En Casa: ‘Chema’, el triunfador

Regresar
Noviembre, 28 del 2018

 

A los 72 años, a José María Salcedo le ha tocado enfrentar una de las batallas más duras. Hoy está en proceso de recuperación y entusiasmado con la presentación de su monólogo ‘Tu amor es mi enfermedad’.


Chema descubrió su pasión por el periodismo cuando estudiaba derecho en la Universidad Católica. Un día le pidieron que haga un artículo para un periódico y cuando lo vio publicado con su nombre en letras de imprenta sintió una gran satisfacción. Días después lo llamaron para decirle que recoja su cheque. “Fue ahí cuando descubrí una cosa interesante: mi ego y el dinero asociados”. nos comenta el también locutor de radio. Sin embargo, nunca estudió la carrera pero sí logró colegiarse por experiencia.


–Y ahora ¿qué te gusta del periodismo?

–Es una actividad  en la que puedes satisfacer y desarrollar tu curiosidad. Lo mejor es que tienes el derecho de hacerle preguntas a quién quieras e incluso sobre cosas indiscretas, sin ser maltratado por ello.


–¿Qué es lo mejor que te ha dado el periodismo?

–Viajes, energía, la posibilidad de hacer una serie de cosas que la mayor parte de la gente no está lista para hacer, y ha sido mi principal fuente de ingreso. Pero también te da angustias, inquietudes, hay metidas de patas, etc.


En 1995 ingresó a RPP gracias al periodista Guido Lombardi. Pero nunca imagino que su estadía sería tan larga ni que la acogida del público tendría tal magnitud.


‘Chema’ trabaja en RPP desde 1995. (Foto: Dennis Erazo, fotógrafo de la Liga Contra el Cáncer.)


–La radio crea la sensación de que hay una comunicación muy directa con el público. Y lo he sentido mucho más a raíz de mi enfermedad. Mucha gente me paraba para preguntarme sobre mi estado de salud y me conmovían porque me decían que estaban haciendo cadenas de oración por mí. La radio te da un tipo de comunicación que quizá otro medio no te da tanto. La escritura es siempre una forma de distanciarte y la televisión es una puesta en escena.


–¿Te gustaría probar con otro estilo de programa distinto al que tienes?

–En la radio me gustaría tener un programa musical. Explicarle al público cómo se compusieron las canciones y el contexto social en el que se realizaron. Y me gustaría estar en un panel de fútbol.


Días difíciles

Hace aproximadamente un año, una mañana Chema sintió una protuberancia en la parte inferior de la encía. Acudió al dentista y otros doctores, para identificar que era pero no tuvo mucha suerte. Ocho meses después sintió una inflación cerca a los ganglios y le recomendaron ir donde un oncólogo de cuello y cabeza. El especialista con tan solo mirarlo le comunicó que tenía cáncer.


“Me gustaría tener un programa musical, explicarle al público cómo se compusieron las canciones y el contexto social en el que se realizaron”.


–¿Sentiste miedo?

–No. Sentí tranquilidad porque por fin sabía que era lo que diablos tenía y que se podía operar. Tuve mucho temor cuando luego de la operación el doctor me llevó a una sala para ver cómo estaban mis cuerdas vocales. Felizmente me dijo que todo estaba correcto con mi voz.


El periodista no tiene familia directa en el país. Es por eso que siente que su principal apoyo fue la gente de la radio y sus amigos fuera de ella. Nos cuenta que el día que se internó en la clínica, mucha gente fue a dejarlo en su habitación. Nunca estuvo solo.


–¿Qué pasó luego de la operación?

–Vino lo más duro. Las radioterapias. Uno de los efectos de la radioterapia es que la boca te queda con heridas y esas heridas producen mucho dolor. Estuve un mes así y probablemente ha sido el mayor sufrimiento que he tenido en mi vida. Tomé aceite de cannabis y spray de lidocaína para los dolores.


Chema mostrando un dibujo que hizo cuando era niño. Nos comenta que siente que ese dibujo lo define como peruano porque fue la primera vez que puso la bandera peruana en un barco.



Espectáculo con beneficio

Chema ha regresado a sus actividades en la radio con normalidad, pero además está preparando un monólogo sobre su experiencia narrado con un tono humorístico y sarcástico. Se presentará el 6, 7 y 8 de diciembre en el Teatro Ccori Wasi de Miraflores. Todo lo recaudado en estos tres días será donado a la ‘Liga Contra el Cáncer’.


–¿Cómo nace la idea de realizar este show?

–Los primeros días después de la traqueotomía  no podía hablar y me comunicaba con una libreta. Me di cuenta que me estaban pasando una serie de cosas curiosas e interesantes y las apunté y creé un libreto. Por ejemplo, en la operación me sacaron un pedazo del musculo y hueso del peroné y me lo pusieron en la mandíbula junto con titanio. Entonces cuando uno de los doctores llegó a cuidados intensivos, saqué mi libreta de inmediato y le pregunté porque me hicieron eso y me respondió que es un hueso que no cumple ninguna función, es un hueso de repuesto. Era algo que no sabía y me contó que lo aprendió en China. Por eso hemos compuesto una canción en chicha que se llama ‘Trasplantes Chijaukay’. (Risas)


El periodista tiene en la entrada de su casa fotografías de sus padres, su primer dibujo, el acta de matrimonio de sus padres y otros recuerdos.


–¿Cómo ves al cáncer ahora?

–Yo anuncié al público que tenía cáncer un día antes de la operación. Luego del programa me fui al supermercado y un señor me dijo: “Te escuché en la radio y tengo algo que decirte. El cáncer no es más que una enfermedad”. Y efectivamente me di cuenta que tenía razón. Es una enfermedad y como muchas otras te puede matar pero también te puedes curar. No es una maldición.


–¿Qué te falta hacer en la vida?

–El próximo año quiero hacer un musical con una gran orquesta. Si hay tiempo tengo dos proyectos de novelas por escribir y quiero viajar. Creo que nada más, tampoco pienso vivir mucho más. (Risas).


El show ‘Tu amor es mi enfermedad’, tendrá como invitados a Gisela Valcárcel, Jean Pierre Magnet, Manolo Rojas, ‘Chapulín, el Dulce’ y Jaime Moreyra de ‘Los Shapis’. Además, se presentarán la cantante Ruby Palomino, quien interpretará algunas canciones en vivo, y Abraham Padilla al piano, creador de la música original. Las entradas están a la venta en la web de Joinnus. (Vanessa Rodríguez)


Comentarios