos tres cámaras para proyectar en la ceremonia nuestras reacciones. En vez del tradicional vals, bailamos la canción de Marc Anthony Tu amor me hace bien, versión vals criollo pero combinado con salsa y terminamos en juerga. 


Ismael y Virna se conocieron grabando ‘La rica Vicky’ 1997.


–¿Creen en el amor eterno?

–I: El amor eterno no existe. Nosotros vivimos en un plano donde lo único permanente es el cambio. Somos seres ‘impermanentes’, no somos seres eternos, nuestro espíritu tal vez, pero en esta dimensión nada es para siempre. Nosotros vivimos el día a día, no pensamos en la eternidad.


–Pero van a seguir juntos…

–I: Sí, queremos seguir juntos pero por el momento. Renovamos nuestros votos de querer estar juntos cada mañana cuando nos vemos, es como un ‘buen día mi amor’ nuevamente. Aunque a veces ella no me quiera saludar o yo no la quiera saludar nos damos el tiempo para poder reafirmar nuestras metas y nuestros proyectos, independientemente de las peleas circunstanciales porque no siempre estamos de acuerdo.


–¿Cómo ven la vida?

–I: Todo es un aprendizaje. Al final del día uno no se debe preguntar ¿por qué? Sino ¿para qué? Cuando tú te conectas a las leyes universales, la vida es más simple. Hay una ley de la atracción lo que tú piensas, dices y haces se materializa. Las cosas fundamentales de la vida es estar agradecido por lo que uno es, hace y lo que tiene ahora, no añorar lo que no tiene ni estar pendiente en lo que todavía no llega, sino vivir en el presente y disfrutarlo al máximo.


–¿Pertenecen a una religión?

–I: A todas y a ninguna. Nosotros hemos practicado el catolicismo, cristianismo, judaísmo, budismo, cábala, reiki, etc. Hemos investigado sobre filosofías, metafísicas, filosofías nativo americana, todo. 

–V: Todas las religiones tienen mucho en común. Todas parten de una verdad que la atribuyen propia a esa religión pero en realidad cuando te pones a investigar tienen mucho en común. 


–Sus hijos, Varek e Ishana, ¿con qué religión van a crecer?

–I. Con ninguna religión de por medio, solo espiritual. Les infundimos muchos valores. Ellos meditan desde chiquitos, rezan todas las noches. Saben lo que es agradecer y las cuatro palabras mágicas: por favor, gracias, te amo, lo siento. Les inculcamos el respeto a todo el mundo y honrar a los seres que están a su alrededor. Va más a una espiritualidad que a una religión.


–¿Cómo surgen los nombres de sus hijos?

–I:Nosotros compartimos la letra I en nuestros nombres. Entonces, decidimos que el primer hijo tenía que empezar con V, el segundo con I y el tercero con S. Las condiciones para poner el nombre a nuestros hijos eran que no sea uno común y que tenga un significado poderoso.

–V: Varek en ingles proviene de la fortaleza, en árabe significa bendición y en hebreo es bendecir y provee alegría. E Ishana significa poder invisible que gobierna el universo.


Posando juntos con sus hijos Varek (8) e Ishana (6) y su amada mascota Potter. 


–¿Cómo es su conexión con ellos?

–I: Nosotros tuvimos muchas conexiones y visiones con nuestros hijos. Durante el embarazo de Varek veíamos corazones por todas partes: en la leche o el café se formaba un corazón, un pedazo de un plato roto tenía la forma de corazón. Y el nace con una manchita roja en forma de corazón en medio de las cejas. Y él es todo corazón.

–V: Y con Ishana veíamos solo mariposas. En la calle, en la carretera, en todos lados se nos cruzaban las mariposas. En la sala de parto donde nació Ishana había mariposas pegadas en el techo. Hasta la enfermera que la cuidaba tenía un dije de mariposa.


–¿Cómo definen su relación?

­­­–I: Yo creo que somos compañeros de vida. El universo nos ha puesto juntos y estábamos destinados. Virna no quería tener hijos por más de once años y yo le ayudé a tomar la decisión diciéndole: ‘yo voy a tener hijos, contigo o sin ti’. Todos nos dicen que somos la pareja perfecta, pero no es así. La perfección no existe. Hemos tenido crisis graves y hemos salido de ellas.

–V: Tenemos las mismas metas, queremos lo mismo y sabemos respetarnos. Aprendemos el uno del otro. Yo respeto y valoro mucho las habilidades que Ismael tiene, me apoyo en ellas y viceversa. También somos lo suficientemente flexibles para saber que ambos estamos en un proceso de aprendizaje. Ambos queremos crecer y evolucionar juntos.


–Ustedes cambian por el bien del otro…

–I: La única forma de evolucionar es crecer y cambiar. Si tú no cambias, nunca vas a evolucionar. Eso nos ha mantenido juntos. Tener las metas claras, aprender y cambiar.

–V: También hay una cuestión de valores. Ismael y yo compartimos los mismos valores, le damos mucho valor a la familia y el respeto a la relación.


-¿Tuvieron hijos por el comentario de Ismael?

–V: Yo estaba evitando pensar en eso. Cuando Ismael me dijo que quería ser papá, me comencé a analizar yo como persona y mujer. Evalué mis prioridades a corto y largo plazo. Yo valoro a la familia. Vengo de una familia italiana, para ellos la familia lo es todo.  Entonces me puse a pensar, que si para mí es tan importante la familia, cómo no voy a tener hijos. Entonces dije el momento tiene que ser ahorita, no me voy a demorar 10 años.

–I: La verdad fue porque le puse un ultimátum. (Risas)


–Después del nacimiento de su primer hijo, ¿cómo decidieron tener al segundo?

–V: Nunca estuvo en discusión que Varek tuviera una hermana. Después de Ishana si queríamos tener más hijos pero después lo pensamos bien y ya no quisimos.

–I: Además ya tenemos la parejita. Ellos se adoran, se aman.


–¿Piensan tener más hijos?

–I: Pensamos que si venía una niña nuevamente e Ishana se convierte en la del medio creo que le va a afectar en la personalidad y en vez de sacar lo mejor de ella, probablemente se vuelva más rebelde, más inquieta. Si fuera hombre probablemente lo trate como su hermanito pero quién sabe. Todavía seguimos en duda. Nos gusta la familia pero por ahora estamos bien, podemos disfrutar a los chicos y salir de viaje. 


Ismael juega divertido con su hija Ishana.


–¿Ellos también participan en kontenedores?

–I: Sí, Varek nos propuso hacer un challenge y él mismo fue e invitó a la gente para que entren al concurso y participen. Ellos disfrutan ayudarnos y nos aportan.

–V: A veces nos dan ideas de que podemos incluir y probablemente sea lo que todos los niños quieren también. Son bien desenvueltos.


–¿Cuál es la función de cada uno en Kontenedores?

–I: Virna se encarga de la parte administrativa y contable. Yo me encargo de ganar el dinero y ella de gastarlo (risas). Yo me encargo de la parte creativa y la parte comercial.

–V: El proyecto tiene nuestro sello. Ismael y yo estamos metidos de cabeza. Trabajamos 22 horas diarias. Con el fin de crear una comunidad de emprendedores del arte y transformadores del espíritu.


–Trabajan mucho… 

–I: Sí, pero contentos porque al final del día independientemente de las dificultades el trabajo me encanta. Pero lo que me molesta y me cuesta lidiar es con personas que no  están alineadas con los principios que nosotros tenemos.

–V: Sí, hay harta chamba. Pero sucede mucho en el trabajo que las personas no honran la palabra, no respetan y no saben disculparse con los demás.


-¿Tienen pensado traer kontenedores a Lima?

–I: Sí, tenemos planeado traerlo a Lima este año, antes de marzo tenemos que cerrar contrato. Probablemente estemos estrenando la última semana de mayo. Después queremos irnos a provincias. 

Comentarios