Gestión Familiar

Regresar
Enero, 27 del 2020

 

La familia municipal: Matías Muñoz Montagne, el alcalde Jorge Muñoz, Mariela Montagne, Martina Muñoz Montagne y Atenea, la mascota. 

El alcalde Jorge Muñoz nos abrió las puertas de su hogar y nos presentó a su familia en vísperas de las celebraciones de fin de año. Un café, chocolates y empezó la charla.


Entrevista: Dionne Comettant


–Todavía no han decorado la casa para Navidad…

–Todavía. Tengo un montón de actividades y no hemos podido. Antes, en los primeros días de diciembre ya estaba todo listo pero seguro no tardaremos en hacerlo. La que lleva la batuta es mi señora, a quien le gusta que los muñecos estén colocados correctamente.


–¿Cómo lidia con las labores de alcalde y las responsabilidades familiares?

–Una de las cosas que tengo claro es que la familia es primero. De hecho, el cargo demanda mucha responsabilidad, trabajo y dedicación pero cuando pasan los años lo que queda es la familia. Los cargos son temporales. No puedo descuidar mi casa, mi familia, mi esencia. Puedo tener menos tiempo pero tengo que tratar de que el tiempo que tengo sea de calidad.


–¿A qué se dedican sus hijos?

–La mayor, María Lucía, vive en Doha (Qatar). Es diseñadora de modas. Le sigue Matías que quiere estudiar música en una universidad local. Por ahora tiene una microempresa: diseñan y elaboran implementos de cocina como tablas de picar de mármol, granito y cuarzo. Pronto se irá a California para trabajar en el Work and Travel. Martina es la última y, aunque está en etapa escolar, me ha confesado que le gustaría estudiar ciencias políticas.


–Me parece que he visto a Matías tocar en alguna discoteca del Centro de Lima…

–Es DJ en la Casona de Camaná. Últimamente no ha estado tocando mucho. Bueno, la Casona está cerrada por temas de defensa civil, etc. Mis hijos se recursean. La mayor de chica vendía brownies. Con ella mi esposa empezó a valorar el trabajo hecho mano cuando vio cómo se amanecía cosiendoo cocinando. Nunca más le regateó nada a nadie.


–¿Ha escuchado tocar a Matías en alguna presentación?

–Sí, en algunos lugares en los que ha tocado. Le gusta, disfruta de eso y es un talento.


–¿De qué parte de la familia viene el gusto por la música y el arte?

–Mi esposa casi jala tejido en el colegio. Pero tiene vena artística, toca guitarra. Yo casi fui un Rolling Stone (risas). Mentira, toco el timbre y desafino. Nos gusta bailar. Aún vamos a algunos eventos y aprovechamos. Ya no estamos para discotecas.


Mientras acomoda por tercera vez la cabellera desordenada de su hijo el alcalde deja de lado el cargo y se sumerge en sus emociones como padre.


–Es difícil desprenderse de los hijos… Matías sería el segundo en viajar fuera…

–Sin duda, es difícil. Soy muy pegado a mis hijos, me gusta estar con ellos. Sé que es parte de la ley de la vida. Siempre pongo el ejemplo del arco y la flecha: uno jala el arco y suelta la flecha.


–¿Cómo protege a su familia de los comentarios?

–La carne viene con hueso. Hay muchas cosas que no nos gustan pero son parte de lo que nos toca enfrentar como parte de una vocación de servicio. Si hay o no un comentario que no es cómodo lo conversamos, lo evaluamos, lo digerimos como familia.



Atenea es una cachorra suertuda. Fue rescatada y adoptada por la menor de la familia. Se robó el corazón de todos con sus travesuras y lengüetazos. 



–¿Cuál ha sido el momento más complejo en esta gestión?

–Situaciones extremas no recuerdo. Tenemos muchos espacios muy nuestros. Creo que son pequeños oasis que vas teniendo en el camino y lo que hacen es recargarte. Mi familia es un oasis. Cuando termino de administrar problemas de la ciudad lo que quiero es llegar a casa y tener mucha paz y tranquilidad. No siempre se consigue porque comienzas a administrar los problemas de la casa. Pero lo interesante de eso es que la familia siempre son quienes te dan un espacio de tranquilidad.


–¿Cómo pasan sus domingos?

–Muchos domingos son usados para temas de trabajo. Hay domingos en los que necesito un espacio interno. En lo personal, me gusta salir pero últimamente encuentro una riqueza mayor en el hecho de poder compartir hacia adentro, en casa. A veces nos ha tocado salir a algún lugar como familia y se acerca la gente a darme consejos, me piden fotos o me proponen proyectos. Por eso, en casa estoy más tranquilo. Fluyo con la gente pero hay momentos en los que te cansas. El otro día le preguntaba a mi asistente: ¿cómo será la vida de Paolo Guerrero?, por ejemplo. Todo el tiempo son perseguidos. Todos necesitamos un espacio. Llego a mi casa y la única que me pide cosas es mi señora (risas).


–¿Le gusta el fútbol?

–Me encanta, soy del Municipal. Mi esposa tiene corazón blanquiazul pero le perdió el gusto al fútbol cuando los futbolistas empezaron a aparecer en portadas de espectáculos y no en las de deportes.


–¿Qué religión profesa la familia?

–Somos católicos.


–Se rumorea que son del Opus Dei?

–No. Siempre he sido una persona vinculada a algunas agrupaciones pero no al Opus Dei. Somos católicos, algunos más practicantes que otros pero sí es nuestra línea.


–Como familia usted consideraría que son: ¿conservadores o liberales?

–No tenemos un rotulo. Somos una familia que dialoga mucho y que en el camino se va nutriendo y aceptando el devenir de la propia familia.


–En esa comunicación ha tocado temas de la sexualidad anticipada con sus hijos, por ejemplo

–Hemos tenido esas conversaciones pero debo reconocer que quien lleva el liderazgo en ese aspecto es mi señora. Ella tiene una capacidad de comunicación familiar de la cual yo aprendo y valoro mucho. Hablamos sí, pero la escucho mucho a ella porque me enseña como tener un puente de comunicación más cercano.


–¿Cuáles serían los 3 valores fundamentales de su familia?

–La honestidad está por encima de todas las cosas. El hecho de tener un dialogo abierto me parece fundamental. La puntualidad y la sinceridad también son importantes. Nosotros no nos consideramos seres perfectos, pero como familia tratamos de que las cosas que hagamos nos edifiquen. También mucho respeto, he sido educado para ser abogado y no por eso debo pensar que mis hijos lo van a ser. Hay libertad a las cosas que ellos quieren hacer.



       Pico y casa. El alcalde no ha pierde la costumbre de dar un beso en la frente a su esposa al volver a casa. 


Uno de estos casos, han sido los tatuajes que, aunque al alcalde no le gusten mucho acepta que son decisiones que sus hijos toman con su cuerpo.


–Hablando de puntualidad. ¿El tráfico en Lima alguna vez lo ha traicionado?

–Sí, a quien no en Lima. No sería sincero si te digo que el tráfico no me ha traicionado. Siempre hay que tomar las previsiones del caso, salir un poco antes, desconfiar de la sabiduría de uno mismo, hasta del waze muchas veces. Son cosas con las que hay que lidiar y me corresponde buscar mejoras en ese sentido.


–Cuando va al Municipio, ¿cuánto demora desde su casa, aquí en Miraflores?

–Depende en que me transporte. Normalmente en el auto entre las 6 y 8 de la mañana puedo llegar hasta en 25 o 30 minutos. Excepto los viernes, que con pico y placa hay más congestión. A veces, me voy en bicicleta y me demoro entre 30 y 45 minutos. Incluso, a veces voy en el metropolitano.


–¿De verdad usa metropolitano?

–Muy pocas veces, pero sí, lo he usado. Lo tomo en Ricardo Palma y me bajo en el Jirón de la Unión. Es rápido, pero debo reconocer que las condiciones de los buses no son las mejores.


–Y para esta temporada de verano han previsto formas para ventilar los buses…

–El metropolitano es un contrato con 4 concesiones. Los concesionarios tienen una serie de obligaciones y lo que no está en el contrato no lo van a hacer. A menos que se les persuada. Con ellos nos pusimos de acuerdo para generar algún tipo de ventilación. De los 300 buses hemos podido hacerlo en 108, básicamente, por presión de la municipalidad. Aún hay temas pendientes, sin duda. Hay que pensar hacia futuro. Los próximos vehículos que se utilizaran tienen que ser de una mejor naturaleza, con aire acondicionado, por ejemplo. En unos días lanzaremos un vehículo eléctrico con aire acondicionado que ha sido donado. Será como un prototipo en los corredores.



Mariela Montagne y Jorge Muñoz tienen gran complicidad. De vez en cuando ella lanza un salvavidas a alguna pregunta incómoda.



–Pero es un solo bus que puede atender a 100 personas y quienes usan los corredores son miles…

–Hay un tema enmarcado dentro del contrato. Bueno o malo ese es el contrato. Estamos tratando de mejorar. Por ejemplo, hay una ampliación del servicio del metropolitano de 10.2 km desde la estación Naranjal hasta la estación Chimpu Ocllo en Carabayllo. Cuando nosotros logremos esa construcción vamos a exigir el aumento de una flota mayor a los concesionarios. Los concesionarios nos han dicho: “mientras no termines esa construcción no vamos a poner ni un bus más”. Eso sobre el papel, porque últimamente unas negociaciones nos han permitido incorporar 16 buses en el nuevo servicio expreso que va a recibir pasajeros desde la zona de la Pascana en Comas hasta el centro de Lima (sin parar).


–¿Para cuándo estará lista la ampliación del servicio del metropolitano hasta Carabayllo?

–El proyecto viene con un préstamo del Banco Mundial. El banco le va a dar la plata al MEF. El MEF será nuestro garante y nos trasferirá el dinero. Hoy me sentaré a concretar  con la ministra Alva algunos puntos. Los primeros días de enero el MEF y el Banco Mundial definirán y una vez que eso pase al día siguiente estaremos en capacidad de iniciar el proceso de licitación que nos debe demorar 3 meses. Ya se hizo un proceso de evaluación de empresas licitadoras que estén alejadas de temas de corrupción. Para abril o mayo tendremos una decisión. De ahí unos 18 o 20 meses más para tener lista la obra. Sume usted.


–¿Que se viene en la agenda 2020 en el Municipio?

–Mucho trabajo. Pasamayito, teleféricos, obras que van en la misma línea de la ampliación del metropolitano. Parte de la conversación con la ministra Alva es ver si se podría hacer un decreto de urgencia para acelerar estos proyectos. Hay un plan de peatonalización del centro histórico que va de la mano con el plan de recuperación del centro histórico. Nos ha costado mucho trabajo sacar adelante estos proyectos y lograr consensos con el ministerio de cultura, la sociedad civil y la Unesco. Además, queremos una ampliación de ciclovías. Lima necesita, para estar a nivel de las capitales del mundo, aprox. 1000 kilómetros de ciclovías nuevas. Si logramos construir cerca de 200 km se notará la diferencia. Estamos evaluando la zona de Wilson y Tacna hasta el Rímac.


Así el alcalde toma el último trago de café y se prepara para ir a la reunión con la ministra de economía María Antonieta Alva. 


Comentarios