Balneario De Mi Corazón

Regresar
Marzo, 12 del 2015

 

Este 17 de marzo, en el Country Club, la escritora y periodista Josefina Barrón presentará el libro ‘Ancón, toda la vida’.



Descubre ELLOS&ELLAS en:    INSTAGRAM◄   ►FACEBOOK◄     ►TWITTER



Cada verano, desde sus primeros días de vida, Josefina y su familia llegaban a su casa de Playa Hermosa, en Ancón, a disfrutar de la temporada más calurosa del año. “Los mejores recuerdos que tengo siempre me remiten a Ancón… fue ahí donde hice mis primeros amigos y descubrí el amor”.


Con la autoridad que le da ser una anconera de siempre, Josefina se sumergió en un minucioso trabajo de investigación para concebir el libro ‘Ancón, toda la vida’. La publicación abarca un amplio recorrido por la historia del tradicional balneario; desde los tiempos precolombinos hasta llegar al boom inmobiliario que se erigió a lo largo de su bahía. “Ha sido un trabajo bien complejo pero he disfrutado mucho haciéndolo”, comenta.




El trabajo de Josefina ha sido desarrollado con la colaboración del historiador Henry Mitrani. Las imágenes son del fotógrafo Renzo Giraldo, del Servicio Aerográfico del Perú y del archivo de Caretas. 



La investigación que presenta Josefina ha sido desarrollada con la colaboración del historiador Henry Mitrani. Asimismo, un despliegue fotográfico de colección ilustra las más de 300 páginas que conforman la publicación. “Es como hacer un viaje en el tiempo que nos permitirá descubrir una serie de pasajes que pocos conocen de Ancón”. Se aprecian imágenes del fotógrafo Renzo Giraldo, del Servicio Aerográfico del Perú y del archivo histórico de Caretas.


Uno de los temas más interesantes que Josefina toca en el libro es aquel relacionado al glamour que se vivió en Ancón hace algunas décadas. Ese que comenzó a fines de 1940, cuando se inauguraron el Club Náutico y el Yacht Club. Eran tiempos en los que gobernaba el General Odría, y en los que algunos veraneantes llegaban a la bahía anconera a bordo de sus Cadillacs.  Pronto se pusieron de moda los almuerzos en yate, los carnavales en el Casino y, años más tarde, se instauró el Festival de la Canción.


¿Ancón sigue siendo sinónimo de pituquería? “No estoy de acuerdo con aquellos que hacen esa comparación. Al contrario, pienso que es un espacio democrático del que todos pueden disfrutar. Quienes dicen que Ancón es pituco son, seguramente, personas superficiales que no han descubierto lo maravilloso que es el lugar”.


‘Ancón, toda la vida’ es un proyecto que ha contado con el apoyo del Grupo Raffo. El prólogo está a cargo de José Canziani y el epílogo ha sido escrito por Jorge Caillaux. Primero, la presentación será este viernes 13 en el Yacht Club, y cuatro días después en el Country Club. Nos espera un viaje a todas las épocas y rincones de uno de los balnearios más emblemáticos del Perú.





Primeras imágenes del Yatch Club de Ancón, fundado el 1 de marzo de 1950.  






Antigua embarcación de carga en la bahía de Ancón durante el siglo XIX. 





Alguna vez Ancón presentó dos intérpretes por cada canción. Era una forma de dejar en claro que se trataba de un Festival de la Canción. Entre las figuras más legendarias que estuvieron se encuentra Alberto Spinetta. 





En los años treinta empieza a desaparecer la madera y se da paso al cemento. 






La tradición del luau de Ancón continua hasta el día de hoy, haciendo recordar que somos hijos del Océano Pacífico.






Los malecones siempre fueron el hilo conductor que unía al balneario con sus veraneantes. 






Ancón ha marcado la infancia y juventud de miles de peruanos, quienes han encontrado plenitud y libertad en su malecón. 






Una de las tradiciones de Ancón es el luau, que hasta el día de hoy es una de las fiestas más fastuosas del verano.






Lo que llamaban ‘la arenita’, espacio de juego para los niños anconeros de los años veinte.






Vicky Bonilla logró hacerse con la Caracola de plata y 30 mil soles por su canción ‘Pajaritos’.






Compositores e intérpretes del Perú y el extranjero daban color al legendario Festival de Ancón.   






Los años cincuenta fueron de esplendor y elegancia en el Casino Náutico. 



Comentarios