Romina Lozano: SIN MEDIAS TINTAS

Regresar
Diciembre, 01 del 2017

 

Romina fue a la marcha #NiUnaMenos del sábado pasado. Caminó quince cuadras.

La nueva Miss Perú, Romina Lozano Saldaña (21), no es una mujer de medias tintas. Cuando algo le parece mal lo dice, así se meta en un problema por defender sus ideas y convicciones. Millennial total. Pudo ser una matadorcita o una top model, pero prefirió partir en busca de sus sueños.


Escribe: ÁLAMO PÉREZ LUNA

Fotos: VÍCTOR CH. VARGAS


–¿Qué haces si tu enamorado o esposo te da una cachetada, sea cual fuere el motivo?

–¡Lo denuncio ante la policía! Y luego termino con él. No lo volvería a ver jamás.

Gladys Romina Lozano Saldaña nació hace 21 años en el hospital de la localidad de Bellavista, llamada La Perla del Huallaga, al sur de Tarapoto. Hija de gente de la zona, no tiene acento charapa y tampoco el tamaño de una tarapotina promedio: mide 1.76 metros.


–¿Te hacían bullying de chica?

–Todo el tiempo. Porque era alta, muy flaca y no me gustaba el vóley (risas).

Estudió en el colegio Santiago Antúnez de Mayolo de Bellavista. Era traviesa y a la vez chancona. Fue convocada a la selección de vóley del colegio y también le propusieron practicar en la Videna en Lima. Jugó un tiempo con las matadorcitas (recuerda mucho a Maguilaura Frías), pero luego se dio cuenta de que el deporte de la net alta no era lo suyo.


El día de su coronación Romina aparece entre Jessica Newton, organizadora del certamen y Prissila Howard. 

–¿Por qué viajaste a la capital?

–Me fui en busca de oportunidades. Yo quería ser nutricionista, pero estudié Aviación Comercial durante dos años. Puedo ser flight hostess, trabajar en aeropuertos o en agencias de viaje, por ejemplo.


–¿Te gustaría ser flight hostess? Hay gente que ha hecho carrera volando por todo el mundo en alguna línea aérea importante…

–Es un trabajo un poco pesado porque no puedes ver todo el tiempo a tu familia. Tu casa es el aire. Vives en el aire…


–¿Y eso te da miedo?

–Para nada. He hecho canopy, que es un deporte en el que te lanzas desde un lugar muy alto a través de un cable. Lo hice en Lunahuaná. Estuve quince minutos en el aire. Espectacular.


Tienes muchos sueños y desea convertirse en la mejor nutricionista del mundo. 


–¿Harías canotaje?

–Sí, también lo hice. 


–¿Te lanzarías desde un helicóptero?

–Tengo que hacerlo: lanzarme al mar desde un helicóptero. Forma parte de mi carrera, pero aún no lo he hecho. Y no tengo miedo. Sólo estoy esperando el momento.

Romina tiene muchos sueños. Su meta más cercana es ser elegida Miss Universo el próximo año. Y luego ser la mejor nutricionista del mundo.


–¿Te ves como Miss Universo?

–Si, estoy segura. Confío en mí. Yo quiero (risas).


–Nunca he escuchado a alguien con tanta convicción y con semejante optimismo ante un reto como ese...

–Sí, voy a ganar. Si tienes las ganas de hacerlo, todo el universo conspirará a tu favor.

Fue elegida Miss Perú el 29 de octubre último en el Teatro Municipal, dejando atrás a otras 22 candidatas, entre ellas las finalistas Andrea Moberg y Kelin Rivera. El próximo año representará al Perú en el certamen universal en Las Vegas.





–¿Qué dijiste en el Miss Perú que en las redes sociales algunos te criticaron después?

–Me preguntaron qué ley implementaría para frenar la violencia contra la mujer. Y yo dije que crearía una base de datos en la que si una mujer sospecha de algún acosador puede revisar esa información y saber ante qué tipo de persona está, qué antecedentes tiene o cuál es su pasado.


–Ok. ¿Y?

–La gente quiere escuchar lo políticamente correcto. Probablemente pensaron que mi propuesta era muy débil, poco efectiva, no sé. 


–Y también dieron cifras sobre diversos tipos de abusos contra la mujer. Ese gesto dio la vuelta al mundo…

–Sí, en vez decir ‘mis medidas son 90-60-90’, dije, en mi caso, por ejemplo, que entre el 2000 y el 2014 hubo 3,114 víctimas de trata de mujeres.

Romina fue a la marcha #NiUnaMenos del sábado pasado. Caminó quince cuadras, no llevó su corona, pero le tomaron muchas fotos y firmó decenas de autógrafos.


He hecho canopy, que es un deporte en el que uno se lanza desde un lugar muy alto a través de un cable. 


–¿Todavía te sorprende ver a una mujer violentada en la televisión? Lo digo porque pasa todo el tiempo y hay gente que ya le parece normal, que ya es parte de nuestra vida diaria.

–Todo el tiempo se ve en la TV que una mujer fue golpeada o que una niña fue violada. No me sorprende, pero siempre me impacta. Y mucho. El otro día conversé con una mujer de 25 años de edad y me contó que cuando era niña su padre la violó, sus tíos la tocaban, se escapó de su casa, sufrió maltrato laboral en el campo, regresó a su casa, volvió a sufrir de abuso, se casó y su esposo casi la mata a golpes. Me puse a llorar delante de ella.

No sabe del escándalo político que hoy rodea a Susana Villarán porque en estos días está muy atareada. Sólo vuelve a su casa en Surco, donde vive con la familia de su hermana mayor, para dormir. Lee de vez en cuando, se informa a través de Internet, como una auténtica millennial, y ve poca TV.


–¿Qué es el matrimonio para ti? 

–Algo muy importante. Tiene que haber mucho cariño, apoyo y respeto para poder unirte a otra persona.


–Y amor, ¿no?

–Sí, claro.


–¿Te casarías pronto?

–No. Creo que no hay edad para el matrimonio. Si encuentro una persona que no quiere casarse pero comparte su vida conmigo, vivimos bien y todo lo demás, creo que no habría necesidad. Pero sí es un sueño casarme.


–¿El hecho de ser la mujer más linda y hermosa del Perú te ha cambiado?

–No. Su Miss Perú anda en micro, su Miss Perú anda a pie y su Miss Perú va en bicicleta. Una corona y una banda no cambian tu esencia.

Comentarios