Gerardo Privat: Está de Vuelta

Regresar
Mayo, 05 del 2016

 

El controvertido diseñador de moda regresa a escena con una nueva colección. Tras varios meses de silencio, denuncia a su hermana de haberse apropiado de la marca que lleva su nombre mientras estaba en pleno proceso de rehabilitación.


Entrevista: Jorge Chávez Noriega


Bien dicen que los colores representan a las emociones. Si Gerardo Privat pudiera ser uno, hoy no elegiría negro o gris, ambos tan característicos en sus colecciones, sino más bien rojo, verde, o quizás turquesa. “Colores vivos”, sostiene el diseñador, haciendo referencia a cómo se siente en estos momentos: rebosante de vida luego de haber tocado fondo debido a sus excesos. 


Sobrio y sin poses, Gerardo Privat cuenta lo difícil que ha sido para él luchar contra sus demonios internos. Esos que lo llevaron a estar ocho meses y medio en un centro de rehabilitación. “La etapa de internamiento depende del avance del  paciente. Algunos casos llegan hasta los dos años”, comenta el diseñador. Tras superar ese proceso, Gerardo ha retomado el oficio de crear con el proyecto Atelier by Gerardo Privat. Dentro de poco tiene planeado lanzar una colección que, según sus palabras,“será una explosión de color que a muchos sorprenderá”. 


Ellos&Ellas 571 -  02/06/16


–¿Qué tanto te ha costado crear una colección luego de un año? 

–La verdad es que no ha sido fácil. Estuve recluido casi nueve meses en un centro de rehabilitación, prohibido de saber lo que sucedía afuera. Y mis diseños, en esencia, se nutren de lo que veo en la calle y de lo que me cuentan mis clientas. Esta vez me ha costado un poco sentarme a diseñar. 


–¿Qué situación te hizo tocar fondo y entender que necesitabas ayuda? 

–Seis meses antes de mi último desfile, la única forma de pararme de la cama era aspirando cocaína. Mi adicción entró a una etapa crítica, de dependencia. El consumo no estaba relacionado únicamente a la juerga. Todo se convirtió en una pesadilla, bajé veinte kilos y no me reconocía a mí mismo… es ahí cuando decido internarme. 


BUENOS REFLEJOS. Tras no poder hacer uso de la marca que lleva su nombre, Gerardo se lanza nuevamente al ruedo con Atelier by Gerardo Privat.


–¿Cómo pasabas tus días cuando estabas internado? 

–Disfrutando ser uno más. Hice varios amigos de los que aprendí muchas cosas. Nos levantábamos a las seis de la mañana, nos bañábamos con agua fría y empezábamos con las actividades diarias.Limpiábamos los cuartos, los baños, pero también llevábamos talleres de pintura, de música y terapias relacionadas a superar nuestros problemas de adicción. 


–¿Te sientes rehabilitado? 

–Un adicto en rehabilitación nunca deja de estarlo, por eso debemos estar constantemente monitoreados y posiblemente medicados de por vida. Nunca hay que perder el miedo o respeto a una recaída. 


–¿Cuál es la mayor lección que has aprendido a raíz de esa experiencia? 

–Que nunca se sabe lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es tu única opción. 



Al día siguiente de presentar su última colección, en la edición otoñoinvierno del Lifweek 2015, Gerardo Privat cuenta que ya no se podía mantener en pie. Los últimos meses había estado sumergido en una espiral tóxica de la que no podía salir. Ese fue el punto de quiebre para que busque ayuda especializada. “Me reuní con mi hermana María Lucía y su novio para decirles que ya no daba más, que ya no quería drogarme y que había decidido internarme”, confiesa el diseñador. “Pero también hablamos de algo no menos importante: la situación de mi marca. Llegamos a un acuerdo para que ella y su novio conformen una empresa que administre mi marca y que yo siga siendo el dueño de la misma”, asegura. 


LAZOS DE SANGRE. María Lucía y Gerardo, cuando todo era felicidad.


–¿Cómo se rompe la relación con tu hermana? 

–Cuando me llevó a firmar unos documentos a una notaría.Ella me dijo “firma nomás, lo que está escrito es lo acordado el otro día en tu casa…”. Yo firmé porque no se me pasaba por la cabeza desconfiar de mi hermanita. Pero los papeles que me dieron a firmar no eran el acuerdo de administración de marca que acordamos en la reunión en mi casa, pues lo que me hicieron firmar era una sucesión de marca. Al salir del centro de rehabilitación luego de ocho meses y medio fue muy doloroso enterarme de la estafa de la que había sido víctima. 


–¿Cuál es la situación legal de la marca Gerardo Privat? 

–Legalmente hasta el día de hoy le pertenece a la empresa de María Lucía y su novio. Pero pronto se resolverá el tema… Felizmente la justicia me está devolviendo poco a poco lo que me pertenece. Ya hemos recuperado el isotipo Privat, y el estudio de abogados que me patrocina estima que en pocos meses recuperaremos la marca Gerardo Privat, que me perteneció por más de doce años y fue usurpada por mi hermana aprovechándose de mi estado mental y emocional. 



–Obviando este problema, ¿cómo te sientes en este momento de tu carrera? 

–Con las mismas ganas y entusiasmo con las que hace doce años creé mi marca. Durante mi etapa de rehabilitación aprendí a no angustiarme, y a desarrollar cualidades como la paciencia y la tolerancia. En estos momentos de mi vida siento que soy una mejor persona. Estoy mucho más dispuesto a escuchar. 


–¿Las fiestas y las noches de bohemia ya quedaron atrás? 

–Los tratamientos son diseñados para diferentes tipos de adictos. En mi caso, los especialistas me prepararon para volver al mismo trabajo, a la misma escena y a la misma gente. Muchas personas rehabilitadas al salir cambian de trabajo, de entorno o de carrera, pero ese no es mi caso. Lo importante es que he adquirido las herramientas para poder lidiar con los estímulos que siempre estarán presentes en mi vida. No estoy prohibido de tomar alcohol, siempre y cuando sea medido. 


– ¿Cuál es tu mayor reto a partir de ahora? 

–Volver a ser constante en mi trabajo… Todo es un proceso. Solo hay que darle tiempo al tiempo para ver los resultados que, estoy seguro, pronto aparecerán. 

Comentarios