Chip para Mascotas

Regresar
Marzo, 27 del 2017

 

La aplicación del chip se realiza a través de una jeringa especial y se inyecta en la parte trasera del cuello.

La identificación mediante un microchip es una práctica en crecimiento en nuestro país. Su principal función es la localización del animal. Veamos cómo funciona.


Desde hace algunos años, los peruanos comenzamos a desarrollar con énfasis una cultura de protección al animal. Tomamos conciencia de sus derechos, lanzamos leyes contra el maltrato de los mismos y, ante los peligros, nos hemos preocupado porque no se extravíen. Desde el 2010, la empresa Pet ID se encarga de comercializar microchips para colocarlos en las mascotas. 


“La aplicación se realiza a través de una jeringa especial. Se inyecta un implante subcutáneo del tamaño de un grano de arroz en la parte trasera del cuello”,  nos explica Andy López Hipkam, gerente general de Pet ID. La inyección dura dos segundos y no genera mayor molestia en la mascota. Después de ello, el elemento queda inmóvil debido a una capa de proteína que genera el propio animal.


“Muchas personas nos preguntan si el chip viene con GPS, pero no es así”, comenta el gerente de operaciones de Pet ID, Christian Suárez Núñez del Prado. Las mascotas que poseen un microchip son registradas en una base de datos, donde se coloca información tanto del canino como del dueño. En caso de que un animal perdido sea llevado a una veterinaria, se le podrá identificar solo con escanear el chip y leer el numero único que posee. “Es como una identificación de la RENIEC”, afirma Andy López.


Existen casi diez mil perros registrados en nuestro país. Sin embargo esa cifra es aún minúscula comparada con países vecinos como Argentina o Chile. Lo ideal sería que todas las veterinarias cuenten con un lector de microchip además de la colocación obligatoria en las mascotas. De ese modo, el Perú tendría una base única de datos y sería mucho más sencillo encontrar una mascota extraviada.

Comentarios