Melissa Paredes: HECHIZO DE AMOR

Regresar
Noviembre, 28 del 2018

 

La guapa actriz acaba de estrenar con gran éxito la segunda temporada de la novela ‘Ojitos Hechiceros’ y enfrenta nuevos retos en el cine y teatro. Además tiene una feliz vida de pareja. Aquí nos cuenta todo lo que hace para lograr cumplir sus metas.


Si buscamos una palabra que resuma todo lo que Melissa Paredes está viviendo en este momento, sería amor. Amor por su trabajo, amor por su esposo Rodrigo, ‘el gato’ Cuba, pero sobre todo, amor por su hija Mía. Desde que se ha convertido en la protagonista de ‘Ojitos hechiceros’, Melissa juega sus cartas para encontrar el balance perfecto en este ritmo laboral vertiginoso que la envuelve. Pero, como las cosas hechas con pasión pesan la mitad, ella puede con todo.


En medio de las grabaciones de la segunda temporada de la novela, la intérprete de ‘Estrella’ se da un tiempo para conversar con nosotros. “Cuando Michelle me llamó, fue para interpretar a ‘Clarissa’, la mala. Yo feliz, porque para un actor no hay papel pequeño. De pronto, entra una de las productoras y dice ‘pero ella es ‘Estrella’’. Me castearon en varias escenas y me dieron el papel protagónico”, recuerda quien fue elegida ‘Miss Perú Mundo’ en 2012, aunque poco después tuvo que entregar la corona.


–¿Qué ha significado esta novela para ti a nivel profesional?

–Me encanta. Me abrió las puertas a lo que tanto soñé un día. Recuerdo cuando empecé a estudiar actuación, nunca imaginé un protagónico. Michelle Alexander, junto a la familia de ‘Del Barrio Producciones’, me dieron este papel tan importante. Creo que un principal es el sueño para cualquier actor. Llegar a eso ha sido fantástico.


Melissa recuperó paulatinamente su figura después del embarazo. Se hizo unos arreglos y ahora está entrenando con su esposo para mantenerse en forma.


¿Cómo llevas la carga?

Al principio tenía muchos nervios. Nunca me había visto en pantalla. Pero con el transcurrir de los días y viendo el producto en sí, me encantó. Me dio más confianza. En esta segunda temporada ya estoy más suelta. Estoy aprovechando el momento, hoy estoy en un protagónico y mañana, no sé.


–¿Qué te dice la gente en la calle?

–Les encanta ‘Ojitos hechiceros’. Donde voy siento el cariño. Hay mucha acogida con los niños también.


–¿Qué pasó para que decidas cambiar de rumbo en tu carrera profesional?

–La vida te lleva por diferentes caminos. Me sacaron del programa ‘Esto es guerra’. Me quedé en nada y no sabía muy bien qué hacer. Hasta que decidí estudiar actuación. Los realities no me parecen nada malo. Las chicas de los realities son divinas, trabajan igual que todo el mundo y no entiendo porque tienen ese estigma. Al fin y al cabo igual las ven porque todos se mueren por ellas. Me parece muy mal que juzguen a las personas sin conocerlas. Muchos tenemos un personaje ante cámara, porque si no, no vendes.


La pedida de mano fue en la casa que ya compartían como enamorados. Él la hizo recorrer varias rosas por toda la casa hasta llevarla al balcón donde le pediría que se case con ella. Se casaron pocos meses después.


–¿Cómo te preparaste actoralmente?

–Primero estudié con Raúl Sánchez McMillan durante un año más o menos. Después, me metí a estudiar con Bruno Odar cuando ya estaba embarazada, pero aun no lo sabía. Seguí estudiando hasta el final de mi embarazo, con todo y la panza. No hacía todos los trabajos corporales pero no me detuve y creo que valió la pena.


–Debutarás en el cine, ¿ya terminaron las grabaciones de la película?

–Me faltan un par de escenas. Además grabé una canción de cumbia para la película, creo que se va a tocar en la radio. Interpreto a ‘Lucero’, quien cuidaba niños en un orfanato. Tuvo que dejarlo y ponerse a trabajar en un hotel para seguir ayudando a los pequeños.


–¿Qué has aprendido de Michelle Alexander?

–Es una mujer exitosa, que hace lo que se propone. Es muy segura de sí misma y muy empoderada. Sigo ese ejemplo y también lo plasmo en algunas escenas de la novela.


Edición 612



–¿Cómo divides tu tiempo entre las grabaciones y tu familia?

–Es lo más difícil. Grabamos todo el día prácticamente. Pero es muy importante no descuidar a mi hija y a mi esposo. No de manera machista, sino buscando una armonía en la familia. Me divido como puedo. En la mañana, ambos salimos a trabajar muy temprano. Se me parte el corazón dejar a mi hija todo el día, pero a veces mi esposo me la trae un rato y comparto con ellos entre escenas. Cuando llego a casa me dedico cien por ciento a ellos y no me canso de decirles que los amo.


–¿Tu esposo comprende tus tiempos?
–Muchísimo. Sabe que es mi sueño y me apoya, yo valoro mucho eso. Quiere que salga adelante. Cuando estoy estresada y me abrumo, él me dice “estás viviendo tu sueño, respira y sigue que estamos para apoyarnos”.


–¿Cómo han pasado estos 3 años con el ‘Gato’ Cuba?

–Maravillosos. Dentro de todo lo fuerte que nos ha pasado, hemos estado el uno con el otro. Hemos salido adelante de muchas críticas y no nos hemos amilanado. El me tiene a mí y yo a él.


–¿Cuál es el secreto para mantener la relación?

–Mucho amor. Suena cursi, pero el amor lo puede todo. Si hay amor, hay paciencia, respeto y comunicación.



–¿Cómo fue la pedida de mano?

–Fue en nuestra casa, ya vivíamos juntos. Estaba en mis días y me sentía súper sensible. Me pidió que bajara al carro a traer algo, me dijo que era comida y fui volando. Bajé y abrí la maletera, salieron varios globos y abajo había una rosa con una nota que me llevaba a la escalera. Ahí encontré otra rosa con una nota que me llevaba a la casa. En cada lugar había una rosa y la última me llevaba al balcón. Ahí encontré un corazón que: “¿Te quieres casar conmigo?”. Cuando volteo, él estaba con camisa, se arrodilló y me sacó el anillo. Yo estaba en pijama, horrorosa.


–¿Cuánto tiempo tenían juntos?

–Menos de un año. El amor no tiene tiempo ni edad. Somos un matrimonio muy feliz con una hija a la que amamos.


–¿Y cómo se enteraron que estaban esperando Mía?

–Me dejé de cuidar en octubre, y me casaba en noviembre por civil. Pero mi matrimonio religioso iba a ser en diciembre y yo quería estar regia ¡y no sabía qué hacer! Pero, como Dios es perfecto y hace las cosas maravillosas, salí embarazada en febrero, después de la boda. Nos enteramos en una consulta ginecológica, cuando me mandaron unos análisis de sangre. Estábamos muy ansiosos por ver los resultados. Cuando los vimos en la web, salían unos números. En seguida llamamos a la doctora y nos dijo: “Felicidades, estás embarazada”. Todos estuvimos muy felices con la noticia.




–¿Cómo se engríen?

–A Rodrigo le gusta mucho que lo consienta cocinándole. Son pocas las veces que puedo, pero, los fines de semana, le hago algunas cositas que le gustan. Lo consiento también rascándole la espalda que le encanta, o haciéndole masajes. Además nos consentimos con Mía. El me engríe todo el tiempo, yo soy muy engreída y él siempre está ahí. Me trae cositas ricas de comer a las grabaciones.


–¿Qué te haría considerar un divorcio?

–La infidelidad. No va conmigo para nada, eso lo tenemos claro. Yo no lo perdonaría. Considero que si una persona te traiciona una vez, lo va a hacer siempre. Conversaríamos y veríamos qué hacer con nuestras vidas, porque tenemos una hija en común. Seguro lloraré y sufriré un rato como cualquier persona, pero no más. Porque también quiero enseñarle a mi hija a que se valore, que se respete. Ver a su madre perdonando una infidelidad no es un buen ejemplo para ella.


–¿Planean tener más hijos?

–Sí, pero no por el momento. Queremos darle mucho engreimiento a Mía y consentirla. Además, por el trabajo que tengo es difícil. Aunque igual, si a Dios le da la gana, uno nunca sabe.


–¿Quién se queda con Mía mientras trabajan?

–Mi abuela o mi mamá la cuidan. A veces también mi suegra. Se turnan entre las tres porque yo soy súper desconfiada, no me gusta tener nana. En cuanto a mi hija soy mal pensada, antipática.


–¿Cómo te llevas con tu suegra?

–Nos adoramos. Es maravillosa. Además que es defensora de las mujeres. Le dice a mi esposo “hijo, te portas bien ah”.


–¿Cómo recuperaste tu figura tan rápido tras el embarazo?

–En el trascurso de la novela se fue viendo mi cambio físico, iba bajando de peso. Después me hice unos retoques con mi cirujana de confianza. Ahora estoy haciendo ejercicios y sigo moldeándome.

La actuación fue su sueño desde chica. “Nunca la he podido estudiar por temas económicos, porque trabajaba para vivir básicamente. Cuando me hice novia de mi esposo, él me apoyó en este sueño en todos los aspectos”, recuerda Melissa, quien además nos confiesa que para el próximo año participará en una obra de teatro y en otra película peruana. Cuando le preguntamos por las escenas de besos con los actores ella se mata de risa.  “Cuando empecé a estudiar a actuación conversamos sobre todo lo que se vendría si yo comenzaba a actuar. Dejamos los puntos claros entre lo que se hace y lo que no. Estuvo en el matrimonio de ‘Julio’ y ‘Estrella’ (personajes principales de la novela) que grabamos en la iglesia, y justo ahí nos dábamos el beso. El no se mete con eso”.


Melissa prepara una gira nacional con el espectáculo 'Aleteo Alelé', un cuento de hadas en Navidad. 


–¿Pero ustedes son celosos?

–Él es muy celoso, pero nunca con mi trabajo. Ahora, que si ve que alguien me coquetea de verdad, ahí si no va. Yo también soy bien celosa.



–Comentaste en una entrevista pasada haber sido víctima de violencia. ¿Qué te llevó a tolerarlo?

–(Risas) Lo pusieron así, pero no lo fue. Entiendo a los periodistas porque vende decir que eso fue violencia. Pero nunca la he sufrido, de hecho no lo permitiría. Exageraron totalmente la situación.


–¿Qué crees que lleva a una mujer a tolerarlo?

–Puede ser la falta de autoestima o estar pasando por un momento difícil y de pronto aferrarse a alguien. Tiene que ver la crianza también, por eso a Mía le quiero dar un buen ejemplo.



–Fuiste muy valiente cuando se te criticó por las fotos artísticas que hiciste antes de ser ‘Miss Perú’ y por lo que tuviste que devolver la corona. ¿Qué pasaba por tu mente en esos momentos?

–Ahora lo veo totalmente ridículo, quiero pensar que eran otras épocas. Es como si hoy me digas que, porque hice unas fotos semi desnuda, no puedo ser actriz. Muy prejuicioso.


–¿Crees que fuiste juzgada de forma muy dura?

–Sí. Pero son cosas que pasan. Si no hubiera pasado lo de ‘Miss Perú’, yo no estaría donde estoy. Sirvió, si fue bueno o malo, no sé. Para mí fue bueno al final de todo, porque me llevó donde estoy ahora. Siempre hay que verle el lado positivo a las cosas.


–¿Si pudieras retroceder el tiempo, cambiarías algo de ese episodio de tu vida?

–Nada ni a nadie. Todo lo que involucra mi pasado ha hecho la persona que soy hoy.


AGRADECIMIENTOS

Peinado: Melva Chumbiaca para Master Of Hair. Maquillaje: MariaGrassia Castillo para Masters of Hair. Vestuario: H&M. Zapatos: Steve Madden. Accesorios: H&M. Dirección de arte & Styling: Sebastián Lott para Versuss producciones. Producción & Coordinación: Versuss Producciones.


Comentarios