Montserrat Brugué

Regresar
Enero, 30 del 2013

 

Montserrat Brugué.

La popular 'Monchi' de Pataclaun, Montserrat Brugué, regresa a las tablas en Lima como Marlene.


Quien diera vida a la bebé ‘Monchi’ de Pataclaun y acuñara la popular frase “¡Horrible, oye!”, dejó la bulla y el concreto de la capital para irse a vivir al Cusco. Durante cuatro años anduvo rodeada de la naturaleza, en compañía de su hija Munay Sonco (‘Corazón Amado’, en quechua) y dando clases de teatro para niños. Ahora que ha regresado a Lima, vuelve a las tablas con la obra ‘Rosa de dos aromas’, que estrenará este 9 de febrero en el Teatro de Lucía. En esta entrevista se revela como una mujer espiritual, y asegura que no ha colgado la nariz roja.


–¿Qué se siente volver a actuar en Lima?

–Han pasado dos años desde que vine a hacer dos montajes, ‘Cocina y Zona de Servicio’ y ‘Agosto’. Es una alegría muy grande volver a Lima y reencontrarme con una parte de mí que me llena de vida.


–Cuéntanos de tu personaje en ‘Rosa de dos aromas’.

–Mi personaje se llama Marlene, es dueña de una peluquería. Una mujer directa, fresca, libre, muy simpática, que se enfrenta a una situación bastante dura que la lleva a valorarse como mujer.


–¿Cómo ves el circuito de teatro en provincias?

–No sé cómo será en todas las provincias, pero sí quiero decir que es una pena que en Cusco no haya ni un teatro, y que todos los artistas cusqueños deben actuar en bares, casas, universidades o lugares abiertos para poder expresar su arte. Siendo un lugar donde hay tanta cultura, en lo que respecta al teatro no reciben ningún apoyo.


–¿Está entre tus planes volver a Cusco?

–Siempre. No sé si a vivir por ahora, pero siempre que pueda me escaparé. Tengo buenas amigas y es una ciudad que me fascina, por sus montañas y su energía.


–¿Has colgado la nariz roja, o piensas ponértela en un futuro?

–No la he colgado. He hecho mi personaje de la bebé el año pasado, para apoyar algunos eventos y campañas ecológicas. Siempre está ahí, para cualquier momento que sienta que pueda revivirla.


–Un defecto, una virtud.

–Defecto: soy bastante ansiosa. Virtud: soy muy disciplinada y auténtica.


–¿Cuál es tu sueño o pesadilla recurrente?

–He soñado muchas veces que vuelo y me encanta la sensación de libertad.


–¿Cuál ha sido tu mejor travesura de infancia?

–No la recuerdo, pero como la bebé claun fue tirarme a una piscina con lobos de mar.


–¿Cuál es tu plato de comida favorito?

–Espaguetis al pesto.


–¿Qué regalo te gustaría recibir? 

–Reunir a mis padres y hermanas para poder estar juntos, ya que no vivimos en el mismo país hace mucho tiempo.


–¿Qué es lo más complicado de tu trabajo?

–Creo que los horarios. No poder acostarme con mi hija, no poder salir todo un fin de semana al campo y relajarme, sin tener que regresar temprano para llegar a la función. 


–¿Cuál es el objeto que más tiempo lleva en tu mesa de noche? 

–Un porta incienso.


–¿A qué personaje famoso conoces? Cuéntanos la anécdota. 

–Conocí al Dalai Lama en una audiencia en la India. Fue un momento hermoso recibir su bendición y sentir el amor en su persona.


–¿Cuál ha sido el papelón más grande de tu vida?

–¡Un revolcón en la playa que me hizo salir con la teta al aire!


–Mis padres siempre me decían: 

–“Más vale tarde que nunca”.


–¿Cuál es el cambio de look más radical de tu vida? 

–Lo hice para una película de Aldo Salvini, ‘Bala Perdida’. Tuve que pintarme el pelo de azul, ponerme piercings en la nariz y la lengua, y tatuarme los senos y el ombligo.


–¿Qué te saca de quicio?

–La impuntualidad, la mentira y la gente muy posera.


–Si pudieras viajar en el tiempo, ¿qué época te gustaría visitar?

–Me gusta la moda bien hippie de los setenta, y me encantaría estar en el festival de Woodstock.


–¿En qué o quién te reencarnarías?

–Me gustaría ser un cóndor, para poder experimentar esa libertad de volar entre las montañas.


–Tienes 140 caracteres para tuitearle a la humanidad.

–No sé cómo funciona el Twitter, pero trataría de hablar sobre la importancia de cuidar nuestro planeta, sobre todo el agua y la naturaleza. 


–En el día del Juicio Final, ¿irías al paraíso, al purgatorio, o al infierno?

–Pues me encantaría el paraíso, ¿a quién no?


–¿Cuál es tu placer culposo? 

–Ponerle fudge al helado de vainilla y comerme varios platos.


–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor? 

–Todos, siempre que haya amor o pasión.


–¿Cuál es tu fobia? ¿A qué le temes?

–Fobias no tengo, pero me desagradan muchísimo las ratas y cucarachas. 


–Si fueras invisible, ¿qué travesura harías?

–Me metería en todos los aviones y viajaría gratis por el mundo. 


–Si te quedara un día de vida, ¿qué harías?

–Estaría en una ceremonia con mi hija, agradeciéndole a la vida.


–¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?

–Dejar todo e irme a vivir al Cusco.

Comentarios