Lupe Maestre

Regresar
junio, 27 del 2013

 

"Defecto: el desamor, virtud: la compasión".

Todas las mañanas, Lupe Maestre aconseja a los radioescuchas sobre sus problemas de la vida cotidiana, a través de su programa ‘Confidencias’ de RPP Noticias. Por otro lado, la hija del doctor Fernando Maestre es una amante de la marinera, afición que nació en ella desde muy pequeña. En esta entrevista, además, la doctora confiesa que le gustaría reencarnar en una amazona y que lo más complicado de su trabajo es respetar cuando un ser humano no quiere salir de un sufrimiento estéril.


–¿Cómo nace su afición por la marinera?

–Nace como parte de mi esencia de bailarina, la cual empezó académicamente a mis 8 años de edad con la danza clásica. Hace unos años me enamoré de la marinera, sin pensarlo, como sucede con el amor.


–¿Qué es lo más complicado de su trabajo?

–Lo más difícil es respetar cuando un ser humano no quiere salir de un sufrimiento estéril y se encadena a él. Yo debo respetar eso. Otra cosa difícil es quitarme a mí misma la fantasía de no fallarle a nadie, de estar siempre disponible para el que sufre.


–¿Qué es lo que más admira de su padre, el doctor Fernando Maestre?

–Su nobleza, su humildad, su amor por el estudio que jamás para. Su inmensa capacidad para estar siempre dispuesto a darse a los demás, incluso más allá de sus limites.


–¿Cuál es su logro más importante a nivel profesional? 

–Estar logrando una comprensión más profunda e integrada del ser humano. Cada día es un logro profesional, ser parte del proceso en el que un ser humano se escuche y se reinvente. Un logro es el reconocimiento que me dio mi universidad, la UNIFE, con una  distinción honorifica por mi labor profesional en el campo de las ciencias, humanidades y cultura en general.


 –Un defecto, una virtud.

–Defecto: el desamor, virtud: la compasión.


–¿En qué profesión no se hallaría nunca?

–Oficinista


–¿Cuál ha sido su cambio de look más radical?

–Cortarme el cabello más arriba de los hombros cuando nació mi segundo hijo.


–¿Cuál es el objeto que más tiempo lleva en su mesa de noche?

–Mi Biblia y el libro Pájaros de Fuego de Anais Nin.


–¿Qué ventajas tendría de ser del sexo opuesto?

–Ayyyyy poder defenderme físicamente de los choferes de combis.


–¿Cuál ha sido el papelón más grande de su vida?

–Estar distraída, entrar a un baño de hombres y pensar ¿qué hace un urinario acá? (risas). ¡Cuando me di cuenta salí muerta de vergüenza!


–¿Cuál es su sueño o pesadilla recurrente?

–Pues no los tengo, o al menos no los recuerdo.


–¿Qué costumbre debería quedar definitivamente en desuso?

–La costumbre de dejarles tareas a los niños para la casa.


–¿De qué huachafería ha sido testigo últimamente?

–Que algunas personas mezclen el español e inglés cuando hablan, mientras están en una reunión de habla castellana, solo para hacer alarde de una falsa cultura.


–¿Cuál ha sido su gran travesura de infancia?

–Haberme ido al muelle de pescadores a los cinco años sin permiso de mis padres y llegar al anochecer con varios pescados. Mi madre se enfureció, botó mis pescados y fui castigada.


–¿En cuál de los siete pecados capitales cayó últimamente?

–Ira y un poco de lujuria.


–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor?

–Uhmmmmmmm……el túnel, antes de salir a competir (risas).


–¿Qué noticia la impactó recientemente?

–Para mi  “recientemente” es la noticia  de madres que asesinan hijos o padres que les dan pateaduras. Escuché que un papá castigó a su hijo haciéndolo caminar desnudo por las calles. Eso me enfurece y llena de dolor.


–¿Con quién le gustaría estar en una isla desierta?

–Con mis tres hijos.


–¿Conoce alguna celebridad? Cuéntenos la anécdota.

Para mí una celebridad es gente que admiro y respeto. He conocido muchos a nivel profesional, a nivel artístico y estuve cerca al Papa Juan Pablo II en su visita al Perú allá por los 80’s. 


–¿En qué o quién reencarnaría?

–En una amazona.


–En el día del juicio final, ¿iría al paraíso, al purgatorio, o al infierno?

–Creo que estaría circulando por los tres (risas).


– Si le quedara un día de vida, ¿qué haría?

–Rezar, abrazar a los que amo, besarlos y decirles que encontraré la forma de comunicarme desde donde esté.


–¿Qué es lo más loco que ha hecho por amor?

–Escaparme a un hotel y ser absolutamente feliz.

Comentarios