El Estilo Thatcher

Regresar
Abril, 10 del 2013

 

A su manera, Margaret Thatcher, la Dama de Hierro, impuso un estilo de vestir imitado por mujeres poderosas y ejecutivas agresivas.


Fue una de las pioneras del power dressing. Fallecida a los 87 años este 8 de abril debido a un infarto cerebral, Margaret Thatcher, la ex primera ministra británica más conocida como la Dama de Hierro, buscaba trasmitir su poder, también, desde su forma de vestir; siempre planificada con cuidado. Una manera de imponer su presencia en un escenario político usualmente dominado por los hombres.


Era común verla con un  traje de sastre sobrio y cortado a su medida y con un vestido que iba más allá de la rodilla. Los tonos usualmente elegidos por ella: verde, negro y, sobre todo, azul. Otros elementos habituales de su indumentaria pública: zapatos de piel de medio tacón, y accesorios como los broches de gran tamaño (talla XXL), collares o aretes de perlas, pulseras y carteras cuadradas. Nada demasiado diminuto o vulgarmente ostentoso.


Y una pregunta queda pendiente: ¿cuánta laca o gel habrá utilizado la Sra. Thatcher a lo largo de su vida para fijar su frondosa cabellera que siempre mostraba con volumen y peinada hacia atrás? Este look le daba un aire imponente y levemente marcial.


En la década del ochenta, los trajes que la Dama de Hierro calzaba también eran conocidos como power suits, frecuentemente usados por mujeres que competían de tú a tú con los hombres del aguerrido mundo gerencial. ¿Recuerdan a Melanie Griffith y Sigourney Weaver en el filme “Mi Secretaria Ejecutiva”? 


Sus elecciones en la manera de vestir no eran decididas al azar. Como se puede apreciar en la película “La Dama de Hierro”, donde Meryl Streep interpreta a Margaret Thatcher (papel que le valió su tercer Oscar a Mejor Actriz), la ex primera ministra británica fue adiestrada por asesores a fin de transmitir la imagen más adecuada para ganarse el respeto de los demás y sobresalir. Todo muy coherente en una mujer de carácter que promovió una reforma basada en bajos impuestos, la promoción del mercado y reducciones del gasto social, por lo que fue alabada y criticada a partes iguales.


Como anécdota, vale resaltar que el año pasado se subastaron seis trajes usados por Thatcher en la década del setenta, así como sus accesorios. En esa velada, se recaudaron más de US$115.000.


En la actualidad, otras mujeres que imponen su presencia gracias a su carácter decidido y estilo de vestir son Ángela Merkel, canciller de Alemania, y Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional. Aunque  esos son otros estilos e historias.

Comentarios