Generación sin compromiso

Regresar
junio, 28 del 2017

 

Una generación donde el compromisoy el matrimonio se aplazan, para dejar espacio a otras obligaciones.

La forma de relacionarse en pareja nunca fue tan peculiar, ¿Acaso tienen los millenials problemas con las relaciones serias? Veamos.


“Tú y yo somos iguales, Darien. Somos lo suficientemente listos para no caer en esa trampa tan antigua: el amor, un invento para evitar que las personas se tiren por la ventana”. Palabras duras de un joven Michael Douglas interpretando al malo de la película Gordon Gekko, en la película ‘Wall Street’ (1987).


Estamos en pleno 2017 y algunos podrían decir que ese pensamiento ya no es tan descabellado entre los jóvenes como solía serlo en aquellas épocas, específicamente en la generación de los millenials. Estamos hablando de los hombres y mujeres nacidos entre 1980 y el año 2000, también conocidos como la Generación ‘Y’. Aquellos que crecieron con el nacimiento del Internet, que vieron cómo las distancias se acortaban y que hoy por hoy tienen fama de huir del compromiso. ¿Será eso verdad?


 

La tecnología acorta las distancias pero a veces nos aleja de las personas que están en la misma habitación.


Lo cierto es que existe una gran paradoja cuando se habla de relaciones en esta generación. Parece que sí quisieran todo lo bueno de la pareja: las caricias, la compañía y los mimos pero que huyen pavorosamente del compromiso, un detalle esencial para los amantes del ayer. Lo que es más, la falta de compromiso de los ‘Y’ no solo se ve reflejada en el amor. Son personas que no se quedan en un solo lugar por mucho tiempo, ni en la ciudad, ni en el trabajo, ni en el amor. Las hipótesis son varias. Como nos explica la coach ontológica Patricia Grados, en contraposición a las generaciones anteriores como son la Generación ‘X’ y los ‘Baby Boomers’, (coach que por cierto también es millenial, y nos da una visión desde ambos hemisferios de la situación) “los millenials priorizan el presente, el vivir, el disfrutar, el invertir en experiencias, el viajar. Y la parte familiar la postergan para después”.

La tecnología

El millenial bucea en el océano de las redes sociales intentando encontrar la persona “correcta” para él o ella. Sin embargo, cuando parece haberla encontrado, ésta le durará menos que lo que le tarde terminar una temporada de la serie de turno en Netflix debido a una sencilla razón: no se contentan con algo “porque lo que viene podría ser mejor”. Tras unos cuantos mensajes en aplicaciones para citas como Tinder o las más clásicas como Whatsapp o Facebook, creen que él o ella “es”. Llega la cita y parece ser el prospecto de todo lo que están buscando, según nos explica la coach Grados. Sienten que podría ser alguien que los motive a ser mejores personas y que comparta sus mismos valores y metas. Pero, en la mayoría de los casos (llegue a haber sexo esa noche o no) esas dos personas no vuelven a salir juntas nunca más. Una de ellas (o ambos), por algún motivo, decide desaparecer, y convertir al otro sujeto en un fantasma, en un “si te he visto no me acuerdo”. Así que el o la joven se encuentra de nuevo en el punto de partida. Y como sabemos, la interacción en las redes sociales genera una hormona altamente adictiva llamada dopamina (la misma que siente por ejemplo un adicto al tragamonedas, es por eso que cuando recibes un mensaje, un comentario o un like te sientes tan bien). Así que el millenial se ve repitiendo el ciclo una y otra vez con la esperanza de que “esta vez no pasará lo mismo”.


Los millenial son hombres y mujeres nacidos entre 1980 y el año 2000.


¿Sientan cabeza tarde o temprano?

Según Patricia Grados, sí. “La mayoría espera en un futuro tener una relación estable pero sin caer en la monotonía. Donde no exista una obligación para estar juntos”. Sin embargo, hasta llegar a ese día parece que esta generación seguirá buscando alguien que “tape sus agujeros” (del corazón y de otros lados) y no un ser humano a quien devolver amor. Todo eso porque se les mimó tanto que creen merecerlo todo.


Así que millenials, a sentar cabeza.


Leyendas:

1.  La tecnología acorta las distancias pero a veces nos aleja de las personas que están en la misma habitación.

2.  Una generación donde el compromisoy el matrimonio se aplazan, para dejar espacio a otras obligaciones.

3.  Los millenial son hombres y mujeres nacidos entre 1980 y el año 2000.

4.  Puede resultar frustrante para los jóvenes el hecho de querer tener una relación y sentir que la otra persona no quiere nada ‘serio’.

5.  Las redes sociales facilitan las citas y el hecho de conocer gente nueva.

Ampliados:

2. Los millenials priorizan el presente, el vivir, el disfrutar, el invertir en experiencias, el viajar. Y la parte familiar la postergan para después.

Comentarios