Las Exitosas no nacen, se Hacen

Regresar
Marzo, 09 del 2018

 

“Enséñale estrategias para que pueda enfocar correctamente su dolor y plantearse metas para superar algunos traumas que haya pasado o mejor aún enséñale cómo prevenirlos”

Desde la niñez hay que comenzar a cambiar la mentalidad de las mujeres. Aquí 13 secretos para lograrlo.


Los tiempos cambian vertiginosamente y nos adecuamos como podemos. Educar a las nuevas generaciones del mismo modo en que nos educaron no es lo ideal. El mundo ha variado y con él también las exigencias y oportunidades.

En búsqueda de lograr que nuestras hijas tomen mejores decisiones, solicitamos la asesoría de la psicóloga clínica organizacional,  especialista en temas de empleabilidad y empoderamiento de la mujer, Tatiana Cuadros. Ella nos brinda las claves para fortalecer la autoestima y el empoderamiento de nuestras niñas y adolescentes.


1. Conoce a tu hija. Para entender en que puede flaquear y que virtudes tiene, es importante conocerla a profundidad.

2. Conducta no verbal. Observa su forma de comportarse para notar si alguna actitud la hace sentir incómoda. “Aliéntala a que te comente lo que le está sucediendo.”

3. Hacerse respetar. “Enséñale estrategias para que pueda enfocar correctamente su dolor y plantearse metas para superar algunos traumas que haya pasado o mejor aún enséñale cómo prevenirlos”.

4. Préstale atención. Escucharla y mirarla a los ojos cuando conversamos con ella es importante para que se sienta comprendida y valiosa. “Además su opinión debe ser tomada en cuenta y considerada. Que aprenda a fundamentar sus argumentos para que más adelante pueda ser líder en lo que emprenda”


La comprensión y paciencia al hablar con nuestras hijas generan confianza en ellas.


5. Equidad de sexo. Eduquemos a nuestras hijas con la conciencia de la paridad de oportunidades y habilidades entre el hombre y la mujer.

6. No le enseñes a competir. Déjala que interiorice y ame ser mujer y que no busque estar en constante competencia con los hombres.

7. Amarse.  Enséñale a prevenir que algo le pase. Para lograrlo debe comunicar lo que le sucede, lo que le preocupa. “Debe proteger su cuerpo como si fuera el de su madre, a quien más ama”.

8. Exprésale amor. “Todos los días, por la mañana y por la noche dile a su hija cuánto la quieres, dale cariño y contacto físico. Eso estimula de manera indefectible la autoestima”.

9. No la critiques. Es mucho más valioso que resaltes sus logros a que le llames la atención o la castigues.

10. Cuéntale tus cosas. Así conseguirás que también ella confíe en ti y se abra con más facilidad. “De esa manera, si fuera el caso y recibe alguna amenaza de no decir nada a sus padres de algún abuso o cualquier tipo de situación incómoda, esta niña contará todo por la confianza que tiene con sus padres”

11. Entiéndela. “Reconoce sus logros y en cuanto a sus errores le puedes decir, intentemos de nuevo de ésta manera”.

12. Preocúpate de tu propia imagen como mujer. “No dejes que tus propios temas e historia de algún sufrimiento sean asumidos por tu hija. Los hijos aprenden por modelos y adaptarán esa manera de enfrentar la vida”.

13. Positivismo. Enséñale que “no hay problemas, sino situaciones por resolver.  Esto hace que tu hija tome control de la situación y no se convierta en víctima”.

Con paciencia y mucho amor, podemos llevar el crecimiento de nuestras hijas de la  manera más productiva.

Comentarios