‘Booty Calls’ al acecho

Regresar
Abril, 15 del 2015

 

No hay dinero ni regalos de por medio. Pero tampoco hay saliditas, cenas y, mucho menos, confidencias. La cosa es directa: ambos buscan solamente  un momento de placer.

Antes, definir qué tipo de relación tenías con alguien era algo bastante simple (enamorado, novio, esposo), ahora están apareciendo nuevas maneras de relacionarse con otras personas, sin que exista demasiado compromiso.



Descubre ELLOS&ELLAS en:    INSTAGRAM◄   ►FACEBOOK◄     ►TWITTER



Por: Patricia Salinas O.


A los ‘amigos con derechos’, los ‘choque y fuga’ y demás términos que aparecieron para describir algunos tipos de relaciones poco convencionales, se suman ahora los ‘booty calls’. Estas son relaciones que van un poquito más allá que las anteriores y tienen que ver con tener a “alguien” a quien llamas única y exclusivamente cuando quieres tener sexo.


No hay dinero ni regalos de por medio. Pero tampoco hay saliditas, cenas y, mucho menos, confidencias. La cosa es directa: ambos buscan un momento de placer, nada más. Al parecer, esta moda es mucho más practicada en nuestro país de lo que todos imaginamos. Así que alerta con tu pareja, podría tener su ‘booty call’ de vez en cuando.


Basta con una llamada o con un simple mensaje de texto para que la cita en la que sólo encontrarás placer quede pactada.


De qué estamos hablando


Pero, ¿de dónde salieron los ‘booty calls’? ¿Cómo se llega a tener uno? ¿Cómo uno se convierte en partícipe de un ‘booty call’? ¿Qué significa? No trates de buscar una traducción literal del inglés. La definición es simple: Llamar a una persona con la cual se ha intimado previamente solo para volver a intimar sin sentimientos apegados, ni promesas de amor eterno. Lo que se busca es un orgasmo asegurado.



Hay opiniones divididas en cuanto a las razones por las cuales uno tiene un ‘booty call’. Algunos afirman que, aunque los han tenido, éstos son un tipo de zona de confort que te limita a desarrollar una relación seria con otra persona. Otros confiesan que el sexo es sexo y nada más, por eso siempre tienen un ‘booty’ y, cuando este se desaparece, rápidamente consiguen otro.


Por otro lado, están los que se niegan a tener un ‘booty’ porque valoran el sexo de una manera distinta como para tener una pareja casual cuyo único propósito sea satisfacerlos sexualmente. Algunos dicen que eso es cosa de chicos y que una vez que pasa esa etapa, los deseos de mantener una relación formal van por encima del discado telefónico o mensaje de texto. Pero resulta que aunque esto nació como una costumbre para que los solteros puedan solucionar sus urgencias sexuales, se fue extendiendo al punto que muchos casados y casadas, también tienen su ‘booty call’, porque no encuentran en su rutinaria vida matrimonial, la satisfacción que buscan en el plano sexual.


Otros aseguran que es con cierta madurez que se toma la decisión consciente de  tener relaciones con alguien por el simple placer de tenerlas, sin esperar nada más, pero que todo depende de cada uno.


Los ‘booty callers’ suelen pertenecer al mismo círculo, pero la intimidad solo se da entre cuatro paredes, al punto que nadie se da cuenta.



Pros y contras


Se supone que un “booty” no es cualquiera que se cruce en una discoteca y termine en la cama contigo sin que sepas nada de él. Por el contrario, una de las ventajas de este tipo de relación es que, de alguna manera, conoces a la persona. Es parte de tu “círculo” y en algunos casos puede hasta ser, ¡el esposo de tu mejor amiga! Hay de todo.


El caso es que sabes algo de sus costumbres, puedes tener la confianza de que no tiene alguna enfermedad de transmisión sexual y conoces algunos de sus hábitos.


En esta sociedad machista, muchos estarían seguros de que son los hombres los más dispuestos a buscar sexo casual con sólo una llamada, pero resulta que al parecer son más las mujeres que han encontrado en esta moda, una manera de satisfacerse sexualmente.


Por supuesto no hay estadísticas, porque el tema es muy discreto, pero de los estudios que se han hecho en otros países, el resultado es que los porcentajes van bastante parejos y que, aunque parezca mentira, son más los hombres que terminan involucrándose sentimentalmente con alguien que comenzó siendo un ‘booty’.


Parece que las mujeres tienen las cosas más claras y hay incluso, las que aseguran que han pasado una situación incómoda cuando a su compañero sexual le daba, de repente, un ataque de celos o, proponía formalizar la relación.


Es un juego peligroso, pero lo importante en estas situaciones es la honestidad  para evitar malos entendidos y tener la madurez necesaria para poder disfrutar de este tipo de relación. Si uno no está preparado para eso, va a sufrir, así que tienes que pensarlo muy bien antes de intentarlo.


Tener un ‘booty call’ aunque puede ser divertido, es un tanto complicado. Hay que ser claro desde el principio sobre cuáles son tus intenciones y, aun más importante, seguir siempre las reglas al pie de la letra. Esto, si eres de los o las que consideran que el sexo es una expresión humana que se debe disfrutar sin culpas.



Las reglas


¿Cuáles son las reglas y por qué es tan clandestino? ¿Acaso los ‘booty calls’ hacen cosas que van más allá del sexo tradicional? No necesariamente, aquí van las reglas básicas:


1. Prohibidas las llamadas a la casa o al trabajo.


2. Prohibido llamar triste, aburrido o con ganas de conversar.


3. Prohibido dormir juntos.


4. No se pueden encontrar en público, a no ser que sea para tomar un trago antes de ir a la cama.


5. Nada de cariñitos cuando acaben y jamás un “te quiero”.


6. Si no hay protección, no hay diversión.


7. Prohibidas las discusiones sentimentales. Las cosas están suficientemente claras como para perder el tiempo hablando.


8. Prohibido involucrar a otras personas, a no ser para experimentar algo nuevo como un trío.


9.-Nada de comunicaciones de otro tipo: mails, whatsapp, facebook, etc, a no ser que sea el medio para hacer una cita.


10. Y por último, la regla de oro: Nada de preguntas ni confidencias” (“Don’t ask, don’t tell”). ¡SOLO ES SEXO!


Comentarios