Mi Novio su Hijo y Yo

Regresar
Marzo, 07 del 2013

 

Por más malacrianzas que haga el hijo de tu novio, no te toca a ti corregirlo. ¡Contrólate!

Mantener una relación con un hombre con un hijo o hijos no es nada sencillo. Para salir airosa, la madurez y el equilibrio emocional son dos básicos.


Escribe: Estefanny Jackson


En el mundo moderno, donde los divorcios y las separaciones ya no son pan de otro jueves, es muy común toparse con hombres solos pero con hijos. “Soy padre”, te confiesa en alguna de las citas, y, entonces, una mezcla de miedo y sorpresa te invaden. Aunque la psicoterapeuta Romina Vaccarella opina que, “¿Para qué te complicas con un hombre con hijo, si puedes conseguirte a uno soltero?”, también  reconoce que este consejo es poco atendido por quienes ya cayeron en las redes de Cupido y, entonces, recomienda manejarse con suma madurez. 


En el caso de aquellas mujeres que también tienen hijos, la situación es mucho más fácil, cuenta la especialista. “Ellas también tienen en casa a un niño que reclama su cariño y, además, manejan una relación con el padre de este chico”, dice Romina. Pero, en cambio, para una mujer sin hijos, la cosa es mucho más complicada.  Por un lado, la nueva pareja no sabe cómo actuar frente a la relación que lleva su novio con la madre del niño. Y, por otro, es usual que esta chica vea truncada su ilusión primaria de unirse a un hombre libre con quien pueda empezar una vida de cero. 


Pero, tranquila, la evidencia demuestra que sí es posible llevar una relación de este tipo, y que no solo se puede ser feliz dentro de una idealizada estructura familiar. “He visto muchos casos en mi consultorio, y puedo asegurar que sí se puede llevar una relación sana con alguien que tiene un hijo”, dice Romina. Eso sí, la sicóloga cuenta que es requisito indispensable que la mujer sea muy madura, quizá un poco más que el promedio, y, sobre todo, que sepa manejar muy bien su inteligencia emocional. “Solo así nunca olvidará que la relación que lleva con su novio no compite con la relación que este lleva con su hijo”, dice. 


De tratarse de una chica, la relación  puede complicarse al surgir rivalidades de sexo.


Aún así, la sicóloga explica que es muy común que la mujer empiece a sentir celos del pequeño. “Es normal por tratarse de un ser humano que se encuentra en un proceso de aprendizaje: la mujer está aprendiendo que el tiempo y las atenciones del novio tienen que ser compartidas”, dice Romina. Pero, cuidado, este sentimiento es comprensible al inicio de la relación, durante la adaptación; de persistir pasados los seis meses, entonces lo más probable es que sea una manifestación de que la mujer no está apta para una relación de este tipo. Sucede que, por otro lado, existen algunas mujeres que aún tienen conflictos con su “yo niño” y que, por ende, necesitan de un hombre que se dedique a engreírlas y atenderlas en dosis mayores a lo normal. En estos casos, es mejor decir adiós.


Es necesario dejar que el papá tenga un espacio a solas con su hijo. No será bueno convertirse en una amenaza.


Otro punto a tener en cuenta es el momento en que la novia llega a la relación. Si lo hace meses después de la separación de los padres del niño, entonces “está frita”, dice Romina. “Esta mujer deberá tener mucho temple, porque es probable que no sea aceptada por el chico y empiecen a surgir en ella sentimientos de frustración”, afirma. Y, ojo, ninguna relación amorosa vale tanto como para dañar tu salud mental.


Se deben evitar las muestras de cariño frente al pequeño. Es mejor ser cariñosa con el chico antes que con el novio. 


Pero no todo es negativo. Una relación de este tipo también te permite saber cómo se desenvuelve como padre el hombre que te interesa. “Hay quienes dicen que es mejor un solterón con hijos que uno sin hijos, porque se piensa que el segundo es un ser egoísta que quizá sea incapaz de ser papá en un futuro, mientras que al primero ya lo estás viendo en acción”, afirma Romina. 


Aunque pareciera que lo más recomendable es salir corriendo, solo la tranquilidad emocional de la mujer es un termómetro confiable para medir si es que tanto esfuerzo vale la pena.

Consejos de la psicoterapeuta Romina Vaccarella.


5 TIPS PARA SOBREVIVIR EN UNA RELACIÓN DE A TRES

1. Todo con calma. La mejor manera de presentarte con el niño es como la amiga de papá. Luego, tu presencia debe ser más recurrente para llegar a ser una amiga de la familia. Y recién al final, pasas a ser la novia. Ojo, el encargado de dar esta noticia siempre es el papá.


2. Tienes que hacer un esfuerzo. El rol de la mujer es ganarse al niño con pequeños detalles. Cuidado, la intención no es “comprarlo”. Se recomienda retroceder en edad para disfrutar de las mismas cosas que él. ¡Ah!, y guíate de sus actitudes, si no quiere mimos, entonces no se los des.


3. Jamás intentes reemplazar a la mamá. Involúcrate con el pequeño pensando en que eres solo una amiga y nada más. Y si él te compara con ella, lo mejor es hacerte de la vista gorda y cambiar de conversación.


4. ¡Contrólate! Por más malcriado que sea el niño, no te corresponde a ti corregirlo. Recuerda, él no es tu hijo. Lo único que puedes hacer, y solo en casos extremos, es conversarlo con tu novio.


5. Los trapos sucios se lavan en casa. Por más molesta que estés con tu pareja, no hagas dramas si es que el niño está presente. Él no debe sentirse involucrado en líos de adultos.


Comentarios