Mitsuharu Tsumura

Regresar
Agosto, 29 del 2013

 

 

Micha, como lo llaman sus amigos, nació en Lima pero su familia proviene de la ciudad de Osaka, en Japón. Luego de licenciarse en la carrera de Artes Culinarias en la Universidad de Rhode Island, viajó a la tierra de sus padres para reencontrarse con sus raíces y especializarse en cocina japonesa. Esto le permitió, a su regreso en el 2009, abrir el restaurante de comida nikkei ‘Maido’ (premiado por la Guía Summun de este año como el mejor restaurante de comida japonesa), en el que expresa, a través de sus creaciones gastronómicas, el constante intercambio que existe entre la cultura oriental y la peruana. No por nada el chef presentará su libro: ‘Nikkei es Perú’, en la edición de ‘Mistura’ pronta a inaugurarse.


–¿Cómo decides dedicarte a la gastronomía?
–De niño siempre me gustó la cocina, por eso decidí estudiar la carrera de Artes Culinarias. Felizmente, mis padres me apoyaron en todo momento. Es muy importante que te guste tu trabajo, tiene que ser tu hobby.


–¿Sientes que la cocina peruana está sobrevalorada como algunos dicen?
–No lo creo; pero sí considero importante, que en todo momento tengamos los pies bien puestos sobre la tierra. La cocina peruana va por muy buen camino y el mundo nos está mirando con buenos ojos; sin embargo, hay muchísimo trabajo por hacer. Esto recién empieza.


–¿Qué expectativas tienes por la edición de Mistura de este año?
–¡Muchísimas! La feria la hemos hecho con bastante cariño y este año hay varias novedades: tenemos una nueva sede (en la Costa Verde), vamos a presentar un gran acuario; también está la choco expo y distintas muestras de fotografía y arte.


–Vas a presentar en Mistura el libro ‘Nikkei es Perú’, ¿cómo surgió la idea de escribirlo?
–Es un sueño que por fin hago realidad. La idea nace debido a la falta de información sobre esta cocina que existe en el Perú y en el mundo. El libro cuenta la historia de la cocina Nikkei y lo importante que es para la gastronomía peruana.


–¿Cuál es tu plato de comida favorito?
–Es imposible que mencione solo uno. Si lo hago, siento que sería una falta de respeto a todos los platos que me gustan.


–¿Cuál es tu logro más importante a nivel profesional?
–Ser feliz con lo que hago todos los días de mi vida. Creo que no hay logro que pueda superar ese sentimiento.


–Un defecto, una virtud.
–Defecto: hacer las cosas a última hora. Virtud: tener siempre una mentalidad positiva.


–¿En qué profesión no te hallarías nunca?
–Como contador, soy hiperactivo y no me puedo quedar quieto.


–¿Cuál ha sido tu cambio de look más radical?
–Cuando estaba en secundaria en el colegio me corté el pelo a coco. Me gustaba mucho.


–¿Cuál es el objeto que más tiempo lleva en tu mesa de noche?
–Un reloj despertador que me compré apenas llegué a Estados Unidos a estudiar mi carrera. Como soy dormilón, no quería llegar tarde a clases. No he encontrado uno que suene tan fuerte como este.


–¿Cuál ha sido el papelón más grande de tu vida?
–Una vez, cuando terminé de dar una conferencia, me di cuenta que “la botica estaba abierta”.


–¿Cuál es tu sueño o pesadilla recurrente?
–Muchas veces sueño que estoy comiendo. Cuando me despierto pensando en lo que comía, casi siempre lo preparo o voy a darme el gusto en algún sitio.


–¿Qué costumbre debería quedar definitivamente en desuso?
–La discriminación.


–¿De qué huachafería has sido testigo últimamente?
–De ninguna. La verdad, con tanto trabajo no he tenido tiempo de fijarme en esas cosas.


–¿Cuál ha sido tu gran travesura de infancia?
–Robarme el carro de mi papá y chocarlo. Al día siguiente de lo sucedido, solo rezaba para que él no se diera cuenta. 


–¿En cuál de los siete pecados capitales caíste últimamente?
–En la gula.


–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor?
–Tu propia cama. ¡No hay mejor lugar!


–¿Qué noticia te impactó recientemente?
–La situación que está atravesando Egipto. En esta época ya no deberían suceder cosas de ese tipo. Es una tragedia.


–¿Con quién te gustaría estar en una isla desierta?
–Con la mujer de mi vida.


–¿Conoces alguna celebridad? Cuéntenos la anécdota.
–A Julio Iglesias cuando vino a comer a mi restaurante. No puedo decir más pero fue muy divertido.


–¿En qué o quién reencarnarías?
–En un león.


–En el día del juicio final, ¿irías al paraíso, al purgatorio, o al infierno?
–Espero que al paraíso. Ojalá así sea.


–Si te quedara un día de vida, ¿qué harías?
–Estar con mi familia y mis amigos comiendo, bailando, tomando y celebrando. ¡Qué mejor despedida que esa!


–¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?
– Cuando tenía 20 años regalé un anillo de compromiso sin pensarlo, simplemente me nació.

Comentarios