Desire levanta la voz

Regresar
febrero, 18 del 2019

 

En pleno siglo XXI aún hay mucho cavernícola. Y a la cantante y compositora Desire Mandrile le ha tocado lidiar con ello. A la industria musical le cuesta aceptar que una mujer guapa y con talento pueda generar su propio contenido.


“A mí me han ninguneado en temas de producción, dirección y coordinación musicales, por ser mujer. Tengo una carrera de casi 15 años y para ganarme el respeto me ha costado más que a cualquier hombre”, cuenta fuerte y claro Desire Mandrile de 36 años. Es también conocida como ‘Lady Desi’, la diva creada por ella que se sube al escenario con vestidos de gala y peinados vintage para cautivar al público con sus melodías. El tiempo le queda chico. Pero siempre habrá un momento para una conversación con un café y un pie de pecanas para empezar un día con ella.


Un respiro por la mañana…

El tiempo es engañoso. Y Desire lo tiene claro. La cantante empieza su día entre las 6 y 7 a.m. Se da un duchazo y usa prendas cómodas. Es sencilla. Infaltable es su café con pisco y miel que se prepara cada mañana a manera de ritual, para despertar, según nos dice.  Después se dirige al Jockey Plaza en busca del postre que le ha robado el sueño.


Su fiel amigo, Jackson.


–¿Sueles ir al gimnasio?

– No, no soy muy deportista. Cuando tengo tiempo voy. Chambeo las 24/7.


En el trayecto, Desire nos cuenta, entre risas, que el pie de pecanas ha marcado su vida y la de sus amigos. Hace varios meses que probó por primera vez este postre y desde entonces escapa de su rutina para ir a comerlo. “Me pegué con el pie de pecanas. Cada vez que un amigo me visitaba le hablaba de este pie y no paraba hasta invitárselo”, comenta. A pesar de que su agitada rutina musical la ha llevado a consumir comida chatarra, no duda en buscar comida sana de vez en cuando.


–En tu agenda, ¿hay espacio para el amor?

–Hace unos meses termine con mi ex novio y ahora somos súper amigos. Este es un momento en el que yo necesito estar sola. Me encanta mi independencia. No quiero una relación, no es mi prioridad ahora.


Desire retorna a casa y se alista para recibir a sus alumnos de los talleres de música que ella misma dicta en su estudio. Han sido cinco años en los que ha logrado colocar su academia de música entre las top del país. Y reconoce que gracias al apoyo de su equipo esto no hubiera sido posible.


Fortaleza en cada vibrato.


–¿Qué tan difícil es ser mujer en la industria musical?

–A mí me ha costado, como mujer, ganarme un espacio en el cual me respeten, ser demandada por el público y que mi nombre este presente. He estado muy concentrada en lucharla sola y esa es mi manera de representar el empoderamiento. Incluso cuando componía una canción me han dicho: “Ah, seguro tus amigos músicos te han ayudado” y yo decía NO, eso lo he compuesto yo sola.


Es que no todo es color de rosa. La cantante recuerda que ha tenido momentos difíciles pero también buenos. Incluso, a veces, estar en la cima es complicado. El año pasado, por ejemplo, se sentía dichosa porque tenía varios contratos pero la separación con su ex novio la desestabilizó emocionalmente. “Estaba súper enferma, no podía dictar clases, sufrí del estómago por el estrés, y se vinieron varios eventos encima. No sabía cómo manejar cosas tan grandes que estaban pasando y sentí que no iba a poder” agrega. Mientras caminamos en su jardín, una cola se mueve de derecha a izquierda mientras Desire recoge una pelota. Es Jackson.


–¿Te gustan los animales?

–Me encantan. Por mí tendría más, pero es difícil porque estoy muy ocupada. Ahora tengo a Jackson, le puse así por Michael Jackson, es que es negro y blanco.


No son sus mascotas pero convive con ellas: las abejas. Para muchos peligrosas, para otros dulces. Para Desire, productoras de la miel que consume en casa.


–¿Te atreverías a hacer reggaetón?

–Si me pones reggaetón, lo voy a bailar de todas maneras. A mí me gusta todo tipo de música. La disfruto. Pero no haría reggaetón porque no me saldría bien. He acoplado cumbia en mi onda. Lo que me gusta hacer es dar un vuelco a las canciones.


Siempre habrá tiempo para una escapadita. Desire nos confiesa que no solo le gusta el reggaetón, algunos domingos se escapa al distrito Los Olivos para bailar salsa en una conocida ‘Choza’. El ritmo lo tiene.


'Lady Desi' en escena.


–¿Te gusta la política?

–Mi mamá es full política, yo no creo en ningún partido, no me interesa la política de este país porque hay mucha corrupción.


Y así, entre cafés, pies, jugueteos con Jackson y ensayos en el estudio, Desire no deja de pensar en el espectáculo que prepara para este 28 de febrero. Esta emocionada por lo que llama su ‘experimento’, donde ha fusionado hasta ritmos de sayas. La cita será en el Teatro Británico y las entradas están a la venta en Teleticket de Wong y Metro. Que sigan los éxitos. 


Comentarios