Regala un Libro

Regresar
Agosto, 27 del 2014

 

El invierno, inclemente, sigue su curso. No hay mejor estación del año, pensamos nosotros, para sentarse frente al fogón con un buen libro entre las manos y disfrutar de una amena lectura. Aquí, algunas sugerencias.


La antropóloga chilena Sonia Montecino presentó hace unas semanas, acá en Perú, este importante documento: “Patrimonio alimentario de Chile – Productos y preparaciones de la Región de Valparaiso”.  Sonia es antropóloga y coautora, junto con los especialistas Alejandra Cornejo y Jorge Razeto, de un libro asaz interesante. En primer lugar porque ha sido publicado y auspiciado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) del Ministerio de Agricultura de Chile y también porque constituye, según reza la introducción, el primer esfuerzo en ese país “por comenzar a elaborar un registro del acervo de los llamados ‘productos de la tierra y el mar’”.

Montecino reconoce en esta investigación, el gran aporte de la cultura Inca en las costumbres alimentarias de su país. “Fue tan fuerte la influencia del mundo Inca en Chile que hasta ahora tenemos platos producto de ese mestizaje”, asegura.

En el texto, se lee lo siguiente: “El impacto de la cultura inca en la zona central chilena no implicó la adopción de nuevos productos, sino de variedades distintas de los ya conocidos: maíz, quinoa, porotos. La incorporación del cultivo del ají y de técnicas de conservación como el chuño y el charqui parecen ser aportes andinos que facilitaron una mayor durabilidad de los alimentos”.

De otro lado, se asegura: “La palabra tamal es náhuatl y significa: ‘bollos de harina de maíz envueltos y cocidos al vapor y llegó a Chile vía Perú, designando una ‘preparación culinaria semejante a la humita, hecha generalmente de maíz seco que se remoja; en cuanto a los condimentos, la preparación varía como la humita; algunos llaman tamal a la preparación de choclo rallado con sal, cebolla, tomate, etc., o la humita con carne como en Osorno”.  Interesante, ¿verdad? Dato curioso: Según Montecino el alga denominada ‘cochayuyo’ es el único alimento que nos une a los peruanos y chilenos y a nadie más en la región. ¿Haremos algo por explotarla, aprovecharla y disfrutarla?

Comentarios