Los 50 de Maritere

Regresar
Diciembre, 05 del 2013

 

Desafiando los prejuicios en torno a la edad, la conductora de televisión, Maritere Braschi cumple 50 años. En esta entrevista ella comparte algunos de sus secretos de belleza y habla sobre sus hijos y su actual pareja.


Un bouquet de cincuenta rosas rojas aún adorna el hall de su casa. Hace pocos días que celebró cinco décadas y luce mejor que nunca. Nos invita a sentarnos en su terraza donde nos sirve té verde y un alfajor. Dice que no hace dieta, que nunca se ha emborrachado, que le gusta gozar de las cosas buenas de la vida y que, a pesar de que la ola la ha revolcado, ha podido levantarse y seguir  adelante.

–¿Cómo te sientes ahora que has cumplido medio siglo?
–Se me hace difícil calzar en el prejuicio del número. No siento que tengo cincuenta. Veo a chicas que tienen menos años que yo y me siento tal cual. Lo que sí pasa, a diferencia de cuando cumples 40, es que empiezas a sentir que has llegado a la mitad de la vida y miras hacia atrás para hacer un pequeño alto y evaluar qué tareas pendientes tienes. Es un momento bisagra.


–¿Y no has sentido los cambios físicos propios de esta etapa?
–Los científicos dicen que los 50 son como la adolescencia porque las hormonas se revolotean. Al igual que los cambios emocionales y físicos que se sienten cuando se tiene la primera regla, a esta edad se te bajan los estrógenos, sin embargo yo no he sentido nada. Te confieso que hasta ahora nunca he tenido un bochorno  ni la piel seca. Creo que es porque siempre he hecho ejercicios y me alimento sano. 


–¿Tienes algún secreto especial para mantenerte tan regia?
–El deporte es muy positivo. Hago pesas para tener músculos y la flexibilidad es crucial. El día que ya no puedas agacharte y tocarte los pies es una señal de alerta. Creo además que no debemos dejar de ser niños ni con nuestra pareja, ni nuestros hijos. Yo sigo siendo muy niña.  


–Siempre has sido muy activa ¿no?
–Desde chica estuve en la selección de básquet, he practicado taekwondo, karate, he hecho windsurf y salgo a correr. Hasta ahora pienso que es linda la capacidad de jugar con tu cuerpo, salir a caminar y disfrutar del aire libre y de la naturaleza. 


–¿Qué ventajas tiene esta etapa?
–Ya no tienes tareas que cumplir con el mundo. Cuando eres más joven, la sociedad y tu familia esperan que te cases, que llegues a cierto punto en lo profesional, etc. Ahora ya no tengo que satisfacer a nadie. Incluso mis hijos ya no me necesitan tanto. Puedo decir que tengo todo el control sobre mi vida y eso me da libertad. También a esta edad eres más segura. Me siento menos presionada en todos los aspectos y eso es una liberación. 


–Así que estás en un buen momento…
 –Estoy en un momento de plenitud, contenta, disfrutando de cosas distintas,  como lo es el haber regresado a leer las noticias en ‘90 segundos’ donde de alguna manera comencé mi carrera. Yo conduje el noticiero en el 85, pero el estilo de conducción ha cambiado.  Ahora es más expresivo. 


–Tienes una relación estable, además, ¿no?
–Es una relación de dos años y estoy con todas las ilusiones del caso. 


–¿Tienes pensado volver a casarte?
Ni sí ni no. Estoy contenta con mi pareja y me encantaría tenerlo las 24 horas del día conmigo porque una de las cosas más lindas que tiene el matrimonio es acostarte y amanecer juntos. Pero después de años de estar sola me siento feliz de ser ama y dueña de mi hogar. Cuando te casas tienes que ceder mucho. En realidad no te tienes que casar para ser feliz. 


–Eres mamá de adolescentes. ¿Cómo es esa experiencia?
–Mis hijos tienen 18 y 15 años. Al de 18 ya lo recuperé porque pasó por una etapa en la cual no se dejaba abrazar y tampoco conversaba mucho. Ahora salimos a comer juntos y hablamos de muchas cosas, aunque todavía no he logrado que me cuente sobre chicas.


–Y cómo es tu vínculo con el menor?
–Vamos al cine y al teatro. Él sí está en la etapa en la que no quiere que lo abracen en público. A los chicos hay que respetarlos y entender su edad. 


–¿Sientes que has sido papá y mamá a la vez?
Ha sido difícil, a veces me he puesto a llorar cuando mis hijos tenían algún problema que era para que lo resuelvan con su padre. Igual conversan con él, pero no lo tienen las 24 horas del día.


–¿Cómo es tu relación con tu exesposo, Mendel Winter?
–Cordial. Por muchos años no hablé de él. Lo que puedo decir es que para toda mujer una separación es difícil. Tuve momentos de soledad y tristeza pero te vas fortaleciendo y entras a un proceso de encontrarte contigo misma. Ahora disfruto de la música, de salir a caminar temprano y de muchas otras cosas.

En la intimidad
La sensualidad y soltura de Maritere Braschi no nos dejan de sorprender. Luce radiante y dispuesta a compartir el momento de plenitud que vive en todos los aspectos de su vida. 


–Alguna vez dijiste que a los 40 el sexo es mejor que a los 20. ¿Entonces, como es a los 50?
–Hay cambios hormonales parecidos a los de la adolescencia. Se ha demostrado que a los 50 eres más lanzada porque es ahora o nunca y sacas una energía bien bacán. Sé que las personas que han tenido una vida sexual activa la tendrán también en esta etapa. Es importante la actividad sexual en la pareja, no concibo una relación intensa sin ese componente.


–¿Qué ingredientes tiene la relación ideal?
–En mi caso mi pareja es mi pata del alma y en la parte sexual es el momento en que nos volvemos niños. La relación sexual es el espacio de total juego y libertad.


–Luces envidiable para tener 50. ¿Cuál es tu secreto? ¿Acaso te  ha tentado la cirugía plástica?
–Quiero decirle a todas las mujeres que la edad no es un tema de cirugía. Lo más lindo es lo que proyectas desde adentro y eso se lo contagias a todas tus células. Ser feliz, aceptarte y quererte es el principal mandamiento y si estás insatisfecha contigo misma vas a buscar al cirujano. Yo les digo que no importa si están gorditas o demasiado flacas, que se entreguen a la vida, ¡pónganse el baby doll!

Comentarios