Tilsa Lozano: “Mis únicos amores”

Regresar
febrero, 18 del 2019

 

Tilsa disfruta pasando tiempo con sus hijos. Cada vez que puede, cocina junto a Valentina. 

La tenemos de regreso, esta vez conduciendo el programa ‘¡En Exclusiva!’ de Panamericana Televisión. Atrás quedaron sus días como ‘conejita de Playboy’, sus peleas mediáticas y otros escándalos, al menos ese es su propósito. Quiere crecer dentro del mundo de la televisión y que sus hijos, Valentina y Massimo, se sientan orgullosos de ella.


Un ocho de diciembre llegó a la vida de Tilsa Lozano la pequeña Valentina, una encantadora niña de cabellos castaños que acaba de cumplir  tres años. Su sueño fue tener dos hijos y hace ocho meses lo cumplió: nació Massimo, ‘el hombrecito de la familia’, como ella lo llama. Actualmente está separada de Miguel Hidalgo, el padre de los niños.  

Tilsa nos recibe en el set de ‘¡En Exclusiva!’. Luce algo cansada. Ha pasado más de una hora sobre los tacones que se quitó apenas terminó el programa. Mientras masajea sus pies nos cuenta que se levanta a las 6:30 de la mañana para venir a trabajar a Lima desde Punta Hermosa. Después de la entrevista tiene que ir corriendo a su spa, así que mejor comenzamos…  


–Estás de regreso a la televisión, ¿cómo afrontas este nuevo reto?

–Con muchos ‘huevos’, como afronto todo en mi vida (risas).


En el 2006 debutó en la televisión como modelo del programa ‘Habacilar’ conducido por Raúl Romero.


-¿Cómo te cambió la vida desde que nacieron Valentina y Massimo?

–Totalmente. Ser mamá es la aventura y el desafío más grande que tenemos las mujeres. He ido aprendiendo con cada ocurrencia de Valentina.


–¿Cuéntanos, cómo es Valentina?

–Súper coqueta. Tiene su propio set de maquillaje. Me ve arreglarme antes de ir a trabajar y ella quiere hacer lo mismo. También le gusta cocinar conmigo. Es muy cariñosa.


–¿Sabes cocinar?

–No soy una experta pero no me muero de hambre. Hay ciertas cosas que me salen bien ricas.


Ella misma se encarga de los diseños de su marca de ropa ‘Igualitas’. 


–¿Qué es lo que más preparas?

–Tallarines verdes, lasañas. En especial las pastas que me encantan. También he aprendido a preparar rollitos de plátano, croquetas y galletas para Valentina.


–¿Cómo asumieron tus hijos la separación?

–Miguel y yo tenemos una buena relación. Él tiene abiertas las puertas de mi casa, previa coordinación. Viene a acostar a sus hijos o a desayunar los domingos. No tiene llave pero puede entrar cuando guste.  


–Nunca te casaste con Miguel pero, ¿hubo un anillo de compromiso?

–No. Cuando nació Valentina me regaló un anillo de manera simbólica, como parte de una tradición. No lo uso pero lo tengo guardado.


–¿Hablaron de matrimonio?

–Sí, pero nunca se concretó. Por algo pasan las cosas.


–¿Cómo es la relación con tus exsuegros?

–Muy buena. Ellos son maravillosos y los considero parte de mi familia. Los niños van una vez por semana a visitarlos.


–Conduces el programa ‘¡En Exclusiva!’, aparte tienes tu spa y tu marca de ropa, ¿cómo haces para pasar tiempo con tus hijos?

–Hay dos personas que me ayudan en casa. También me apoyan Miguel, su mamá y la mía. Me las ingenio para no descuidarlos. El tema de la ropa lo ve mi mamá. Yo diseño y ella se encarga de las ventas.


–De todo lo malo que tú consideras que hay en el mundo, ¿de qué protegerías a Valentina y Massimo?

–De las guerras. Trataría de vivir en un lugar donde haya paz. Perú es un país inseguro pero debemos sentirnos agradecidos de no atravesar ese tipo de situaciones.

Tilsa es una mujer sencilla. Prefiere estar al natural pero por cuestiones de trabajo siempre la veremos maquillada. Gusta de los libros que le dejen alguna enseñanza o mensaje como los de Paulo Coelho. Maneja su propio spa ‘Ser by Tilsa’ y su marca de ropa ‘Igualitas’. Daniel Bernal es su mano derecha y el encargado del cuidado de su cabello. Él vino desde España y junto a su socia y amiga Lizeth Castro se enrumbaron en este nuevo proyecto, que es el spa.


–¿Cómo surgió la idea de abrir un spa?

–La idea siempre estuvo. Miguel me insistía con el tema. Me junté con mi socia Lizeth Castro, nos animamos y lo abrimos. Gracias a Dios nos está yendo muy bien.


Hace tres meses inauguró su spa ‘Ser by Tilsa’ junto a su socia Lizeth Castro.


–¿En qué se diferencia ‘Ser by Tilsa’?

–El concepto. ‘Ser by Tilsa’ es un urban spa. Tenemos una barra de bebidas, además organizamos eventos dos veces al mes con música y degustaciones de tragos. Es mucho más que un simple spa. 


–¿Y la marca de ropa ‘Igualitas’?

–Siempre tuve la ilusión de vestirme igual que mi hija. Cuando nació Valentina empecé a buscar ropa para nosotras y no encontré. Decidí invertir y probar. Hice una primera colección y fue un éxito. Armamos un ‘showroom’ y nos dimos cuenta de que la mayoría de ventas eran por  Instagram y la página web. Ahora solo vendemos por redes sociales. Recibimos pedidos de provincias y nos va bien. 


–Se te ve regia, ¿algún secreto?

–Mantengo una dieta pero no me mato de hambre. Trato de estar bien alimentada.


–¿Qué operación estética te has hecho?

–Los implantes de senos, es la única.


–He leído muchas frases motivadoras en tu Instagram, ¿pones algunas de tu inspiración?  

–Sí, hay frases que son mías, otras las veo en páginas de internet y solo las comparto. Con el paso de los años, mis seguidoras son más mujeres que hombres. Quiero incentivarlas a que se respeten y valoren. 


Daniel Bernal es su mano derecha y jefe del staff del spa.


–¿Qué piensas de aquellas mujeres que se aferran a un hombre y utilizan a sus hijos para retenerlo?

–En cuestión de parejas y relaciones es difícil decir qué está bien o mal. Creo que uno siempre tiene que ser más madre que mujer. Si alejas al padre de tus hijos, ten en cuenta que los más afectados serán los niños.  


–Has mencionado que no volverás a hacer shows en bikini, pero si te ofrecen un millón de dólares, ¿igual no los harías?

–Sí los haría, pero previa dieta y con harto Photoshop (risas).


–¿Qué cualidades tendría que tener un hombre para entrar en tu vida?

–Debe ser responsable, trabajador, comprensivo y gracioso. Me gusta que me hagan reír. Debe aceptar que tengo una buena relación con el padre de mis hijos. No podría estar con un hombre celoso y machista.


–¿Aun te atreves a decir tu verdadera edad?

–Sí. Tengo 36 años. Nací un 31 de octubre de 1982.


–¿Cuál sería tu reacción si Valentina te trae a casa a un novio futbolista?

–Mi deber como mamá es aconsejarla y guiarla. Le contaré sobre mis experiencias, pero ella debe vivir su vida y equivocarse. Yo le daré la mano cada vez que se tropiece. Y si se enamora de un futbolista, le explicaré como son de ‘pendejos’, tal vez tiene suerte y le toca uno bueno (risas).


–Has actuado para la serie de Playboy ‘Seduction Weapons’ y en la película ‘No es lo que parece’, ¿te gustaría volver a la actuación?

–He rechazado participar en varias películas y novelas porque siempre quieren que interprete a la ‘chica sexy’. Yo quiero un papel que me resulte un desafío. Cuando me propusieron participar en ‘No es lo que parece’, tenía que dar vida a una psicóloga lesbiana, malcriada e irreverente. Fue todo un reto porque tenía siete meses de embarazo y las tomas me las hicieron cortadas o de espaldas.


–¿Cuál es tu meta más grande?

–Tener una cadena de spas. Quiero llegar a más distritos de Lima y también a provincias. Me gustaría desarrollar mi carrera como conductora, me gusta trabajar en la televisión.


–¿Cómo ves tu vida a los 50?

–Espero estar casada, que mis hijos estén sanos y felices. Quiero darles una buena educación, tiempo y amor. Me veo realizada. 


–Luego de tu última experiencia amorosa, ¿apuestas por el matrimonio o la convivencia?

–La convivencia es difícil. Por ahora no está en mis planes. Pero aún tengo la ilusión de enamorarme y casarme.



Comentarios