Amor de verano, ¿Amor de paso?

Regresar
Abril, 08 del 2016

 

La luz solar estimula la producción de las más placenteras hormonas, como la serotonina que es un antidepresivo natural o la testosterona, que estimula el deseo sexual.

Si hemos encontrado alguien con quien pasarla bien durante la temporada, es momento de analizar si solo se trata de una aventura o es el inicio de una historia de amor estable.


Escribe: ALESSANDRA INCANDELA


Cuando al final del verano, la gente se marcha y se lleva el calor se acerca un poco el invierno, te pones triste de amor, dice la canción ‘Aquel Verano’, que hizo popular la española Marisol en 1972. Cuatro décadas después, no sabemos si los amores que nacieron perfumados a bronceador seguirán vivos o se marcharán con el sol. Y es que no hay nada más romántico que un paseo en la arena, al atardecer, tomando de la mano a esa persona que, si bien conoces hace unas semanas, se ha convertido en el centro de toda tu atención.

No es gratuito que la estación más calurosa del año sea la más sexual de todas. Esto gracias al efecto que produce la luz solar en nuestro organismo. Los niveles de testosterona aumentan, estimulando el deseo sexual e inhibiendo la producción de melatonina, que es la hormona del sueño. Ello nos hace sentir más vigorosos.


Tengamos la edad que sea, encontrar un amor estivo nos puede pasar a todas.



Pero no solo la ciencia es la encargada de explicar la intensidad de las relaciones afectivas en el verano. Durante la temporada es común sentirnos más libres, desinhibidos y tener una disposición más cordial frente a los demás. Salir de la dimensión de la rutina diaria, abandonando esa especie de letargo invernal, nos da la posibilidad de conocer a nuevas personas.

De este modo se explica que en esta época del año se desencadenen distintos tipos de relaciones de pareja. Si estamos en el grupo de las que han encontrado alguien con quien pasarla bien por estos días, es momento de pensar con cabeza fría y analizar si solo se trata de una aventura o si es el inicio de una historia de amor estable.


Si ambos miran hacia el mismo punto es el momento de conocerse en la ciudad y comprobar si existe suficiente afinidad como para llegar a algo más.



CALUROSA ILUSIÓN 

“Solo el tiempo dirá si el enamoramiento de un verano se consolida en un amor duradero. Lo sano es no fantasear con que esos enamoramientos van a ser duraderos solo porque son intensos”, explica la doctora Carmen González, especialista en temas de parejas, quien además recomienda ir avanzando en la relación con los pies sobre la tierra, “observando las señales que la otra persona da sobre un verdadero interés en compartir algo más allá que una simple aventura”.

Por eso, lo primero que hay que hacer es diferenciar si esa persona aportó algo considerable a nuestras vidas o solo fue un periodo de éxtasis y pasión. De ser lo segundo, lo más probable es que esa historia de amor esté destinada a morir con la primera baja de temperatura otoñal.

Un estudio señala que existe un fuerte vínculo entre un rompimiento amoroso (romantic break-up) y la producción de cortisol, llamada también ‘hormona del estrés’. Es por ello que tras una ruptura nos sumergimos en un estado de depresión y nos encontramos irritables.


Debes analizar si todas tus buenas intenciones hacia él son bien recibidas y sobre todo mutuas.


La doctora González  dice que es normal que extrañemos a esa persona con la que hemos vivido momentos intensos de diversión, pero lo más importante es que “protejamos nuestros sentimientos pues hay muchas personas que aparecen en nuestras vidas por un corto tiempo para enseñarnos algo o ayudarnos a cerrar algún capítulo pendiente. Concluido eso, desaparecen y no podemos retenerlas a la fuerza”.

Pero si esa persona despierta en ti ganas de dar, de compartir tu felicidad con él y conversan día a día sobre sus planes, es probable que esa relación esté encaminada a solidificarse.  En estos casos, de igual modo, es importante analizar si todas tus buenas intenciones son bien recibidas y recíprocas.

Hablen, cuéntale lo que sientes y descubre si él está movido por los mismos sentimientos. No te asustes si te pide un tiempo para pensar las cosas, no todos reaccionamos igual ante las circunstancias y es mejor que dejes que aclare sus ideas antes de compartirlas contigo.

Si ambos miran hacia el mismo punto es el momento de conocerse en la caótica ciudad, compartir momentos y comprobar si existe suficiente afinidad como para llegar a algo más. Conoce sus costumbres, su entorno familiar y amical y evalúa si existe compatibilidad en esos ámbitos.Solo así una relación de verano podrá florecer a pesar de los días fríos.


Un rompimiento amoroso produce cortisol, hormona que nos vuelve propensas a entrar en un estado de depresión.


Comentarios