‘LUZ DE GAS’ Es un maltrato psicológico difícil de reconocer. ¡Ponte alerta!

Regresar
Setiembre, 13 del 2018

 


La expresión gaslighting o luz de gas (en español) se utiliza para definir el  cruel comportamiento manipulador que pone en práctica una persona abusadora. El fin es que su víctima dude de sí misma y de su juicio sobre la realidad. Que empiece a sentirse confundida y crea que se está ‘volviendo loca’.


La psicóloga y coach Tatiana Cuadros nos explica: “El término ‘Luz de gas’ proviene de una película de 1940, donde un hombre busca un tesoro oculto en su casa. En la tarea produce muchos ruidos y un despliegue de luces de gas. Estas son vistas por su esposa, sin embargo, cuando ella se lo menciona, él la acusa de estar perdiendo el juicio.


Como este abuso es progresivo, muchas veces pasa desapercibido para la víctima. Incluso en ocasiones la persona abusada ha perdido la confianza y empieza a sentir que ‘merece’ lo que se le está diciendo y lo justifica.


En este tipo de comportamiento, la persona abusadora pondrá en práctica la manipulación mental, haciéndole creer a la víctima que se encuentra viviendo experiencias que no corresponden a la realidad objetiva. La hace sentir equivocada y ataca la base de sus certezas y creencias. En pocas palabras, le hace un lavado de cerebro.


“Son actos pequeños y se van incrementando de a pocos. Definitivamente no se pueden denunciar. No habría causas. Es increíble, pero si te dicen que te ves ‘como un tamal’, no cuenta como maltrato, sino como una metáfora. Otro ejemplo: la persona abusiva le dice a su víctima que  tiene los pies muy anchos y que realmente tiene suerte, pues se puede sujetar muy bien. Este tipo de mensajes, van directo al subconsciente donde se reacomodan y atraen nuestra atención hacia los lugares que nos están mencionando. Esto nos vuelve inseguros”, explica la especialista.


–No aceptas ninguna broma, no se te puede hacer una broma que te enojas.


¿ESTARÉ PASANDO POR ESTO?

Como este abuso es progresivo,  muchas veces pasa desapercibido para la víctima. Incluso en ocasiones la persona abusada ha perdido la confianza y empieza a sentir que ‘merece’ lo que se le está diciendo y lo justifica. La coach nos explica que una forma de descubrir si estamos siendo víctimas de esta ‘luz de gas’ es “escuchar los signos de alarma que principalmente se centran en nuestro cuerpo más que en nuestra mente. Por ejemplo, si al escuchar un comentario de este tipo, sientes una sensación extraña en la boca del estómago, es porque algo está mal. Y si la sensación se repite en otras ocasiones, ponte alerta porque puedes estar siendo víctima de una manipulación. Aunque el neo cortex (es el cerebro racional y que controla las emociones) nos otorga la capacidad de mentirnos a nosotros mismos, justificando al agresor, el sistema límbico (donde se encuentran los instintos primitivos del ser humano) no nos miente y es por ello que aparecen estas sensaciones corporales, que nos advierten que debemos salir de esa situación. Lo más probable es que el aviso haya llegado con mucha anticipación y no lo hayamos percibido”.


Las frases más comunes utilizadas por un maltratador ‘luz de gas’ son:


–Yo nunca dije eso…


–Eso nunca pasó.


–Tú dijiste… (seguida de una frase que no has dicho).


–Tú estás loco(a), te has confundido, eres muy sensible.


–Tal o cual persona ha hablado mal de ti (cuando esto no es del todo cierto).


–No aceptas ninguna broma, no se te puede hacer una broma que te enojas.


Estas frases nos  pueden parecer comunes si son vistas de manera aislada, pero en un contexto de constancia y abuso psicológico, generarán un efecto destructivo.


CÓMO RECUPERARSE DE LA ‘LUZ DE GAS’

La impotencia y devastación que se siente tras este tipo de abuso puede ser demoledora para la víctima. Es en este momento donde, como manifiesta la doctora Cuadros,  la persona abusada… “debe estar decidida a llenarse de amor a sí misma, y reevaluar todo el contenido de información negativa que ha recibido. Tiene que recrearse una nueva realidad, donde ya no sea una ‘víctima’ sino una persona resiliente y GANADORA, ni siquiera sobreviviente, ya que siempre vivió, pero opacada”.

Comentarios